Shein, contras las cuerdas: su ropa contiene sustancias químicas que infringen la normativa medioambiental europea, según un nuevo informe

Tienda Shein
  • Un nuevo análisis de las prendas de Shein, esta vez llevado a cabo por Greenpeace, revela que el 15% de ellas contenían sustancias químicas peligrosas que superan los límites reglamentarios de la Unión Europea. 
  • De esta forma, la firma china, a la que no paran de crecerle los problemas, estaría incumpliendo la normativa medioambiental de la UE. 

Siguen las investigaciones que cercan a Shein por la naturaleza de sus prendas y su consiguiente impacto medioambiental.

Esta vez ha sido Greenpeace la que ha analizado más de 40 prendas de la firma de hasta 5 mercados europeos –Austria, Alemania, Italia, España y Suiza– para analizar la composición química de estas a través de un laboratorio independiente.

El resultado de este examen es "alarmante": El 15% de la ropa analizada contenían sustancias químicas peligrosas que superan los límites reglamentarios de la Unión Europea. 

En algunos, sostiene la organización, lo hace desbordando los niveles "de manera desorbitada", al tiempo que el 32% concentran niveles legales de estas sustancias, pero en proporciones también "preocupantes". 

De esta forma, los resultados, que acaban de ser publicados en el informe Los trapos sucios de Shein, explicitan que de los 47 productos analizados, 7 de ellos contenían sustancias químicas peligrosas que superan los límites reglamentarios de la UE.

El informe prosigue explicando que 5 de estas prendas superan los límites en un 100% o, lo que es lo mismo, sobrepasan los límites tope máximos. Además, un total de 15 de los productos contienen sustancias químicas peligrosas en niveles preocupantes.

Así, el veredicto es claro: la firma china estaría incumpliendo la normativa medioambiental de la UE. En concreto,lo hace infringiendo el reglamento europeo relativo al registro, evaluación, autorización y restricción de las sustancias y mezclas químicas (REACH, por sus siglas en inglés).

Esta acción, explican desde Greenpeace, pone "en peligro la salud de consumidores, pero también del personal que fabrican dichos productos". 

Celia Ojeda, responsable del área de biodiversidad en Greenpeace España y parte activa del informe, habla de níquel en unas botas de tacón y cazadoras yde formaldehído en el tutú de un vestido para menores. 

"Se trata de sustancias que persisten en el medio ambiente, es decir no se descomponen, que se bioacumulan o que están presentes cerca de niveles no seguros", puntualiza Ojeda.

"¿Se podía crear algo más contaminante y destructivo que la fast fashion"

Shein

"Hay que quitarse el sombrero ante Shein: ¿Se podía crear algo más contaminante y destructivo que la fast fashion? Pues sí. Y lo han conseguido copiando y elevando la máxima potencia a la fast fashion", denuncia la experta en biodiversidad.

Shein pone a la venta online –no dispone de tiendas físicas– cerca de 6.000 diseños nuevos. La mayoría de sus prendas, apuntan, están hechas de plástico

"Solo para mujer, de 464.769 prendas, más de 270.000 están hechas de poliéster. Este tipo de prendas son especialmente problemáticas porque son responsables del 35% de los microplásticos presentes en el océano". 

Conviene no olvidar industria de la moda es hoy responsable del 10% de las emisiones mundiales, pero también del 20% de la contaminación del agua en el mundo, lo que supone agua suficiente para saciar la sed de 110 millones de personas durante todo un año.

La lista de problemas de Shein que no deja de crecer

En este punto, señala el informe que a pesar de que Shein publicite el uso de materiales reciclados en su ropa, de las 55.000 prendas analizadas, sólo 237 tenían poliéster reciclado y solo 2 eran de algodón reciclado.

De hecho, este último material también ha puesto a la firma china en disparadero, después de que una investigación de Bloomberg destapara que las prendas enviadas a Estados Unidos por parte de Shein estaban hechas con algodón procedente de la región china de Xinjiang, acusada, según varios informes, uno de ellos de las Naciones Unidas, de trabajos forzosos a la minoría musulmana uigur.

No es la primera vez que la firma es acusada de explotación laboral, una investigación conjunta de varios medios británicos ya evidenciaron que algunos de los trabajadores de sus fábricas asumían jornadas de 18 horas a cambio, en muchas ocasiones, de recibir 4 céntimos por prenda. 

Pese a ello, la firma goza de una enorme legión de acérrimos seguidores que encuentran en Shein lo que la moda tradicional no les había dado y que se mueven, en su gran mayoría, por miles de microinfluencers.

Todo ello le ha situado en un gigante en la industria de la moda rápida. Tanto que su valoración en abril se elevó a los 100.000 millones de dólares (unos 95.000 millones de euros), una cifra que no logran juntos Inditex y H&M, sus principales rivales. 

Pese a que todo lo que rodea Shein es un misterio, las estimaciones no oficiales sobre sus ventas hablan ya de 16.000 millones de dólares –15.615 millones de euros– el año pasado, y van camino de alcanzar los 24.000 millones de dólares este año (23.423 al cambio en euros).

 

Otros artículos interesantes:

Jornadas de 18 horas, recibir 4 céntimos por prenda o aseo en la hora del almuerzo por falta de tiempo: un nuevo informe revela las condiciones laborales de los trabajadores de Shein

Del triángulo imposible de la producción a su "despiadada" eficiencia: la cara B de Shein, la marca que atrapa a la generación Z

Sigue el cerco a Shein: su algodón estaría vinculado a Xinjiang, la región china acusada de trabajos forzados y que Estados Unidos tiene vetada

Te recomendamos