Pasar al contenido principal

Rumanía, Croacia y Bulgaria aprietan el acelerador para entrar en la zona del euro

euro - europa
Pixabay

Rumanía, Croacia y Bulgaria fueron los últimos países en incorporarse a la Unión Europea y son también los tres países más pobres de la unión. Registran los niveles más bajos de renta per cápita y las mayores tasas de pobreza, según Eurostat. Los tres están en proceso de intentar ingresar en la eurozona desde hace un tiempo, pero ha cobrado una nueva urgencia tras la votación del Brexit. 

Estos tres países del este no forman parte de la zona del Euro porque cuando se integraron en la Unión Europea no cumplían los requisitos impuestos, los denominados criterios de convergencia. Entre las condiciones figuran exigencias como que el déficit público no puede ser superior al 3% del PIB o que  la deuda pública no puede ser superior al 60% del PIB. 

Los tres países llevan años intentando transformar sus sistemas económicos para integrarse en la zona del euro y han logrado avances. En el caso de Rumanía, por ejemplo, este país lideró en 2017 el crecimiento europeo con un avance del PIB del 5,7%.

A pesar de las mejoras, en 2016 el Informe de Convergencia del Banco Mundial Europeo determinaba que los países aspirantes aun no estaban en condiciones de adoptar el euro. Los tratados firmados por los países al incorporarse a la Unión establecen la obligatoriedad de adoptar la moneda única, no pueden acogerse a una "cláusula de exclusión" de la que sí gozan Dinamarca y Reino Unido. Esto quiere decir que Croacia, Bulgaria y Rumanía tienen que continuar implementando las medidas pertinentes para pasar a formar parte de la zona euro

Leer más: Estas son las 20 empresas más crecen en Europa

La adopción del euro como moneda única se ha convertido en una materia urgente para estos países, que están presionando para convertirla en una realidad. Rumanía ya anunció en 2017 que pretendía entrar en la eurozona en 2022 y declara que cumple con todos los requisitos establecidos. Recientemente, el país votó una nueva fecha, lo que ha retrasado el momento hasta 2024, y ha declarado que presentarían una estrategia a finales de año, según Reuters.

Por su parte, Bulgaria está aprovechando su presidencia en el Consejo de la Unión Europea para favorecer su ingreso en la moneda única y en el tratado de libre circulación de trabajadores. Croacia quiere integrarse con una estrategia similar, el ministro croata declaró que, aunque no quería adelantar acontecimientos, el ingreso en la eurozona "es real, y es lo que nos vamos a proponer, es que 2020, año en que Croacia presidirá el Consejo de la Unión Europea, sea el año en que Croacia llegue a ser parte de lo que se llama MTC II [mecanismos de tipo de cambio que reducen la variación entre el euro y la moneda nacional]" según recoge La Vanguardia. 

Influencia del Brexit en el futuro de la eurozona

"Después del Brexit, estar fuera de la zona euro podría aislarte", señaló el economista del Este Group Bank, Juraj Kotian en unas declaraciones recogidas por Bloomberg. Lo cierto es que, ante la futura salida de Reino Unido,  la Unión Europea está realizando modificaciones en sus políticas, entre las que destaca una disminución de la ayuda regional, añadía este experto. Esto tendría un gran impacto en algunos de los países aspirantes a la zona euro, especialmente Rumanía, el quinto país más beneficiado por estas ayudas, lo que puede haber aumentado la presión por sacar adelante plan de adopción del euro. 

Otra de las grandes reformas que la Unión Europea está acometiendo en el marco del Brexit es la de la eurozona. La reforma se ha estado debatiendo en la cumbre de marzo y volverá a debatirse en la de junio aunque su desarrollo se está viendo muy limitado por las diferencias entre países.

La reforma de la eurozona aspira, por ejemplo, a completar la unión bancaria, a crear un Fondo Monetario Europeo, a reducir la igualdad entre los países y a implantar la moneda única en todos los miembros de la Unión.

De hecho, parece que la Unión quiere sobrevivir al Brexit ampliando aún más sus miembros y ya ha anunciado Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, que 2025 es la fecha en la que todos los países de los Balcanes podrían ingresar en la Unión Europea, según Europa Press.

Las nuevas políticas de la Unión han sido definidas por el presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel como una "hoja de ruta ambiciosa" para "refundar" la Unión Europea, que ha visto como toda su estructura se tambaleaba con el Brexit. 

Leer más: 5 cosas que hemos aprendido del acuerdo del Brexit

Los demás países del Este rechazan el euro

Bulgaria, Croacia y Rumanía no siguen la tendencia de sus vecinos más ricos. Polonia, la República Checa y Hungría son miembros de la Unión Europea, pero tampoco utilizan el euro ni han mostrado un gran interés en adoptarlo. El Eurobarómetro revela la división que existe en cuanto a la adopción del euro como moneda única, y en el caso de Hungría el sí al euro gana por poco. Por su parte, Polonia ya ha advertido que cualquier paso en esa dirección será sometido a referéndum y además señala que por el momento no cumple con los requisitos. 

Eurobarometro
Eurobarometro octubre 2017

En general, el apoyo al euro se ha visto reducido en los últimos años en toda la Unión. España en concreto parece formar parte de los países "europositivos" ya que un 57% de la población cree que el euro es positivo para el país y un 74% de los españoles cree que además es bueno para el conjunto de la Unión Europea. 

Te puede interesar