Pasar al contenido principal

Rusia hackeó al FBI para evitar que pudieran rastrear a los espías rusos en Estados Unidos

El presidente ruso Vladimir Putin.
  • Agentes rusos hackearon los sistemas de comunicación del FBI desde 2010 como parte de una campaña para controlar y obstaculizar la vigilancia a espías rusos en los Estados Unidos, según publica Yahoo.
  • La medida permitió a los rusos eludir la vigilancia y comunicarse con fuentes humanas. También les dio la oportunidad de recoger información sobre sus perseguidores. Y, supuestamente, todo esto provocó la preocupación entre los funcionarios estadounidense de que había un agente ruso infiltrado en los servicios de inteligencia de Estados Unidos.
  • Yahoo News sostiene que el pirateo de los sistemas de comunicación del FBI por parte de Rusia fue una razón clave por la que la Administración del ex presidente Barack Obama expulsó a 35 diplomáticos rusos y cerró dos instalaciones diplomáticas rusas en diciembre de 2016.
  • Rusia y los Estados Unidos han intensificado sus operaciones de contrainteligencia y ciberseguridad en los últimos años y las tensiones entre ambos países siguen aumentando.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El gobierno ruso pirateó el sistema de comunicaciones del FBI para impedir que la agencia estadounidense pudiera rastrear a los espías rusos que trabajaban en los Estados Unidos, según un artículo publicado este lunes por Yahoo.

Los Estados Unidos se dieron cuenta por primera vez de "la gravedad total" de la capacidad de Rusia para violar ciertos tipos de comunicaciones seguras y dispositivos de rastreo utilizados por los equipos de vigilancia del FBI en 2012, señala la información. Además de temer que los rusos pudieran tener acceso a los canales de inteligencia de Estados Unidos, las autoridades también creían que los espías rusos podrían localizar a los equipos de vigilancia encubiertos del FBI y el contenido de las comunicaciones secretas.

Eso no sólo habría permitido a los rusos eludir la vigilancia y comunicarse con fuentes humanas, sino que también les habría dado la oportunidad de recopilar información sobre sus perseguidores, según Yahoo. Esto también despertó la preocupación entre los funcionarios estadounidenses ante las sospechas de la existencia de un agente ruso infiltrado en los servicios de inteligencia estadounidense.

Los rusos rompieron por primera vez los sistemas de comunicación del FBI en 2010, tras el arresto y la revelación de un grupo de espías rusos en los Estados Unidos. Ese año, el FBI comenzó a investigar los esfuerzos de Rusia para reclutar activos estadounidenses, y uno de sus principales objetivos fue Carter Page, que más tarde sirvió como ayudante de política exterior en la campaña del presidente Donald Trump.

Leer más: Trump puede haber revelado secretos militares al tuitear una foto de un lanzador iraní

El FBI informó a Page en 2013 que los rusos estaban tratando de aprovecharse de él, pero Page ignoró sus advertencias e incluso se jactó públicamente de sus conexiones con altos funcionarios del gobierno ruso.

También se afirma que los rusos han quebrantado los canales de comunicación de seguridad utilizados por el FBI, una situación que según un antiguo alto funcionario de contrainteligencia ha explicado a Yahoo se tomó "extremadamente en serio" por parte de los Estados Unidos.

La investigación ha revelado que el pirateo por parte de Rusia de los sistemas de comunicación del FBI fue una de las principales razones por las que la Administración del ex presidente Barack Obama echó a 35 diplomáticos rusos y cerró dos instalaciones diplomáticas rusas en diciembre de 2016.

Obama anunció que las medidas se tomaron como represalia por la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, pero Yahoo sostiene que Estados Unidos también quería cerrar esos dos complejos porque eran críticos para los esfuerzos de Rusia por interceptar las comunicaciones del FBI.

Tanto Rusia como Estados Unidos han intensificado sus operaciones de contrainteligencia y ciberseguridad en los últimos años, a medida que aumentan las tensiones entre ambos países.

En particular, los Estados Unidos han atacado recientemente la red eléctrica de Rusia y han introducido en el sistema ruso malware potencialmente dañino, según publicó en junio el diario The New York Times. Las redes eléctricas han sido durante mucho tiempo el centro de los ciberataques, pero la operación de los Estados Unidos ha sido la más agresiva hasta la fecha y su objetivo es al mismo tiempo advertir a Rusia y hacer que los Estados Unidos puedan llevar a cabo ataques informáticos complementarios en caso de que se produjera un conflicto con Moscú.

Leer más: Los espías chinos consiguieron tomar el control de las herramientas de la NSA y las han estado usando en contra de Estados Unidos

El New York Times citó a dos funcionarios de la Administración que dijeron que había una "gran reticencia" a informar a Trump con mucho detalle sobre la operación, en parte debido a las preocupaciones sobre cómo reaccionaría Trump, dudando de si el presidente podría suspender la operación o discutirla con mandatarios extranjeros.

Los temores se produjeron después de que Trump revelara información clasificada a dos funcionarios rusos en una reunión celebrada en el Despacho Oval en 2017. Esa revelación contribuyó a la decisión de los Estados Unidos de extraer un activo importante de la CIA de Rusia poco después, según informó la semana pasada la cadena CNN.

Otros medios de comunicación estadounidenses han publicado posteriormente detalles clave de identificación sobre ese agente, y los medios de comunicación rusos subvencionados por el Estado afirmaron más tarde que tenían el nombre del agente de inteligencia. Poco después, el gobierno ruso presentó una solicitud a la Interpol para obtener más información sobre el espía.

Y además