Rusia saca a la luz imágenes secretas de la mayor explosión nuclear de la historia provocada por el hombre: fue miles de veces más fuerte que Hiroshima

A cloud of smoke and dust rises in the sky after the Tsar Bomba was detonated in October 1961.
Ministry of Medium Machine Building of USSR/Rosatom
  • Rusia ha desclasificado imágenes de los momentos previos a la explosión del Tsar Bomba, la explosión de una bomba nuclear más grande del mundo.
  • Fue equivalente a 50 megatones de TNT, lo que la hace casi 1.500 veces más potente que las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas.
  • Debido a que la bola de fuego nunca hizo contacto con la Tierra, esa radiación fue relativamente mínima, especialmente considerando el tamaño de la bomba.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Durante décadas, las imágenes del arma nuclear más poderosa de la historia se mantuvieron en secreto.

Ahora, Rusia ofrece una mirada entre bastidores a los momentos previos a la detonación de esa bomba de hidrógeno, conocida oficialmente como RDS-220 e informalmente como Tsar Bomba.

Rusia probó Tsar Bomba en un archipiélago remoto en el Océano Ártico el 30 de octubre de 1961, durante el apogeo de una carrera de armas nucleares con Estados Unidos.

El país desclasificó el metraje documental de esa explosión el 20 de agosto, en honor al 75 aniversario de la industria nuclear rusa.

Leer más: Estas son las consecuencias que tendría la explosión de una bomba nuclear en el espacio.

El vídeo de 40 minutos, subido a YouTube, muestra una explosión equivalente a 50 megatones de TNT.

Eso lo hace casi 1.500 veces más poderosa que las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas. Rusia informó que el destello se podía ver desde más de 1000 kilómetros de distancia.

El vídeo comienza cuando la bomba es transportada por ferrocarril al lugar de la detonación. A partir de ahí, los espectadores pueden echar un vistazo al interior del arma gigante, aunque el documental no divulga secretos técnicos sobre cómo se creó la bomba, explica Alex Wellerstein, historiador nuclear del Instituto de Tecnología Stevens, al New York Times.

Justo antes de la detonación, se muestra a dos aviones volando hacia el campo de pruebas: uno lleva la bomba, mientras que el otro se prepara para filmar la explosión.

Leer más: Este es el aspecto que tiene hoy en día Hiroshima: comprueba cómo persisten los efectos del bombardeo atómico.

En el mejor de los casos, había un 50% de posibilidades de que los aviones sobrevivieran, según informó la BBC. El avión que lleva la bomba está pintado de blanco brillante para reflejar el calor de la radiación térmica.

Cuando se suelta el arma del avión, un paracaídas lo ayuda a llegar a la elevación deseada: 4.000 metros sobre el suelo. Eso le da al avión tiempo suficiente para volar a una distancia segura.

En el minuto 22:44, la bomba estalla. Las imágenes muestran un estallido de luz, seguido de una bola de fuego naranja gigante y una nube en forma de hongo.

Aunque no se muestra en las imágenes, el impacto de la explosión obligó al avión a caer 1.000 metros (se recuperó antes de aterrizar). El hecho arrasó el terreno circundante, dejando nada más que tierra quemada a su paso.

Competencia de la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia

El primer ministro soviético Nikita Khrushchev se encargó personalmente del arma, por lo que Tsar Bomba recibió su apodo; traducido, significa la bomba del Zar.

Krushchev originalmente planeó producir un arma de 100 megatones que superaría con creces cualquier cosa que Estados Unidos hubiera construido.

Pero los científicos rusos temían que la lluvia radiactiva fuera demasiado destructiva, por lo que la bomba Tsar terminó siendo menos letal de lo que se pretendía inicialmente.

Leer más: Putin anuncia que Rusia ha aprobado una vacuna contra el COVID-19 y se la ha dado a su hija pese a los serios temores sobre su seguridad.

Antes de la explosión del Tsar Bomba, Estados Unidos había avanzado en la carrera armamentista de la Guerra Fría: en 1954, Estados Unidos probó la bomba de hidrógeno Castle Bravo, la más poderosa hasta la fecha.

Según explican los expertos, fue equivalente a 15 megatones de TNT. En comparación, la bomba nuclear lanzada sobre Hiroshima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, fue de 15 kilotones y la bomba arrojada sobre Nagasaki fue de 21 kilotones.

Un número de 1994 del Boletín del Proyecto de Historia Internacional de la Guerra Fría cita a un camarógrafo ruso que presenció la explosión del Tsar Bomba.

"Parecía absorber toda la Tierra", dice el camarógrafo. "El espectáculo fue fantástico, irreal, sobrenatural".

Leer más: Los 9 países con más armas nucleares del mundo.

La explosión destruyó viviendas en la cercana ciudad militar de Severny, a unas 56 kilómetros de Ground Zero. La onda de choque se asemejó a un terremoto de magnitud 5.0, rompiendo ventanas y derrumbando techos a cientos de kilómetros de distancia.

Aun así, el vídeo sugiere que la altitud y las condiciones meteorológicas en el momento en que explotó el Tsar Bomba redujeron el impacto de la onda de choque.

La agencia nuclear de Rusia, Rosatom, dice que ninguno de los asentamientos cercanos registró consecuencias significativas.

Según el periódico noruego The Barents Observer, la lluvia radiactiva llegó a Escandinavia, pero debido a que la bola de fuego nunca hizo contacto con la Tierra, esa radiación fue relativamente mínima, especialmente considerando el tamaño de la bomba.

A día de hoy, la explosión de la bomba nuclear sigue siendo la más grande que jamás haya visto el mundo.

LEER TAMBIÉN: Estas son las consecuencias que tendría la explosión de una bomba nuclear en el espacio

LEER TAMBIÉN: Los 9 países con más armas nucleares del mundo

LEER TAMBIÉN: Este es el aspecto que tiene hoy en día Hiroshima: comprueba cómo persisten los efectos del bombardeo atómico

VER AHORA: "Salir al mercado laboral ahora mismo no es una buena idea; los jóvenes deben seguir estudiando", aconseja este experto en Educación

    Más:

  1. Energía
  2. Rusia
  3. Ciencia
  4. Trending