Rypo, la inmobiliaria española creada por veinteañeros que ha vendido más de 80 millones de mascarillas durante la pandemia, mira ahora hacia el negocio de las células madre

Gonzalo Díaz, CEO de Rypo.
Gonzalo Díaz, CEO de Rypo.

Imagen cedida por Rypo a Business Insider España

  • Antes una inmobiliaria, Rypo renació en plena crisis sanitaria y, 80 millones de mascarillas vendidas después, se ha convertido en uno de los principales proveedores de material médico-sanitario durante la pandemia.
  • Gracias a sus contactos en China, su rigor al certificar productos y sus precios, ha facturado 24 millones de euros y cuenta con unos 150 clientes, entre los que se encuentran ministerios, gobiernos autonómicos, ayuntamientos, hospitales y farmacias en España.
  • Gonzalo Díaz, CEO y cofundador de Rypo, recuerda en una entrevista a Business Insider España los inicios de la empresa y comparte sus planes de futuro, que involucran a células madre y un papel destacado en el sector.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Marzo de 2020 será un mes recordado el resto de la historia: el día 11, la OMS, "profundamente preocupada por los alarmantes niveles de propagación de la enfermedad y por su gravedad, y por los niveles también alarmantes de inacción", declaró al COVID-19 una pandemia; 3 días después, España decretó el confinamiento.

En contraste con la "inacción" denunciada por la OMS y frente a la escasez de material sanitario como mascarillas, que desde entonces se han revelado imprescindibles para luchar contra el coronavirus, el asturiano Gonzalo Díaz y el madrileño Miguel Pascual detectaron una oportunidad. Mientras que la pandemia ha provocado el cierre de muchas empresas, para Rypo supuso la posibilidad de reorientar y fortalecer su negocio.

En su día una inmobiliaria, Rypo supo renacer en plena crisis sanitaria y, 80 millones de mascarillas vendidas después, se ha convertido en uno de los principales proveedores de material médico-sanitario durante la pandemia, fuera de los circuitos de los grandes distribuidores del sector, según asegura la compañía en una nota de prensa.

Desde entonces ha facturado 24 millones de euros; ha importado 5 millones de jeringuillas, 700.000 cajas de guantes, 200.000 litros de hidrogel, 200.000 tests rápidos de antígenos, y ha establecido relaciones de negocio con unos 150 clientes, entre los que se encuentran ministerios, gobiernos autonómicos, ayuntamientos, hospitales y farmacias de toda España, entre otras entidades.

Todo empezó con un viaje a Kenia, antes del estado de alarma, según recuerda Gonzalo Díaz, CEO y cofundador de Rypo, en una entrevista con Business Insider España

Era finales de febrero o principios de marzo, y ya se empezaba a ver a mucha gente con mascarillas en los aeropuertos. "Llegamos a España del viaje 3-4 días antes de que decretasen el estado de alarma, y yo ya tenía un poco la mosca detrás de la oreja. Esto se va a poner feo", rememora. 

En el momento en que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, decreta el estado de alarma (14 de marzo de 2020), Gonzalo Díaz (28 años) decide "iniciar la aventura" y llama al cofundador Miguel Pascual (26). Así iniciaron un negocio con el que buscar la rentabilidad, pero también "poder ayudar a la gente", explica.

Sus contactos con China, donde trabajaron durante más de 8 años a través de una empresa familiar, fueron clave para lograr importantes niveles de suministro a pesar de ser un negocio recién creado. De hecho, la mayoría de sus envíos parten del gigante asiático y llegan a España, aunque intentarán expandirse a otros países de Europa "entre el cercano y el medio plazo".

"El que nosotros pudiéramos entregar todos esos millones de mascarillas en tiempos en los que nadie traía nada... A mí me hacía gracia que de repente salía una noticia que decía que el Gobierno había traído, qué sé yo, un millón y pico de mascarillas; yo ese día tenía en aduanas 6 [millones]", compara.

Otra de las claves del éxito de Rypo a las que señala Gonzalo Díaz es el rigor al certificar productos tan sensibles como los sanitarios: "Estamos hablando de que hemos suministrado más de 80 millones de mascarillas y defectuosas no ha salido ni el 1%; hemos tenido que cambiar 10.000 o 20.000 [menos de un 0,03%], no más", por un tema de etiquetado, afirma.

De una inmobiliaria a vender 80 millones de mascarillas: Rypo, compañía que se transformó con la pandemia, busca una nueva reorientación hacia las células madre para posicionarse como "una empresa fuerte en el sector médico-sanitario y farmacéutico"

Imagen cedida por Rypo a Business Insider España

Este rigor se basa en un triple filtro de calidad: la supervisión y búsqueda de producto que realiza en China un equipo de unas 20 personas; otro control a la salida de China, tanto por parte de farmacias de aduanas —si es un producto médico— como en las instalaciones de Rypo (como obligación de toda empresa que suministra material sanitario, realizado por su técnico sanitario o farmacéutico); finalmente, una última verificación por parte de Aitex (Asociación de Investigación de la Industria Textil), de la que son socios y a la que envían muestras para analizar.

Su primer pedido fueron 50.000 mascarillas FFP2 que llevaron desde Shanghái a farmacias de Madrid, Asturias y Almería en 6 días. ¿Fue un momento de emoción, alivio, satisfacción...? "Te voy a ser muy sincero: se vivió con mucho miedo", admite Gonzalo.

Había mucho dinero en juego: en la primera semana ya llevaban facturados 3 millones de euros, las mascarillas costaban 10 o 15 veces más que ahora y era un contexto de dudas, hasta el punto de que los clientes tenían que poner una garantía de que no se iban a echar atrás.

"El mayor problema que teníamos era la incertidumbre de que nos pudieran parar la mercancía al llegar a España, ya que las dos primeras semanas se comentaba que el Estado estaba requisando material", explica.

"Se vivió..., no sé, eran muchas sensaciones encontradas: satisfacción, nervios, mucha duda; la verdad, mucho estrés, sobre todo el primer mes", recuerda.

Un avión entero alquilado y otros 3 esperando, el momento más difícil

De una inmobiliaria a vender 80 millones de mascarillas: Rypo, compañía que se transformó con la pandemia, busca una nueva reorientación hacia las células madre para posicionarse como "una empresa fuerte en el sector médico-sanitario y farmacéutico"

Imagen cedida por Rypo a Business Insider España

No fue el único desafío que tuvieron que superar, ni el más difícil. "El momento más complicado o de estrés en el cual nos hemos visto fue un fin de semana en el que teníamos 4 aviones; un avión era entero nuestro, alquilado entero, y encima lo tenías que prepagar", rememora Gonzalo Díaz.

"El resto de los aviones venían en grupajes pero con cargas altas, más de 80 CBM (metros cúbicos) en cada uno de ellos", explica Gonzalo, que destaca la "incertidumbre" de esa época, "porque lo que no se veía desde España era que en China todas las semanas cambiaban las regulaciones".

"Era una 'guerra' muy complicada [entre Europa y China]. Tú producías con un etiquetado, llegabas a la aduana de China y te decían que ese etiquetado ya no valía", añade.

"Era muy complicado porque vivías en una situación de incertidumbre todas las semanas. Tú mandabas un producto a la aduana china para salir, y no sabías si iba a pasar o ibas a tener que mandar a 100 o 150 personas —como nos ha pasado— a reetiquetar. Una locura", porque podía haber 1.000 km entre la fábrica y el aeropuerto, lamenta.

Esa incertidumbre afecta a los aviones alquilados para la distribución de la mercancía. "Tú tienes el avión esperando. Si el de la inspección física no pasa, no va a inspeccionar, el avión espera equis tiempo, luego se 'pira'. El avión tiene que estar funcionando. ¿Qué significaba eso? Poder perder todo el dinero que habías adelantado: estamos hablando de millones de euros en aquel momento", narra Gonzalo.

Recuerda un caso en particular: "Por una empresa logística, tuvimos 3 millones de euros, un mes perdido. ¡Un mes perdido! Tuvimos que volver a invertir, comprar el producto, con otras logísticas... nos podría haber hecho perder mucho dinero porque el mercado podría haber bajado. Eran momentos angustiosos, la verdad".

De una inmobiliaria a vender 80 millones de mascarillas: Rypo, compañía que se transformó con la pandemia, busca una nueva reorientación hacia las células madre para posicionarse como "una empresa fuerte en el sector médico-sanitario y farmacéutico"

Imagen cedida por Rypo a Business Insider España

Trabajando en un futuro con células madre

Todos esos momentos se superaron y siguieron adelante, siempre con vistas al futuro y no solo a sacar réditos a corto plazo y salirse del sector. "Yo en ningún momento me quise meter en el negocio solamente para ganar dinero y luego dejarlo (...). Dije: esto creo que es la oportunidad de entrar en un negocio en el que es imposible entrar, el de suministro de materiales fungibles médicos y otro tipo de materiales médicos", comparte Gonzalo Díaz.

"Si hubiéramos querido pegar el pelotazo, por decirlo así, ya lo hubiéramos dejado. No necesitamos seguir trabajando ahora mismo", asegura el cofundador de Rypo, empresa que no solo se centra en mascarillas y productos asociados a la pandemia, sino que ha ido enfocándose más en el suministro de otros fungibles para hospital como bolsas de sangre, de orina o catéteres "y otra serie de cosas que llegarán pronto, que estamos trabajando de cara al futuro".

"Estamos ahora estudiando muy de cerca el tema de células madre. Hemos hecho ya un contrato con una empresa que fabrica este tema, y es un producto muy innovador", adelanta. "Vamos a apostar en una parte por ahí, y otras partes que ya se irán viendo. No vamos a adelantar todo", bromea.

"Tenemos que hacer cosas, somos culos inquietos. A mí me encanta trabajar, por lo menos en lo que hago. Hay que buscar cosas nuevas, estudiar sobre ello, hasta donde nuestra cabeza nos da; luego contamos ya también con expertos en la empresa...", explica Gonzalo, que lanza un guiño al periodista con "otra píldora" de información destacada: "Entre todos yo espero que consigamos posicionar a Rypo en unos años como una empresa fuerte en el sector médico-sanitario y farmacéutico".

Otros artículos interesantes:

"No nos quitaremos las mascarillas en este 2021": las 8 predicciones sobre el futuro poscoronavirus del sociólogo Nicholas Christakis

10 historias inspiradoras de la pandemia que te hacen valorar las pequeñas cosas y el ejemplo que han dado muchas personas

Google, Amazon y Microsoft aceleran sus planes para conquistar el negocio de la salud en plena pandemia

Te recomendamos

Y además