Pasar al contenido principal

Todo lo que se sabe sobre la extraña radiación detectada en Europa que preocupa a los expertos porque nadie reconoce su autoría

radiactivo
reuters

  • Autoridades científicas de varios países europeos han detectado un aumento de los niveles de radiación en la zona norte de Europa y están tratando de esclarecer su origen. 
  • Algunas hipótesis apuntaban a las centrales nucleares de Rusia, pero esto ha sido desmentido tanto por autoridades rusas como europeas. 
  • Según los expertos, los niveles de isótopos radioactivos detectados son inofensivos para los humanos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En el último mes se ha registrado un aumento significativo de los niveles de radiación en la zona norte de Europa que ha puesto en alerta a las estaciones encargadas de monitorizar este tipo de actividad. Los técnicos advierten que el nivel alcanzado es inofensivo para los humanos, pero las autoridades europeas han anunciado que realizarán nuevas lecturas de la atmósfera en el área para averiguar la carga de partículas radioactiva. 

Según anunció la Autoridad de Seguridad Radiológica de Suecia, se registraron niveles muy bajos de las siguientes sustancias radioactivas: cesio-134, cesio-137, cobalto-60 y rutenio-103. No fue la única autoridad radiológica en detectar el aumento de radiación, las autoridades de Noruega y Finlandia también anunciaron un aumento de isotopos nucleares. 

Leer más: La radiación se dispara 16 veces por encima de lo normal en Chernóbil tras un incendio cerca de la planta

El Secretario Ejecutivo de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), Lassina Zerbo, compartió por Twitter un mapa que refleja la región donde se registró la anomalía. La mayoría es dentro del territorio de Rusia, pero también aparece en Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega. 

Hasta el momento ninguna institución ha sido capaz de averiguar la razón de este aumento de partículas radioactivas ni su procedencia. Según Lassina, es probable que estos isotopos provengan de una fuente civil. "Podemos indicar la región probable de la fuente, pero está fuera del mandato del CTBTO  identificar el origen exacto", declaró. 

El Instituto Nacional Holandés para la Salud Pública y el Medio Ambiente (RIVM) ha analizado los datos y ha asegurado en un comunicado que la radiación puede explicarse por una anomalía en los elementos combustibles de una central nuclear. 

Leer másLa UE lleva desde 2016 investigando si los coches eléctricos emiten radiaciones nocivas y los resultados son sorprendentes

El instituto holandés también sugiere que las partículas radiactivas registradas provenían del oeste de Rusia, pero al mismo tiempo aclara que eso no significa que estuvieran vinculadas con las plantas nucleares rusas. "La afirmación que hace RIVM es que los radioisótopos viajaron desde la dirección del oeste de Rusia a Escandinavia, pero que no se puede señalar a ningún país de origen específico en este momento", aseguran en su comunicado. 

Rusia desmiente que sean los autores de los aumentos 

El expediente de Rusia y la transparencia sobre la actividad de sus centrales nucleares está marcado por el accidente de la central de Chernóbil. Ahora, en menor medida, cae de nuevo la sobra de la sospecha sobre las actividades nucleares rusas. 

Ante tales insinuaciones, el portavoz de Rosenergoatom ha declarado a la agencia rusa de noticias TASS que las dos plantas de energía nuclear en el noroeste de Rusia, la central nuclear de Leningrado y la central nuclear de Kola, funcionan con niveles de radiación dentro de lo estipulado y no se han registrado quejas por parte de los trabajadores. 

Leer más: Rusia ha ocultado información sobre varios accidentes nucleares desde los años 50: esto es lo que se sabe sobre ellos

"Los niveles de radiación tanto en las centrales nucleares como en las áreas circundantes se mantuvieron sin cambios en junio, y tampoco se observan cambios en la actualidad. Permanecen en niveles que corresponden al trabajo normal de los reactores", afirma. 

Tal como están las cosas, es difícil decir si la evidencia adicional podrá confirmar dónde se originó este ligero aumento de radiación, pero el incidente recuerda una situación similar que tuvo lugar en 2017, en la que se detectó otra nube radiactiva en Europa.

Y además