Robinhood ya prepara su salida a bolsa con la estrategia de convencer a los pequeños inversores, aunque genera dudas en grandes nombres como Warren Buffet

Vlad Tenev, CEO de Robinhood.
Vlad Tenev, CEO de Robinhood.

REUTERS/Brendan McDermid

  • Robinhood será la próxima gran salida a bolsa del 2021.
  • La compañía pretende dar cabida a inversores minoristas, mientras que grandes nombres como Warren Buffett se muestran cautos sobre la sostenibilidad de su negocio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

2020 fue uno de los grandes años en lo que a salidas a bolsa se refiere a pesar de los efectos de la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, el presente ejercicio va cogiendo cuerpo y el foco de atención empieza a situarse en compañías como Robinhood, cuyo debut en Wall Street es casi inminente. Se espera que dé el salto durante el próximo mes de junio y que acapare la atención de la comunidad inversora por lo que la compañía representa. 

Robinhood permite a inversores aficionados tener acceso a los mercados con comisiones muy bajas. Es uno de los brókers que ha permitido la democratización en el mundo de la inversión y que se hayan producido fenómenos como el de GameStop, gracias al empuje de WallStreetBets de Reddit.

Su puesta de largo bursátil se espera por la comunidad de nuevos inversores como agua de mayo con una valoración estimada a finales del 2020 de 11.700 millones de dólares, desde los 1.300 millones que se había cifrado a finales del 2017 tras una de sus últimas rondas de financiación. El crecimiento que ha desarrollado ha sido exponencial.

Ahora, con su salida a bolsa, pretende no dejar indiferente a nadie y quiere seguir los mismos cánones que le han llevado a ser la empresa que es en la actualidad: dar la posibilidad a los inversores minoristas y no solo a los institucionales a formar parte de su OPV. 

Históricamente, las acciones de las OPV se han reservado para los inversores institucionales de Wall Street o para las personas de alto patrimonio. Los inversores minoristas generalmente no tienen un vehículo para comprar acciones en compañías antes dar el salto al mercado hasta que esas acciones comienzan a cotizar en la bolsa, lo cual suele suceder después de que el precio de los títulos haya subido.

“Estamos comenzando a implementar el ‘IPO Access’, un nuevo producto que le dará la oportunidad de comprar acciones al precio de su oferta pública inicial, antes de cotizar en la bolsa”, aseguró Robinhood en una publicación de su blog recientemente. “Con esta herramienta, ahora puedes participar en las próximas OPV sin mínimos de cuenta”, añadió la compañía.

Este movimiento es el último de Robinhood en antagonizar a Wall Street. Las salidas de a bolsa promediaron subidas del 36% en 2020 antes de comenzar a cotizar, según Dealogic, lo que demuestra la sed de los inversores individuales por algunos de estos nombres populares que no se incluyen en los precios de las OPV. Estos son beneficios que el pequeño se está perdiendo.

El proceso tradicional de salir a cotizar ha sido criticado en los últimos años por estar desajustado, y los bancos de inversión asignan las acciones a grandes clientes que obtienen beneficios instantáneos durante el primer día. Sin embargo, el hecho de salir a la bolsa a través de del procedimiento de listado directo ha servido para hacer frente a algunas de estas críticas.

La espectacular historia de crecimiento de Robinhood

El crecimiento de Robinhood ha sido notable. Desde su fundación en 2013 hasta finales de 2020, la plataforma ganó 13 millones de usuarios, pero sumó otros 6 millones más en los primeros 2 meses de 2021. Es el ejemplo del furor que está causando.

El mantra del marketing de Robinhood es que su objetivo es democratizar la inversión. Si bien se trata principalmente de una hipérbole publicitaria, ha tocado la fibra sensible de los clientes, especialmente durante la pandemia del COVID-19. Los analistas han asumido ampliamente que las restricciones, el aburrimiento y los programas de estímulo del gobierno estadounidense ayudaron a atraer a una gran cantidad de nuevos usuarios a la app durante el último ejercicio.

Las descargas semanales de las tiendas de apps de Estados Unidos aumentaron en la primera mitad del 2020, lo que la convirtió en la cuarta aplicación financiera más descargada, según Sensor Tower. Es la primera vez que se ubicó en el top 10.

El tamaño medio de las cuentas es de unos 3.500 dólares, según Business of Apps, en comparación con los 100.000 dólares de E-Trade y los 240.000 dólares de Schwab.

“Robinhood creó una experiencia de usuario y cliente realmente excelente para que los millennials inviertan”, expone en una nota Kelly Rodriques, directora ejecutiva de Forge. "Hay toda una generación de inversores que están participando en mercados que antes no existían", agrega.

A pesar del debate predominante relacionado con que los traders ingenuos compran acciones de manera compulsiva, el ejército de nuevos inversores de Robinhood ha tenido un buen comportamiento en general. 

Un artículo reciente del profesor de finanzas de la Universidad de UCLA, Ivo Welch, analizó el comportamiento de miles de operadores de Robinhood durante el mercado bajista de marzo de 2020, así como durante los últimos 3 años. El resultado es que descubrió que los operadores de Robinhood tendían a tomar medidas sensatas.

Por ejemplo, continuaron comprando acciones incluso cuando los mercados cayeron, preparándose para disfrutar del nuevo mercado alcista que tendría continuidad. “No les entró el pánico”, escribió Welch. "Dado el aumento posterior en el mercado de valores, su oportunidad y firmeza contribuyeron a la buena rentabilidad de su cartera", añadió.

La sombra de la duda de algunos inversores

Con todo, muchos observadores tradicionales del mercado han expresado su preocupación por Robinhood y algunas de sus prácticas. 

Uno de ello es el legendario inversor Warren Buffett, que expuso recientemente en la reunión anual de su empresa, Berkshire Hathaway, que estaba "ansioso por leer la S-1 (su folleto de salida a bolsa". 

El Oráculo de Omaha aseguró que Robinhood ha contribuido al "aspecto de casino" del las bolsas y está expectante por ver sus ingresos. 

"Me preocupa cómo manejan la fuente de ingresos cuando dicen que no le cobran nada al cliente", apuntó Buffett. "Será interesante ver cómo lo describen", sentenció.

Otros artículos interesantes:

La fuga masiva de dinero del bitcoin aún puede suponer una gran volatilidad en el corto plazo: su recorrido a futuro capta el interés de algunos expertos

Estas son las mejores aplicaciones para comprar y vender criptomonedas en la actualidad

Los expertos confían en la recuperación de Coinbase en bolsa tras la tormenta de las criptomonedas, mientras Robinhood adapta su estrategia para resistir al colapso