Pasar al contenido principal

El Salón del Automóvil de Frankfurt 2019 evidencia el cambio de paradigma de la industria: eléctricos, pasión por la tecnología e irrupción de voces femeninas

Salón de Frankfurt 2019 BI
Coche de exposición del suministrador de componentes ZF, en el Salón de Frankfurt 2019. G. Jiménez
Análisis Faldón
  • El modelo de negocio de los salones del automóvil también está demostrando su agotamiento.
  • Sin embargo, el sector no está en decadencia sino en plena transformación, en la fase inicial de todo proceso de cambio de paradigma.
  • La industria se enfrenta a retos profundos que, en realidad, son oportunidades: el paso de la propiedad a la posesión del automóvil, la digitalización, la electrificación y la irrupción de las voces femeninas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Salones del automóvil hay muchos, y como ocurre en botica, hay de todo y para todos los gustos. Aunque tradicionalmente los importantes de verdad son, por orden cronológico en el tiempo, el Salón de Detroit –que siempre había sido el primero del año, pues se celebraba a principios de enero, pero tras la tremenda sombra que le hace el CES de Las Vegas, a partir de 2020 lo hará en junio para intentar paliar su caída–; el Salón de Ginebra –el más importante de Europa, de categoría mundial y que tiene lugar la primera semana de marzo–; el Salón de París –de carácter bianual, de carácter sobre todo europeo y que se turna con el de Frankfurt, y se celebra en octubre–; la muestra de Tokio –también bianual, a finales de octubre– y el de Los Ángeles, a finales de noviembre. Y desde hace unos años, y debido a la importancia que está adquiriendo el inmenso mercado chino, ahora también se han hecho un hueco en el calendario el Salón de Pekín y el de Shanghai, que son bianuales y se turnan. Luego están los de Madrid y Barcelona, y aunque los tengo en muy alta estima, más que salones, se han convertido en salas de estar... y de carácter comercial.

Pues bien, con la honrosa salvedad de los que se celebran en China, todos, absolutamente todos los salones del automóvil están perdiendo fuelle. La última constatación la he obtenido en el Salón de Frankfurt 2019, que he visitado esta semana. Los más agoreros pensarán que la causa radica en que el sector está en decadencia. Y es que a la cita alemana han faltado muchas marcas: Abarth, Alfa Romeo, Aston Martin, Bentley, Citroën, Dacia, DS, Ferrari, Fiat, Jeep, Kia, Lexus, Maserati, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Peugeot, Renault, Rolls-Royce, SsangYong, Subaru, Suzuki, Tesla, Toyota y Volvo.

Pero ni muchísimo menos está decadencia: está en plena transformación, en la fase inicial de todo proceso de cambio de paradigma. De hecho, considero que nos hallamos en el momento más apasionante de toda la historia del automóvil, porque todo cambio de paradigma, toda transformación en el seno de un sector tan maduro como el del automóvil, supone un mundo de oportunidades.

Leer más: He vendido mi coche tras 20 años y me he pasado al carsharing: ¿crisis de los 40 o pragmatismo aplicado a la movilidad?

Volkswagen ID.3, el 'coche eléctrico del pueblo'

¿Y cuáles son los pilares de este cambio de paradigma? Por una parte, el paso de la propiedad a la posesión del automóvil, ya sea por horas o días -base del car-sharing– o por años –el renting–; por otro, el de la digitalización del automóvil y el coche conectado; y, sobre todo, el de la electrificación. Y de esto último ha habido mucho en el Salón de Frankfurt 2019.

En este sentido, el gran protagonista de la muestra alemana ha sido el Volkswagen ID.3, el primer eléctrico 100% de Volkswagen y con el que la marca inicia una nueva era. Al igual que el Volkswagen Beetle (Escarabajo), con el que VW motorizó Alemania, y el Volkswagen Golf democratizó el sector del automóvil, el VW ID.3 pretende convertirse en el 'Volkswagen eléctrico', es decir, el 'coche eléctrico del pueblo' –Volkswagen significa 'coche (Wagen) del pueblo' (Volk)–.

Salón de Frankfurt 2019 BI
Imagen del Volkswagen ID.3, el primer eléctrico 100% de la marca alemana, presentado en el Salón de Frankfurt 2019. G. Jiménez

El nuevo ID.3, que partirá en Alemania de un precio final por debajo de los 30.000 euros –lo cual no deja de ser un pico– y comenzará a fabricarse en noviembre en la planta de Zwickau, estrena la plataforma modulable MEB, y que Volkswagen comercializará a terceros, como Ford, lo cual representa un hito en la historia del automóvil y una muestra más de cómo están cambiando las tornas en el sector del automóvil: de la competencia a la 'co-ompetencia'.

El ID.3, y en función del número de baterías que monte, tendrá de una autonomía de hasta 550 km y podrá alcanzar hasta 290 km de autonomía (en ciclo WLTP) con una recarga de 30 minutos con un cargador de 100 kW.

Por otro lado, el VW ID.3 estrena un puesto de conducción completamente digitalizado, con un head-up-display con realidad aumentada.

Salón de Frankfurt 2019 BI
Interior del Volkswagen ID.3. G. Jiménez

Otro hito importante de Volkswagen es que en el Salón de Frankfurt presentó su nuevo logo, además de su logo acústico, que por primera vez en su historia, lo vocaliza una voz femenina, tal y como puedes escuchar en este vídeo.

Y parece que las mujeres cada vez están adquiriendo un papel más relevante en el mundo del automóvil. Lo puso de manifiesto Audi a través de Hildegard Wortmann, directora de Ventas y Marketing de Audi. Wortmann, recogiendo el testigo de Bram Schot, CEO de Audi, puso el foco en cómo la marca de los cuatro aros quiere convertir a sus clientes en fans, además de presentar la estrategia del lanzamiento de los próximos vehículos eléctricos, entre ellos el e-tron scooter, con el que entró en el escenario.

Hildegard Wortmann Audi
Hildegard Wortmann, directora de Ventas y Marketing de Audi, al presentar la estrategia eléctrica de la marca en Frankfurt.

Tecnología más que potencia

Otro dato curioso que me he constatado es cómo el puesto de conducción y el interior de los automóviles está adquiriendo un protagonismo inusitado, lo que pone de manifiesto cómo la tecnología está desbancando como motivo de compra al propio rendimiento de los automóviles, al menos para una gran parte de los clientes finales. Buena prueba de ello es el Honda e, un vehículo 100% eléctrico de corte urbano, diseño retro y con una enorme aceptación cuando fue presentado como concept en el Salón de Frankfurt 2017.

Salón de Frankfurt 2019 BI
El eléctrico urbano Honda e también fue presentado en el Salón de Frankfurt 2019. G. Jiménez

El Honda e no sólo tiene un diseño llamativo y disruptivo –la toma de carga de energía está en el capó delantero–, sino que cuenta con espejos digitales virtuales en vez de convencionales, con un interior supermoderno y enormes pantallas.

Salón de Frankfurt 2019 BI
Esta enorme pantalla preside el interior del Honda e. G. Jiménez

Aunque para derroche de pantallas la que gasta el concept Cupra Tavascán...

Salón de Frankfurt 2019 BI
Así es el interior del Cupra Tavascán, un concept presentado en el Salón de Frankfurt 2019. G. Jiménez

... o Byton, una de las marcas chinas presentes en el Salón de Frankfurt 2019 y que han ocupado el espacio dejado por las marcas europeas y asiáticas. En este vídeo puedes deleitarte con la pedazo de pantalla de 48'' del puesto de conducción del Byton M-Byte.

Otra evidencia ésta, la de la presencia de marcas china, de cómo está cambiando el panorama del automóvil. Que cada vez haya mayor presencia de marcas de automóviles chinas no implica necesariamente que la industria del automóviles de China pretenda conquistar un mercado tan maduro, complicado, hiperregulado y competitivo como el europeo, sino que el estar en el Viejo Continente es un argumento de ventas fabuloso para su enorme mercado interior, pues aporta prestigio y es sinónimo de calidad, y fiabilidad. Unos atributos indispensables para marcas como Byton, muy innovadora, disruptiva, nativa digital y con gran proyección, pero que carece precisamente de esos valores con los que sí cuentan las marcas europeas y las norteamericanas y asiáticas instaladas en Europa: legacy (legado), historia, confianza.

Falta de novedades

A la masiva ausencia de marcas en el Salón de Frankfurt hay que sumar, para mayor escarnio, un número muy limitado de novedades. Salvo el Volkswagen ID.3, el Honda e y el nuevo Land Rover Defender –qué bonita es la reencarnación de este icono–, casi todo de lo expuesto en el salón era ya conocido.

Salón de Frankfurt 2019 BI
El nuevo Land Rover Defender, un icono que ha renacido. G. Jiménez

¿A qué se debe esa suerte de apatía? Por una parte, lo que apuntaba Carlos Tavares, CEO del Grupo PSA –consorcio que sólo estuvo presente en Frankfurt a través de Opel que mostró el nuevo Opel Corsa–, en una mesa redonda en la que estuvo Business Insider. "Solo vamos a estar en un salón si tenemos algo que presentar y, sobre todo, si hay ROI (Return On Investment). Un salón es una operación de marketing más: tiene que haber retorno", señaló Tavares. Retorno, es decir, ventas.

Por otro lado, las marcas de automóviles buscan impactar a nuevos públicos y lograr máxima notoriedad y en este aspecto los salones del automóvil han dejado de ser el escaparate más eficiente y efectivo. Por eso muchas marcas aprovechan ferias como el Mobile World Congress o el CES de Las Vegas para presentar sus novedades y llegar a otros potenciales clientes.

El modelo de negocio de los salones del automóvil está a punto de agotarse, lo que implica transformarse, un cambio de paradigma. Ojalá llegue antes de que sea demasiado tarde...

Y además