La productividad no tiene límites con el Galaxy Z Fold 3, el móvil con el que Samsung quiere conquistar el mercado de los plegables, aunque su precio y un par de detalles a pulir le alejan del podio

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

  • Samsung ha presentado el Galaxy Z Fold 3 5G, la última versión de uno de sus móviles plegables, que se caracteriza por abrirse y cerrarse como un libro. 
  • El dispositivo destaca por un diseño único que permite aumentar la productividad gracias a sus 2 pantallas y a la compatibilidad con S-Pen, un apartado fotográfico completo, una conectividad propia de la gama alta y un procesador potente.
  • Entre sus principales 'peros' destaca un precio muy elevado, que ronda los 2.000 euros. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Y sigue la fiebre por los móviles plegables con Samsung como protagonista

Hace apenas unas semanas Samsung Electronics, la división del grupo centrada en la tecnología de consumo, anunciaba los resultados obtenidos durante el tercer trimestre del año.

En él, la marca reportó unos ingresos de 74 billones de wones (54.419 millones de euros), un 10,5% más interanual y un 16,2% por encima de los 3 meses anteriores.  

Mientras, el beneficio operativo se incrementó un 28% frente al año previo hasta los 15,8 billones de wones (11.626 millones de euros), el más alto de la historia, según explicaron desde la compañía surcoreana, y en línea con las previsiones emitidas. 

Estos números fueron posible gracias al segmento de chip, uno de los grandes impulsores de las ganancias, debido al establecimiento de una demanda sólida. En concreto, esta división incrementó un 82% su beneficio operativo y un 42% sus ingresos en este período. 

De dónde vienen los ingresos de las tecnológicas: Samsung, el gigante surcoreano con tentáculos en la construcción, las finanzas o el deporte

Sin embargo, el apartado relativo a los smartphones, el más famoso de la marca, redujo su beneficio operativo un 24% interanual hasta los 3,36 billones de wones (alrededor de 2.476 millones de euros) y sus ingresos un 7%. 

Según Reuters, esto se produjo por los costes derivados del marketing para promocionar los 2 nuevos buques insignia de la compañía: el Galaxy Z Fold 3 5G o el Galaxy Z Flip 3.

Aún así, los precios altos de estos dispositivos, superiores a los 1.000 euros, contribuyeron a impulsar las ganancias de esta división. 

Y es que la apuesta de Samsung por este tipo de móviles –que apelan a la nostalgia en el caso del Flip con su diseño tipo concha y a la productividad en el caso del Fold por su enorme pantalla– se ha redoblado en los últimos años con el objetivo de incrementar las ventas y aumentar su cuota de mercado.

Algunos meses después de su lanzamiento, he tenido la oportunidad de probar la última versión de uno de estos protagonistas, el Galaxy Z Fold 3 5G, tanto viajando como en el día a día laboral. 

¿Quieres saber si merece la pena? Te cuento cuáles son sus puntos fuertes y en qué puntos esperaba más. 

El diseño del Galaxy Z Fold 3 5G llama la atención desde el primer momento. No todos los días se tiene en las manos un terminal que pasa de una pantalla de 6,2 a 7,6 en apenas segundos. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

El diseño es, precisamente, la característica definitoria del Galaxy Z Fold 3 5G. Llamativo a primera vista. 

Si ya has visto alguno de las versiones anteriores de este terminal, observarás que no ha cambiado prácticamente nada, pero, si –como yo– no habías tenido un móvil similar en las manos hasta el momento, estarás embobado durante los primeros minutos abriéndolo y cerrándolo. 

Por un lado, si está doblado sobre sí mismo, la apariencia será la de un móvil normal, con una cara protagonizada por una pantalla con unas dimensiones más reducidas de lo normal, de 6,2 pulgadas y un notch apenas perceptible situado en el lateral superior que da cabida a la cámara frontal. 

Siguiendo con el smartphone plegado, la parte superior cambia de textura y apuesta por un material opaco que impide que se queden las huellas

En ella, lo más llamativo es el módulo de lentes traseras situadas en la parte superior izquierda que sobresale levemente salvo que se le acomode la funda pertinente. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

En los laterales destacan los altavoces, micrófonos, el puerto de carga UBS-C y la bisagra protagonista que logra pasar de este diseño al de mayor tamaño. 

Así, cuando el móvil está desplegado en su totalidad, la pantalla de 6,2 pulgadas y la trasera que te mencionaba pasan a protagonizar la parte posterior, dejando la delantera para un panel gigante de 7,6 pulgadas, que también cuenta con una cámara frontal casi imperceptible (y de lo que te hablaré más adelante). 

Esta doble configuración muy alejada del resto de smartphones del mercado genera sorpresa de forma inmediata. De hecho, las semanas que he estado utilizándolo, mucha gente se me ha acercado para abrirlo y cerrarlo asombrada. 

Un peso más reducido y unos materiales más resistentes: las 2 novedades clave. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

Sus dimensiones varían dependiendo de si está completamente desplegado, cuando suma 128,1 x 158,2 x 6,4 milímetros, o si está plegado como un móvil normal, reduciendo las cifras hasta los 67,1 x 158,2 x 16 milímetros.

A nivel de uso, lo cierto es que resulta bastante cómodo de agarrar, a pesar de que es el doble de ancho que un móvil medio actual. 

Eso sí, al doblarse las tornas cambian y la delgadez es la tónica general, con un grosor inferior al de otros móviles como el Realme GT Master Edition (8 milímetros) o al del iPhone 13 (7,65 milímetros). 

Respecto al peso, Samsung ha apostado por disminuir, levemente, los gramos, que han pasado de los 282 de la generación anterior a los 271 de la actual. 

Todavía siguen siendo unos números bastante elevados respecto al resto de terminales, pero –como me verás repetir varias veces a lo largo del análisis– este terminal no es cualquiera. 

Además, por comparar, el iPhone 13 Pro Max, el dispositivo más potente de la última generación de teléfonos de Apple, no se queda muy atrás con sus 240 gramos, al igual que el 11T Pro de Xiaomi con 204 gramos e, incluso, que otros terminales de Samsung como el Galaxy S21 Ultra 5G con 227 gramos. 

La compañía también ha apostado por mejorar la resistencia del dispositivo, con un borde fabricado con Armor Aluminium,  un material un 10% más resistente que la generación anterior (el mejor hasta la fecha frente a caídas o golpes). 

Asimismo, el móvil, disponible en 3 colores (verde, negro y plata), cuenta con un certificado IPX8 (frente a salpicaduras y polvo) y una carcasa protegida con Corning Gorilla Glass Victus –la mejor de la marca hasta la fecha–. 

Por si fuera poco, se une un nuevo protector de pantalla un 80% más resistente que la generación anterior, lo que será especialmente útil frente a los arañazos. Vamos, casi un móvil acorazado. 

Las 2 protagonistas indiscutibles son las pantallas, que 'doblan' la versatilidad y favorecen una experiencia única. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

 No una, sino 2 pantallas protagonistas. 

  • El Galaxy Z Fold 3 5G de Samsung cuenta con un panel no flexible Dynamic AMOLED 2X de 6,2 pulgadas con una resolución de 2.268 x 832 píxeles (HD+), una densidad de 387 píxeles y una tasa de refresco de 120 Hz. 
  • A ella le acompaña un panel principal que aparece cuando el móvil está desplegado en su totalidad y que se caracteriza por ser Dynamic AMOLED 2X de 7,6 pulgadas con 2.208 x 1.768 píxeles (QXGA+), 374 ppp (píxeles por pulgada) y la misma tasa de refresco que la anterior.

Esta última cuenta, además, con soporte par S-PEN, lo que la acerca aún más al formato tablet y que se echaba de menos en las generaciones anteriores. Todo un acierto. 

La experiencia es la interacción con ambas pantallas ha sido más que buena: los colores están bien representados –de todas formas, siempre puedes definirlos a tu gusto en los ajustes–, el contraste es adecuado y el brillo de la pantalla funciona bien en todo tipo de situaciones, incluso con poca luminosidad.

Esto es gracias a que incorpora nueva tecnología llamada Echo square display que permite que su pantalla brille un 29% más que la anterior generación. 

Mención especial merecen la nitidez con la que se aprecian los contenidos. 

Por su parte, la tasa de refresco aporta la fluidez para que la experiencia interactuando con el móvil –y, especialmente, jugando– sea la mejor. Si tu móvil actual no sube de 60Hz, notarás una mejoría impresionante. 

De la misma forma que la generación anterior, el Galaxy Fold 3 5G permite elegir entre 2 configuraciones: Estándar o Adaptable, la primera hace que todas la apps corran a 60Hz para ahorrar batería y la segunda la modifica dependiendo de las necesidades. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

En cuanto al uso diario, lo cierto es que el móvil se me queda un poco a medias, ya que en su formato plegado la pantalla no llega a ser la de un móvil normal y, en cuando está abierto, no alcanza las dimensiones de una tablet. Es un dispositivo que te acerca a ambos formatos sin tener que elegir entre ellos. 

Aún así, he disfrutado viendo todo tipo de contenidos en él, tanto series como como vídeos en Youtube, así como navegando por redes sociales e, incluso, editando fotografías (gracias, una vez más, al S-PEN). 

Hay que mencionar, eso sí, al pliegue existente en la pantalla de mayor tamaño. ¿Se nota? Sí. ¿Molesta? En absoluto.

No ha habido prácticamente ningún momento en el que me molestase visualizar la marca del doblez que incorpora el panel, así como tampoco la pequeña cámara frontal camuflada, cuyos píxeles adoptan diferentes colores, según la aplicación, para esconderse. 

La autonomía se reduce ligeramente frente a la generación anterior, aunque sigue siendo suficiente para un día completo de uso. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

La autonomía era una de las características que más intriga me generaban. 

En este caso, Samsung ha optado por reducir ligeramente la capacidad de la batería del Galaxy Z Fold 3 5G frente a su predecesor, pasando de 4.500 mAh a 4.400 mAh, lo que ha influido en la reducción del peso y las dimensiones que te comentaba en el apartado de diseño. 

Esto se traduce en un día completo de uso e incluso día y medio, aunque –como es habitual– esto también dependerá de otros factores como las horas de utilización de la pantalla interior o de aplicaciones más exigentes, así como la elección de la configuración de la tasa de refresco. 

Respecto a la carga, hay que destacar es que el Galaxy Z Fold 3 5G no incluye cargador en la caja –a pesar de su elevado precio–, algo que viene siendo habitual en los terminales de la marca, y que la compañía justifica como una decisión medioambiental. 

Los tiempos para completar la batería oscilan alrededor de la hora y media, algo elevados, pero comprensible dado el tipo de dispositivo del que se trata. 

Uno de los procesadores más potentes de la actualidad, al que acompaña un sistema operativo adaptado al detalle a su característica plegable. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

El Galaxy Z Fold 3 5G incorpora el procesador Qualcomm Snapdragon 888, uno de los más potentes en la actualidad, especialmente pensado para juegos y tareas exigentes. A él le acompañan 12 GB de RAM y 256 o 512 GB de memoria de almacenamiento. 

Todo ello ayuda a que el móvil funcione bien en cualquier situación y ante cualquier tarea, aunque es cierto que la temperatura del terminal sube ligeramente cuando se realizan varias acciones al mismo tiempo. 

Junto al procesador, Samsung introduce una versión adaptada del One UI, su propio sistema operativo, a los dispositivos plegables. En concreto, esta actualización se asienta sobre Android 11. 

Una de las primeras cosas que me llama la atención en los móviles de Samsung es la ausencia del bloatware, es decir, las aplicaciones preinstaladas que suelen acompañar a otros dispositivos y que, en ocasiones, resultan bastante molestas. 

El Samsung Galaxy Z Flip 3 es el primer flexible democrático: el móvil más 'cool' de los próximos meses sorprende y engancha, pero tiene 2 características que no me terminan de convencer

Por el contrario, la interfaz de este dispositivo es limpia y solo incorpora plataformas útiles para las necesidades del usuario. 

Además, otro de los puntos fuertes del sistema operativo es la gran cantidad de personalización con la que cuenta, tanto para establecer los ajustes cromáticos como para determinar las transiciones entre ambas pantallas, marcando las apps que permanecen abiertas de una a otra. 

Por ejemplo, una de las primeras que seleccioné en este ajuste fue Youtube con lo que, si estaba viendo un vídeo en el formato estirado, al plegar el móvil este sigue reproduciendo el contenido en unas dimensiones más reducidas. 

Esta función es especialmente cómoda para escribir con un teclado, para visualizar una imagen que recibas por WhatsApp en un tamaño mayor o para abrir un enlace de una noticia y leerla en versión extendida. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

A la vez, me ha sorprendido mucho el cuidado que ha tenido la compañía en  cada detalle presente en el móvil, como la división del teclado al extender el móvil para permitir escribir de una forma más cómoda o la optimización del menú de ajustes para que se abran a la derecha las opciones. 

Todo ello, además, con una apuesta por la multitarea que se materializa en la posibilidad de dividir la pantalla para incorporar varias aplicaciones, así como el aumento de plataformas que se pueden utilizar mediante la multiventana.  

Poco a poco, cada vez es mayor el número de plataformas que desarrollan un formato específico para este terminal. 

Por otro lado, Samsung introduce la posibilidad de anclar las aplicaciones favoritas para que siempre aparezcan en pantalla, algo que me ha resultado de mucha utilidad y que se puede hacer en los ajustes de Funciones avanzadas. 

La compañía mantiene la opción de activar el modo Flex, es decir, doblar el smartphone en su versión extendida para utilizarlo en un ángulo de 90 grados y así disponer de la pantalla de abajo como teclado o como panel de control si está activada la cámara. Eso sí, muchas apps siguen sin ser compatibles.  

La conectividad y el sonido demuestran la gama alta en la que se encuadra el móvil. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

Respecto a la conectividad, el Galaxy Z Fold 3 5G ya da algunas pistas en su nombre, introduciendo la compatibilidad con las redes de quinta generación, una característica imprescindible en los terminales de gama alta en la actualidad. 

Además, cuenta con NFC y bluetooth 5.0.

Por su parte, en el apartado de sonido el smartphone suma 2 altavoces Dolby Atmos, repitiendo el sistema en estéreo de su antecesor, lo que da como resultado toda una experiencia propia de la gama alta a la que pertenece.

Samsung repite una configuración fotográfica versátil que favorece una experiencia más que buena.   

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

El Galaxy Z Fold 3 5G repite, prácticamente, la configuración en el apartado fotográfico de su predecesor, con un módulo externo compuesto por:

  • Un sensor principal de 12 megapíxeles con apertura f/1.8.
  • Un ultra gran angular de 12 megapíxeles que recoge hasta 123º y apertura f/2.2.
  • Un teleobjetivo de 12 megapíxeles con apertura f/2.4 y zoom óptico 2x.

Y 2 lentes selfie, una para cada pantalla:

  • Lente frontal de la pantalla exterior: un sensor de 10 megapíxeles con apertura f/2.2.
  • Lente frontal de la pantalla interior: un sensor de 4 megapíxeles con apertura f/1.8. 

Respecto a esta última, como te comentaba, destaca la integración que tiene en el panel, tiñendo los píxeles para disimularla. Apenas notarás que está. 

A nivel de uso diario, la experiencia no ha podido ser mejor: colores bien representados, detalles nítidos, un rango de aumento que responde bastante bien e incluso un Modo nocturno que salva la situación. Hacer fotos con un dispositivo con doble pantalla es toda una experiencia.

Aquí puedes ver una imagen tomada con el móvil en la configuración que viene determinada por defecto. Fíjate en la representación de los colores y en la nitidez de los detalles. Impresionante. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

El zoom responde de forma precisa, incluso en el aumento más elevado. Mira cómo se siguen representando la mayoría de los detalles y la imagen sigue sin pixelarse demasiado. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

El modo retrato en los selfies con la lente delantera funciona de forma bastante precisa, incluso en las partes más complejas como pueden ser los rizos. 

Galaxy Z Fold 3 5G

El retrato con la trasera también funciona a la perfección, pero se aprecia menos porque el móvil ya aplica un desenfoque al fondo –sin necesidad de activar este modo– cuando determina el objeto, persona o animal que protagoniza la escena. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

Los detalles capturados a través de la simulación del modo macro ha sido una de las grandes sorpresas de este terminal. Observa cómo se distinguen los detalles y se difumina el fondo. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

El Galaxy Z Fold 3 también funciona bastante bien en entornos con poca luminosidad. Fíjate en la imagen de abajo, casi no había iluminación y, aún así, es capaz de resaltar las diferentes tonalidades de los árboles. 

Galaxy Z Fold 3 5G

A continuación, podrás ver algunos ejemplos más de mi trasteo con la cámara del Galaxy Z Fold 3 5G: 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G
Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Y ahora sí, ¿cómo se comporta el Galaxy Z Fold 3 en el día a día? 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

Una vez desgranadas todas las características del móvil una a una, queda ver cómo se comporta este dispositivo en el día a día. 

En mi caso, he tenido la oportunidad de llevármelo de viaje, por lo que he podido probar un ambiente distinto al habitual y, sinceramente, la experiencia no me ha convencido del todo. 

Al final, que sus dimensiones sean tan elevadas hace que cueste más emplazarle en cualquier lugar, lo que hizo que le guardase en la mochila –en vez de, por ejemplo, en el bolsillo– y redujese su uso –mientras que, con mi propio móvil si que lo hubiese consultado más a menudo–. 

Además, en este tipo de experiencias, la pantalla doble no tiene mucha utilidad, ya que, normalmente, no decides disfrutar de contenido audiovisual o responder emails, 2 de los usos en los que se enfoca este móvil, por lo que te acabas centrando en la más pequeña. 

Samsung Galaxy Z Fold 2: el plegable de efecto 'wow' con el que la compañía brilla en el apartado de innovación

Por el contrario, si mi experiencia con él de viaje no fue del todo satisfactoria, la de su uso en un ambiente más cotidiano fue excelente. 

Disponer de un móvil con un panel tan grande y tan versátil me ha permitido ser más productiva en mi jornada laboral gracias, en parte, a la facilidad de la multitarea. 

Además, más allá del trabajo, el Galaxy Z Fold 3 5G hace que visualizar cualquier serie, videoclip o contenido de redes sociales sea una absoluta maravilla, así como editar fotos o vídeos. 

Entonces, ¿merece la pena pagar casi 2.000 euros por el Galaxy Z Fold 3 5G?  

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

El Galaxy Z Fold 3 5G está disponible en la web de la compañía por 1.809 euros en la configuración de 12 GB de memoria y 256 GB de almacenamiento y por 1.909 euros en la versión con 512 GB de almacenamiento. 

No obstante, Samsung cuenta con un plan de renovación por el cual, si se entrega cualquier tipo de dispositivo, tanto de la misma marca –como tablets o auriculares– e incluso de otras como Huawei, Xiaomi o Motorola, se descuenta una cantidad determinada del precio final. 

Además, la tecnológica ofrece la posibilidad de hacerse con el móvil en régimen de renting con un precio de 99 euros en el momento de la transacción y, después, 70,82 euros al mes durante 18 meses (en total, 1.373,76 euros). 

Actualmente, hay una promoción por la compra del móvil en la cual regalan el Galaxy Watch 4 (40 milímetros) con conexión bluetooth, valorado en 269,90 euros. 

Samsung Galaxy Z Fold 3 5G

Sandra V.

Es un móvil caro, indudablemente. 

Actualmente, gastarse casi 2.000 euros es un terminal son palabras mayores, especialmente si se tiene en cuenta la cantidad de móviles que hay en el mercado con una calidad precio impresionante. 

Pero, también es necesario tener en cuenta que el Galaxy Z Fold 3 5G no es cualquier móvil. 

El dispositivo destaca por un diseño plegable único que consigue desplegar una pantalla enorme y nítida en la que, ciertamente, es una gozada disfrutar de cualquier tipo de contenido. A ella se suman una configuración más resistente, una apuesta por la multitarea y una cámara versátil que te salva en el día a día. 

En el lado contrario, 2 problemas principales: sus dimensiones enormes –que se perdonan porque son inevitables tratándose de un móvil plegable– y su precio. 

Apple ingresa 325 millones al día con el iPhone: esto es lo que facturan Samsung, Apple, Huawei y Xiaomi

¿Me lo compraría? Personalmente, no, ya que no sería capaz de exprimir al máximo todas sus funciones a diario. Eso sí, se lo recomendaría a ejecutivos y profesionales que necesiten un híbrido entre una tablet y un smartphone y quieran darse un capricho.

Su pantalla gigante permite responder emails, editar fotos o vídeos, realizar varias tareas al mismo tiempo o visualizar una presentación de forma rápida y eficiente, sin necesidad de recurrir necesariamente a un portátil o una tablet. La productividad va de la mano del Galaxy Fold Z 3 5G. 

Eso sí, habrá que ver cómo sigue desarrollando Samsung esta tipología de teléfonos porque puede que, en unos años, no se hable de otra cosa. 

Otros artículos interesantes:

Samsung Galaxy Tab S7 Series: esto es todo lo que debes saber sobre las nuevas tablets más exigentes y versátiles de Samsung

Samsung Galaxy Z Fold3 5G sube de nivel el teletrabajo con el S Pen y más apps de Microsoft

Samsung incrementa sus ingresos un 10,5% en el tercer trimestre gracias a su segmento de chips

Te recomendamos

Y además