El Samsung Galaxy Z Fold4 me ha hecho dejar de desconfiar en los plegables: lo he probado y me ha convencido de que podría usarlo para mi día a día

Samsung Galaxy Z Fold4
Samsung Galaxy Z Fold4

BI España

Parece que fue ayer cuando Samsung anunció su primer móvil plegable, el Galaxy Fold, en el año 2019. Sus numerosos problemas técnicos, que se fueron solucionando con el tiempo y los siguientes modelos, oscurecieron un poco el verdadero debate: ¿es necesario este formato?

Es indudable que las expectativas de crecimiento de este segmento son muy positivas, independientemente de la opinión de cada usuario sobre las pantallas flexibles. 

En 2021 se vendieron en todo el mundo 7,1 millones de móviles plegables, pero se espera que la cifra se multiplique para llegar hasta los 27,6 millones de unidades en 2025, con un crecimiento estimado del 69,9% cada año, según datos de IDC.

La compañía surcoreana ha lanzado este mes de agosto la que ya es la cuarta generación de sus móviles plegables, integrada por los nuevos Galaxy Z Flip4 y el Galaxy Z Fold4. Este segundo es el heredero directo de aquel plegable tipo libro que nos sorprendió hace 3 años. 

Como sorpresa inicial, Samsung ha apostado por ir bajando progresivamente el precio de este terminal. Los 1.799 euros por los que parte Galazy Z Fold4 lo hacen más caro que la media, sí, pero esto supone una bajada de unos 200 euros respecto a su predecesor.

No obstante, el nuevo plegable de Samsung ya cuesta menos que los modelos más caros del iPhone 13 Pro Max, entre otros, lo que lo convierte en una opción interesante para quienes quieran tener lo último y lo más avanzado.

He probado durante una semana el que Samsung define como el plegable más potente que ha creado hasta la fecha y, en mi opinión, la tecnología ha madurado ya lo suficiente como para que me plantee utilizarlo en el día a día como dispositivo personal. Te cuento por qué.

El diseño único es cada vez más cómodo para el día a día, con la misma premisa de siempre: un móvil por fuera, una tablet por dentro.

VIDEO

Samsung Galaxy Z Fold4: así es el diseño del nuevo smartphone plegable

No importa de las características que te hable, lo que realmente te va a llamar la atención de Galaxy Z Fold4 es su diseño, que consigue no pasar nunca desapercibido (literalmente: olvídate de sacar el móvil y que nadie se fije en él).

La premisa es la misma que la de años anteriores: por fuera es un móvil casi normal y por dentro tiene un tamaño comparable al de una tablet pequeña, pero Samsung va logrando que el factor de forma vaya siendo más y más sólido a nivel de experiencia de usuario.

Es más estrecho de lo normal doblado, pero no me molesta gracias a su fácil agarre.

Samsung Galaxy Z Fold4

Si lo tienes cerrado es plenamente operativo (es su gran diferencia frente a la serie Z Flip) gracias a su pantalla exterior de 6,2 pulgadas, que con 15,5 centímetros de altura resulta normal, pero que tiene un formato de 23,1:9, bastante más estrecho de lo habitual, con solo 6,7 centímetros de ancho (el Galaxy S22 Ultra tiene 7,8 centímetros de ancho).

En mi experiencia no me ha disgustado este aspecto para el uso habitual, ya que el perfil más fino permite mejor agarre en mano y permite hacer más scroll, lo que disimula el hecho de que es un panel más pequeño de lo habitual.

La novedad llega con lo que esconde su mecanismo de bisagra en el lateral izquierdo: al hacer presión, puedes desplegar en su interior una pantalla de 7,6 pulgadas, comparable a la de una tablet mini y que sorprende sobre todo por su formato casi cuadrado: 13 centímetros de ancho por 15,5 de alto.

Al igual que el año anterior, me ha gustado el imán casi invisible que une ambas mitades de la pantalla, que genera un sonido característico cuando lo cierras, y también cómo se han protegido las rendijas del pliegue para que no se cuele polvo y suciedad que podría dañar el panel.

Personalmente, y a nivel general, no he tenido la sensación en ningún momento de tener entre manos un terminal frágil, sino que se siente sólido y compacto, y es algo a lo que también acompaña la certificación de resistencia al agua IPX8, de las más avanzadas en un plegable.

El peso de más no me molesta, pero creo que puede mejorar y ser más estrecho con el tiempo.

Samsung Galaxy Z Fold4

¿Decía que cerrado es normal? Pues no del todo cuando lo ves de perfil.

Galaxy Z Fold4 está cerca de tener el grosor de 2 móviles normales puestos juntos. Su bisagra tiene un perfil de 15,8 milímetros, lo que hace que no sea apto para pantalones con bolsillos ajustados o para ese bolso en el que apenas te cabe tu móvil normal.

Aunque a mí personalmente no me ha molestado mucho, el grosor me parece el aspecto del diseño en el que Samsung tiene más margen de mejora. Los 6,3 milímetros del móvil desplegado se quedan cortos (o gruesos, mejor dicho) frente a los 5,4 del reciente Xiaomi Mix Fold 2.

No contribuye a su finura el mecanismo de bisagra elegido por Samsung, que cuando el móvil está cerrado hace que quede un hueco en medio (por donde se le mete fácilmente el polvo y la pelusa del bolsillo), pero que a cambio protege el pliegue de la pantalla al hacerlo más suave.

El Samsung Galaxy S22 Ultra brilla con luz propia y saca lo mejor del S-Pen: es la mezcla perfecta entre los Note y la línea S

En cuanto al peso, los 263 gramos del Galaxy Z Fold4 lo hacen solo un poco más pesado que un móvil normal, que no suele pasar de los 200 gramos. Sin embargo, dado que cada vez más móviles superan esta barrera (Galaxy S22 Ultra pesa 228 gramos), más de uno pensará si esos 30 o 40 gramos adicionales no le merecen la pena. 

A mí, personalmente, no me ha parecido excesivo, y agradezco que Samsung lo vaya haciendo más fino cada año (8 gramos menos que el Fold3) para que poco a poco convenza a más personas.

Sigo echando el falta el S Pen: ¿por qué un móvil tan grueso no encuentra el hueco para incluir una ranura?

Galaxy S22 Ultra, que sí tiene ranura de S Pen.

Samsung vende el Galazy Z Fold4, en mi opinión, sin el que sería su complemento perfecto: el lápiz óptico S Pen, que reserva para sus Galaxy S22 Ultra, y por el que antes se hicieron conocidos los Note.

Aunque los usuarios que accedan a promociones pueden recibir también el lápiz S S Pen para utilizar con su Fold4, la caja por defecto no lo incluye y se vende aparte, lo que sin duda será motivo de enfado para quienes tengan que comprarlo aparte, tratándose de un terminal de casi 2.000 euros.

 

Pero lo que de verdad he echado en falta es que este accesorio se incluya por defecto en el terminal a través de una ranura, como lo hacen sus hermanos de la gama alta Galaxy S Ultra.

La simple idea de un híbrido entre móvil y tablet justifica la inclusión de este elemento, y dado que tampoco es un terminal fino, parece viable que se incluya la ranura. Personalmente, tareas como dibujar con la app Notes de Samsung en su pantalla interior no acabo de entenderlas sin un lápiz para una pantalla tan grande y cada vez más rígida.

La joya de la corona son las pantallas.

Samsung Galaxy Z Fold4

Los paneles de pantalla suelen ser uno de los puntos fuertes de Samsung y el formato plegable de Galaxy Z Fold4 le permiten lucirse a la compañía surcoreana.

Y aquí hay no una, sino 2 pantallas que analizar:

  • Panel interior AMOLED 2X flexible de 7,6 pulgadas y resolución QXGA+ (2.176 x 1.812), con 374 puntos por pulgadas, HDR10+ y 120 hercios de refresco.
  • Panel exterior AMOLED 2X de 6,2 pulgadas y resolución HD+ (2.316 x 904), con 402 puntos por pulgadas y 120 hercios de refresco.

La pantalla exterior destaca por lo fluido y no se siente como secundaria en ningún momento.

Samsung Galaxy Z Fold4

Por un lado, la pantalla exterior de 6,2 pulgadas no ahorra en casi nada, gracias a su panel AMOLED que tiene una tasa de refresco alta de 120 hercios, lo que permite que las imágenes se noten especialmente fluidas.

Por mi experiencia, no he sentido la sensación de estar usando una pantalla secundaria, y de hecho creo que es suficientemente buena como para no tener que abrir el móvil más que para lo necesario. Sin duda, este panel es la gran diferencia a nivel de usuario con respecto al formato mucho más compacto de Z Fold4.

La pantalla interior sorprende por su aspecto sólido y lo bien disimulado del pliegue, aunque se sigue notando.

Samsung Galaxy Z Fold4

Por lo que respecta a su flamante pantalla interior, más allá de datos técnicos como su panel AMOLED, sus 120 hercios (que he notado menos que la exterior) y la certificación HDR10+, lo cierto es que son otras cosas las que me han llamado la atención.

La primera ha sido su solidez. No es una pantalla que se hunda al hacer presión, a pesar de que sea flexible, como pasaba con los primeros modelos. Samsung ha mejorado mucho con el uso del cristal flexible en sus plegables, y consigue que deje de sentirse un prototipo al usarlo.

Y el segundo aspecto a destacar es el pliegue que se forma en la parte donde la pantalla se dobla. Es cierto que se sigue notando al mirar el móvil desde los lados una cierta ondulación, pero cada vez estorba menos. Y, de hecho, al mirar el móvil de frente no se ve.

Y el tercero, y menos positivo de todos, es que el formato cuadrado se separa bastante de lo que es una tablet, ya que al ver vídeos (en horizontal en formato 16:9) siempre quedan bordes negros a los lados, porque la superficie no acaba de aprovecharse del todo.

Batería: es suficiente para acabar el día pero su gran punto a mejorar es la carga rápida.

Samsung Galaxy Z Fold4

A nivel de batería, Samsung Galaxy Z Fold4 tiene una capacidad de 4.400 mAh, lo que no está muy por debajo incluso de algunos móviles normales.

Es evidente que su autonomía es menor si se usa mucho su pantalla interior (como por ejemplo para ver películas), pero para un uso normal me ha permitido terminar el día sin apagarse, aunque sin excesos.

Si la capacidad es un aspecto que podría mejorarse, mucho más lo es la carga rápida. Permite una velocidad de carga máxima de 25W, un nivel más propio de la gama media que de un terminal de cerca de 2.000 euros, que hará al usuario tardar 1 hora y media aproximadamente en llegar al 100%.

Samsung no incluye el adaptador de carga en la caja de su terminal, al igual que hace con sus buques insignia Galaxy S y casi todo su catálogo (para reducir residuos electrónicos), lo que hace que al coste del móviles haya que sumarle el del adaptador si no se dispone de uno. Este desbarajuste, sumado a la velocidad de carga decepcionante, hacen que la batería me haya parecido el mayor punto a mejorar del nuevo Galaxy Z Fold4.

Potencia interna a la altura de la gama más alta de 2022, con Snapdragon 8+ Gen 1

Samsung Galaxy Z Fold4

Si la batería no es el punto más destacable del nuevo plegable, lo cierto es que no se puede decir lo mismo de su potencia interna, que se encuentra al nivel de los mejores gama alta de 2022.

Su chip Snapdragon 8+ Gen 1 es una elección segura que garantiza un rendimiento bueno no solo al utilizar aplicaciones exigentes, sino que consigue que el terminal no se resienta al utilizar varias aplicaciones al mismo tiempo, incluida la multitarea. Y que también tiene soporte para 5G, como no puede ser de otra manera.

Al igual que me ha pasado ya con otros terminales con los terminales de última generación de Qualcomm, he notado un cierto sobrecalentamiento al utilizar aplicaciones con alta exigencia gráfica, pero en ningún momento ha sido algo excesivo.

A la fluidez de la experiencia de añaden también las 2 tecnologías internas más recientes del mercado: UFS 3.1 para el almacenamiento (alcanza 1TB de espacio en su versión más potente), mientras que la memoria RAM llega gasta los 12 GB para tampoco quedarse atrás para los más exigentes.

No lo recomiendo como móvil para videojuegos por el formato poco habitual de ambas pantallas.

Samsung Galaxy Z Fold4

Aunque Galaxy Z Fold4 es un móvil muy potente, no recomiendo utilizarlo como móvil gaming por el formato de sus pantallas, tan poco habitual.

En el caso de la pantalla exterior, su formato estrecho y alargado va a hacer que te cueste abarcar bien todo el panel en un solo vistazo en incluso alcanzar los bordes.

Y con la pantalla interior los problemas son más graves aún, ya que su formato cuadrado no está optimizado para muchos videojuegos (a mí me ha pasado con Pokémon Unite), lo que deforma la imagen, que queda exageradamente deformada en vertical. 

Estos problemas de optimización son tan graves que en mi experiencia han hecho que sea completamente imposible jugar con su panel más grande y, precisamente, con el que más agradable habría sido la experiencia.

Donde sí sobresale es en la multitarea, gracias al sistema operativo Android 12L y a sus transiciones entre pantallas.

Samsung Galaxy Z Fold4

La multitarea es siempre uno de los grandes reclamos de la serie Fold de Samsung, y el nuevo terminal da un paso adelante gracias al uso de Android 12L, la primera versión del sistema operativo de Google adaptada a los móviles con formato flexible.

Este sistema cuenta con elementos distintivos con respecto a Android normal para su pantalla interior, como la inclusión de una barra inferior de iconos, de forma similar a Chrome OS o a los sistemas operativos de otros ordenadores, a la vez que mantiene los botones de atrás e inicio típicos de Android, lo que me ha parecido muy útil.

Este elemento cuenta con accesos directos a las apps, facilita la apertura de varias apps al mismo tiempo y muestra en forma de miniatura las ventanas abiertas, ya sea una sola apps o varias agrupadas en multitarea.

También me han gustado las transiciones entre la pantalla exterior y la interior, que en los casos de las apps de Google y las nativas de Samsung (clásicos como Notas), permite adaptar automáticamente el contenido para la pantalla grande solo con abrirlo, de forma además bastante fluida y natural.

VIDEO

Samsung Galaxy Z Fold4: transiciones entre pantallas

No obstante, creo que sigue habiendo cosas para mejorar en las transiciones entre ambas pantallas que harían que fuera más práctico como terminal plegable.

La principal es que, por defecto, la transición entre pantalla solo se entiende de la pantalla exterior a la interior, pero no al revés. Cerrar la pantalla interior se entiende como bloquear el móvil, lo que no tiene en cuenta situaciones que me han resultado comunes, como cuando lo he cerrado para poder usar el móvil con una sola mano.

Ver vídeos y series es una gozada gracias a su sonido: estéreo y calidad Dolby Atmos.

Samsung Galaxy Z Fold4

Otro de los aspectos que más he disfrutado de la experiencia de probar el nuevo Galaxy Z Fold4 de Samsung ha sido ver series o vídeos en su pantalla interior. Y no solo por la imagen, sino por el buen rendimiento del sonido.

Samsung ha utilizado un sistema de sonido estéreo, con salida en ambos extremos del terminal, inferior y superior, lo que consigue un audio mucho más envolvente y en el que se percibe mucho mejor los matices y su procedencia.

Samsung ha colaborado con Dolby para obtener la certificación Dolby Atmos. Todo lo anterior consigue que Galaxy Z Fold4 suponga una de las mejores experiencias a nivel de sonido entre los smartphones actuales.

A nivel de cámara, tiene lo más destacado de la serie Galaxy S22, con 3 lentes versátiles y fiables que le convierten en todo un gama alta que no decepciona.

Samsung Galaxy Z Fold4

El factor de forma plegable no es suficiente argumento como para no dar a los usuarios de un móvil de gama alta una experiencia de cámara que merezca su precio. Y Samsung demuestra en Galaxy Z Fold4 que ha entendido esto a la perfección.

Si bien ni puede compararse con S22 Ultra, la cámara más potente de Samsung hasta el momento, Z Fold4 podría ser perfectamente un integrante más de la familia insignia Galaxy S22 en cuanto a cámara. Y eso es mucho decir para un terminal flexible.

Antes de nada, estas son las especificaciones al detalle de su cámara triple trasera:

  1. Sensor principal de 50 megapíxeles (f/1.8): para la mayoría de las fotos.
  2. Ultra gran angular de 12 megapíxeles (f/2.2) de 123 grados de rango de visión: para las panorámicas.
  3. Teleobjetivo de 10 megapíxeles (f/2.4): para el zoom y el retrato.

A la cámara principal hay que añadir 2 cámaras delanteras, una por cada una de las pantallas:

Samsung Galaxy Z Fold4
  1. Cámara delantera perforada en la pantalla exterior de 10 megapíxeles (f/2.2): para los selfis con el móvil cerrado.
  2. Cámara bajo la pantalla interior de 4 megapíxeles (f/1.8): para los selfis con el móvil desplegado y no tapar el contenido.

De estas lentes destaca especialmente la que está por debajo de la pantalla principal, que permite que la pantalla sea completa cuando se está usando y solo se note ligeramente si te fijas sobre la superficie sobre el sensor, pero que aparece cuando activas la cámara delantera.

El modo retrato con la cámara principal es un acierto sobre todo cuando usas el zoom 3x para activar el teleobjetivo, que consigue las mejores fotos.

Samsung Galaxy Z Fold4

El modo retrato ayuda mucho también a la cámara delantera: destaca la mejora en la luz de la cara y lo natural del desenfoque.

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

Y la cámara delantera esconde también un modo angular para que salga más gente en la foto o que el fondo salga completo, aunque puede que los bordes salgan algo deformados.

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

La cámara selfi por debajo de la pantalla interior sorprende por su buen rendimiento, a pesar de tener menos resolución y modos que se echan en falta, como el retrato.

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

Su gran angular funciona bastante bien: amplía la visión sin deformaciones evidentes, aunque es algo más luminoso en general que la principal.

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

Su zoom no decepciona gracias al teleobjetivo: resiste realmente bien hasta los 10 aumentos y puede llegar hasta 30x (aunque no es lo más recomendable).

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

La noche le confunde: el modo nocturno es su gran punto a mejorar y no llega a mejorar apenas las fotos...

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

... llegando incluso a crear destellos y efecto de ruido en el cielo que me han decepcionado bastante.

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

Incluye un modo comida con un foco crítico demasiado corto con el que te puede costar que todo el plato salga nítido.

Galería Samsung Galaxy Z Fold4

El vídeo cumple con buena nota: su cámara principal hace la imagen luminosa y definida. Fíjate en el buen resultado de este timelapse

VIDEO

Samsung Galaxy Z Fold4: así graba vídeo su cámara

Aquí tienes una galería de imágenes tomadas con el Samsung Galaxy Z Fold4 para que veas su funcionamiento en diferentes situaciones:

Galería Samsung Galaxy Z Fold4


Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4
Galería Samsung Galaxy Z Fold4

Galaxy Z Fold4 es una iteración competente del plegable más potente de Samsung que, más allá de algún detalle mejorable, se acerca cada vez más a convencer al usuario medio.

Samsung Galaxy Z Fold4

Samsung Galaxy Z Fold4 seguramente no sea el mejor plegable en el futuro, dentro de un mercado que irá evolucionando con los años, pero con el paso del tiempo y de las versiones, Samsung ha conseguido que me dé ya la sensación de estar ante un dispositivo listo para el público general.

Aspectos a mejorar tiene, es cierto: tanto la batería como la posibilidad de llegar a tener alcanzar un formato más fino o incluso que incluya ranura para el lápiz S Pen. La cámara, aunque de gama alta, tampoco puede hacer sombra a la de otros móviles actuales.

Pero estos escollos, o su precio cercano a los 2.000 euros, no evitan que tras probarlo crea que este formato cada vez está más preparado para dar el salto al mercado masivo. Porque si quieres lo más único de la actualidad, estoy convencido que Galaxy Z Fold4 es, ya hoy, un serio contendiente a un mercado en el que todos los móviles se parecen más y más.

Otros artículos interesantes:

Samsung dispara sus beneficios un 57% en España durante 2021 y también crece en facturación

He probado el Galaxy A53 5G: es un firme candidato a superventas en 2022 por su cámara 100% Samsung y porque no escatima en casi nada

Si buscas diseño premium de altura, conectividad total y fotografía de nivel, el Samsung Galaxy S22+ es una opción sensacional

Te recomendamos