Pasar al contenido principal

Sánchez recupera la declaración de Pedralbes y da un paso para desencallar las negociaciones con ERC para la investidura

Pedro Sánchez, tras el Consejo Europeo de diciembre de 2019.
Sánchez, al término del Consejo Europeo. La Moncloa
  • Sánchez apela —sin mencionarla— a la declaración de Pedralbes de hace casi un año, cuando el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalitat catalana, Quim Torra, abordaron la necesidad de conseguir un "diálogo efectivo".
  • Conseguir una mesa institucional para que se dialogue sobre el conflicto político de Cataluña es una de las exigencias de ERC en las reuniones que está manteniendo con el PSOE para desbloquear la investidura.
  • Otras de las peticiones era reconocer que lo que sucede en Cataluña es un conflicto político, algo que ya se ha asumido por parte del PSOE, que formará Gobierno de coalición con Unidas Podemos.
  • La investidura se retrasará irremediablemente hasta enero, ya que la Mesa del Congreso ha otorgado este viernes una prórroga a los partidos para que decidan cómo se formará el Grupo Parlamentario Mixto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A falta de una cuarta reunión a la que todavía hay que ponerle fecha, ya son pocos los flecos a atar para conseguir un acuerdo entre el PSOE y ERC que desbloquee la investidura de Pedro Sánchez.

Las dos organizaciones se están deteniendo ahora en la fórmula por la que habrá una mesa de diálogo e interlocución entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña. El encaje legal es, precisamente, uno de los puntos a limar. El martes se celebró la tercera reunión entre socialistas y republicanos. A pesar de la todavía falta de entendimiento, el tono del comunicado conjunto después de la reunión era positivo y conciliador.

Leer más: PSOE y Podemos negocian elevar el salario mínimo a 1.000 euros en 2020

Ahora ha sido el propio Sánchez quien ha tomado las riendas. Lo ha hecho el mismo día en el que el diario La Razón publicaba una extensa entrevista a Oriol Junqueras, líder de ERC encarcelado en la prisión de Lledoners. Junqueras advertía en las líneas de dicho medio que si habrá o no acuerdo, "depende del PSOE". "Votaremos no si no hay una mesa de negociación entre gobiernos".

Ha sido al término de la Cumbre de la UE que ha tenido lugar en Bruselas este jueves y este viernes cuando el propio Sánchez ha remachado las intenciones del PSOE. "Creo que el diálogo debe ser el método para resolver los conflictos políticos que se viven ahora mismo".

La próxima semana comenzará una ronda de conversaciones con los distintos presidentes autonómicos. Así las cosas, el impulso a unas relaciones casi bilaterales entre Gobierno y Generalitat podría ser una realidad más pronto que tarde. Va a cumplirse exactamente un año de la primera reunión que el propio Sánchez mantuvo con Quim Torra.

En aquella declaración, que se la conoció como la de Pedralbes, se exigía y asumía el compromiso por ambos Gobiernos de conseguir un "diálogo efectivo" y "respuestas políticas" y "democráticas, en el marco de la seguridad jurídica". Puedes consultar esta declaración alojada en la misma página web de La Moncloa.

En esta misma línea se ha pronunciado Sánchez este viernes desde Bruselas. "El marco [de ese diálogo] tiene que ser la seguridad jurídica que emana de las leyes democráticas".

Leer más: ERC mantiene su negativa a la investidura de Sánchez, pero se emplaza a seguir negociando con el PSOE el próximo martes

El PSOE necesita el apoyo de los parlamentarios de ERC en el Congreso de los Diputados para sacar adelante el Gobierno de coalición que ha suscrito con Unidas Podemos. Este miércoles, el Jefe del Estado, el rey Felipe VI, encomendó a Sánchez que se presentara a una investidura.

Precisamente el hecho de que la Mesa del Congreso haya dado un margen hasta el día 20 de diciembre para que los partidos decidan cómo compondrán el Grupo Mixto ha hecho que sea la realidad la que se imponga: no será hasta el próximo mes de enero cuando el Hemiciclo albergue el debate de investidura. La propia ERC ya había descartado que fuese antes.

Sánchez necesitaría en primera votación una mayoría absoluta. De no conseguirla, le bastará con una mayoría simple —más síes que noes—. En caso de que la votación vuelva a ser negativa para su investidura, se abrirá un periodo de dos meses en el que los partidos tendrán que ponerse de acuerdo para desbloquear la situación. De lo contrario, se deberián convocar las terceras elecciones generales en menos de un año.

Y además