Pasar al contenido principal

El acuerdo con Sanidad sobre los tratamientos de cáncer más caros que las farmacéuticas no quieren revelar

Novartis
Arnd Wiegmann/Reuters
  • El Ministerio de Sanidad habría acordado con las farmacéuticas un sistema de pagos aplazado por el que estas no cobrarían la segunda parte si el paciente no sobrevive más allá de 18 meses, según ha revelado el diario El País. 
  • Novartis no quería dar a conocer las cláusulas del acuerdo y ha recurrido la decisión del Consejo de Transparencia que le obligaría a informar al portal No es Sano. 
  • La plataforma lucha por la transparencia en el ámbito sanitario, especialmente en la evaluación y la fijación de precios de los nuevos medicamentos. 
  • El objetivo de este nuevo sistema, conocido como "pago por resultados", permite reducir la incertidumbre de las costosas terapias CAR-T, cuya eficacia a largo plazo aún no está probada. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Ministerio de Sanidad quiere establecer un sistema de pago aplazado por el que las farmacéuticas de las terapias CAR -T no cobrarían la segunda parte si el paciente no sobrevive más allá de 18 meses. 

Estos son los términos del acuerdo entre el Ministerio de Sanidad y las farmacéuticas Novartis y Gilead para financiar las terapias CAR- T que ha revelado Oriol Güell del diario El País. Ese segundo pago supondría un 64% del total. 

Las farmacéuticas no quieren que las cláusulas sean conocidas, por lo que Novartis ha recurrido una resolución del Consejo de Transparencia que obligaba revelarlas a la plataforma No es Sano. 

No es Sano es una plataforma de diversidad entidades médicas que lucha por la transparencia en el ámbito sanitario. En su manifiesto  asegura que "es necesario que las evaluaciones de los nuevos medicamentos se realicen con transparencia y en base a criterios objetivos, de forma que sólo se financien con dinero público aquellos que ofrezcan ventajas terapéuticas significativas frente a las alternativas existentes".

Leer más: Sir Gregory Winter se disfrazó de médico para visitar a la única paciente de su primer ensayo y gracias a esa conversación continuó la investigación que le valió el Nobel de Química en 2018

Precisamente, el objetivo de este sistema de pagos por plazos buscaría mitigar la incertidumbre que generan todavía las terapias CAR-T, de las que no se conocen sus resultados a largo plazo. 

Estos tratamientos se utilizan contra dos tipos de cáncer hematológico y buscan combatir la enfermedad reprogramando el sistema inmunitario del paciente. Tanto el Kymriah de Novartis de 320.000 euros como el Yescarta de Gilead de 327.000 euros son los tratamientos contra el cáncer más caros de la sanidad pública. 

El acuerdo alcanzado entre las farmacéuticas y Sanidad se enmarca dentro del sistema conocido como "pago por resultados", en función del cual se paga solo si los fármacos demuestran su efectividad a largo plazo. 

Aunque tampoco es el modelo ideal, puesto que no existe transparencia sobre cómo se fijan los precios, los expertos consultados por El País sí que lo consideran mejor que el "pago por valor" que defienden desde las farmacéuticas y que consiste en estimar cuántos años de calidad de vida gana el paciente. 

A pesar de las dudas, los tratamientos ofrecen resultados prometedores y su éxito está comprobado en el corto plazo. De hecho, la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica consideró las terapias CAR-T como el Avance médico de 2018. 

Puedes leer el artículo original de El País aquí. 

Y además