Pasar al contenido principal

Santander planea un ERE de 3.000 trabajadores de sucursales tras la compra de Popular

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander. Reuters
  • Santander estudia un ERE que afectaría a 3.000 trabajadores de sucursales, según adelanta Expansión. 
  • Este expediente de regulación de empleo supondría también el cierre de 1.000 oficinas para adecuar el volumen tras la compra de Popular. 
  • Santander ya cerró un ERE de más de 1.000 trabajadores en los servicios centrales tras la absorción de Popular. 

Santander estudia un ERE que afectaría a 3.000 trabajadores de sucursales y el cierre de 1.000 oficinas. El objetivo sería adecuar su volumen tras la compra y absorción de Banco Popular, según adelanta Expansión. 

La entidad quiere adecuar el tamaño de la red de oficinas y espera llegar a un acuerdo con los sindicatos en abril, según la información publicada

La inminente quiebra de Popular en junio de 2017 hico que la Junta Única de Resolución (JUR) interviniera el banco y acabara vendiéndolo a Santander, el único postor en la puja por Popular, por un euro. Esta operación obligó a que Santander tuviera que realizar una ampliación de 7.000 millones de euros para limpiar el balance de Popular del ladrillo tóxico y los créditos relacionados con él. 

Leer más: Así es cómo la gran banca quiere evitar que Google o Facebook sean tu nuevo banco

En un primer momento, tras la absorción del banco el ajuste se produjo en los servicios centrales que fueron los primeros en integrarse y donde podían aparecer duplicidades. En diciembre de 2017, el banco y los sindicatos pactaron un ERE donde se contemplaban 1.094 puestos de empleo de los servicios centrales menos mediante prejubilaciones y bajas incentivadas.

Ahora le tocaría el turno a las sucursales para adaptar el tamaño de la red de Santander tras la compra del banco. Se da la circunstancia de que esta reducción de la red comercial llega en un momento en el que los bancos están apostando por la digitalización.

Cada vez más clientes utilizan los canales digitales y los bancos buscan rentabilizar las oficinas físicas apostando por sucursales donde se ofrezcan más productos de valor añadido y menos transaccionales. 

Te puede interesar