Pasar al contenido principal

He leído por fin Sapiens, el libro que Bill Gates y Mark Zuckerberg recomiendan a todo el mundo, y entiendo por qué Silicon Valley está tan obsesionado con él

Libro Sapiens Yuval Noah Harari
Amazon
  • Si vas a cualquier fiesta de Silicon Valley es bastante probable que escuches a alguien hablar de Sapiens, el libro sobre el pasado y futuro de la humanidad escrito por Yuval Noah Harari.
  • Sapiens de Harari se publicó por primera vez en inglés en 2014 y poco después pasó a ocupar las listas de lecturas recomendadas de gigantes de la industria como Bill Gates y Mark Zuckerberg. Se ha hecho tan popular que incluso ha comenzado a ser motivo de burla al ser considerado como todo un cliché entre los inversores de Silicon Valley.
  • Después de poder acabar sus páginas, he entendido que la fascinación de la industria tecnológica por el libro tiene todo el sentido.
  • A continuación muestro mis principales conclusiones sobre Sapiens: Una breve historia de la humanidad.

Ahora mismo ya es todo un cliché en Silicon Valley: si hablas con cualquiera que trabaje en la industria tecnológica es muy probable que te acabe recomendado el libro de Sapiens: Una breve historia de la humanidad, escrito por el autor israelí Yuval Noah Harari.

Sapiens fue publicado por primera vez en 2014 —la primera edición en español también se lanzó aquel año— y desde entonces ha formado parte de las listas de lecturas recomendadas de titanes de la tecnología como Bill Gates o Mark Zuckerberg. De hecho, en 2016, Bill Gates escribió que llegó al punto de pedirle a su mujer, Melinda Gates, que cogiera una copia para llevárselo de vacaciones.

"Es tan provocativo y plantea tantas preguntas sobre la historia de la humanidad que sabía que generaría grandes conversaciones en torno a la mesa", escribió Gates. "No me decepcionó".

En los años posteriores, sencillamente se ha vuelto más omnipresente, hasta el punto de llegar a la exageración. VC Starter Kit, una web satírica, vende un paquete de 500 dólares que incluye un chaleco acolchado, zapatillas deportivas de la empresa de San Francisco Allbirds, y un par de libros: Zero to One de Peter Thiel y, por supuesto, Sapiens.

A lo largo de los años he oído hablar tanto de Sapiens que a menudo he sentido recelos de leerlo.

¿De verdad?

¿Todo el mundo de Silicon Valley ama la misma inmersión antropológica de más de 400 páginas sobre la historia de la humanidad? Era difícil de entender.

Leer más: Estos son los libros que deberías leer en 2019, según los principales directivos de empresas tecnológicas de España

Lo sé, lo sé. Llego años tarde a la fiesta. Pero aún así, tenía curiosidad.

Y después de haberlo logrado, la fascinación de la industria tecnológica por el libro tiene mucho más sentido.

Aquí están mis principales conclusiones de Sapiens: Una breve historia de la humanidad.

El libro postula que los humanos son poderosos porque podemos contar historias

The book posits that humans are powerful because we can tell stories.
Thomson Reuters

Si hay una conclusión importante del libro, es que los humanos se convirtieron en la especie dominante que somos hoy debido a nuestra capacidad para crear mitos y contar historias.

Una vez nos vimos limitados por una supuesta ley de la naturaleza que hace casi imposible organizar un grupo de más de 150 personas, un límite conocido por los antropólogos como el número de Dunbar. Por encima de ese número, según la teoría, los humanos tienen dificultades para establecer relaciones cercanas y confiar en los demás.

Pero si creamos mitos y contamos historias, podemos establecer conexiones con personas fuera de nuestro grupo central porque compartimos un interés o conocimiento en algo, y así se puede establecer confianza.

Ningún otro animal puede unirse en grupos de millones porque ningún otro animal puede contar historias.

Así se construyeron los estados-naciones y se formaron las religiones del mundo, según Harari. También es la razón por la cual las personas creen en las economías y en un sistema de papel moneda.

Contamos historias, valoramos las cosas y luchamos (a menudo literalmente) para mantener vivas esas tradiciones.

Esa misma superpotencia narrativa que permitió la creación de religiones y sistemas económicos, también ayudó a las empresas, tal como las conocemos hoy, a formar operaciones masivas y duraderas.

Harari usa el ejemplo del gigante automovilístico francés Peugeot para ilustrar este punto.

Si de repente todos los empleados de Peugeot mueren y todos los vehículos desaparecieran de las calles, la compañía seguiría existiendo, postula Harari. Esto se debe a que la empresa no es simplemente su gente o su producto, la idea de Peugeot como negocio ha sido acordada colectivamente por la sociedad.

Puede que hayamos estado mejor antes de la Revolución Industrial, escribe Harari

We may have been better off before the Industrial Revolution, Harari writes.
REUTERS/Brent Smith

En el libro, Harari hace afirmaciones contrarias a lo largo de este.

¿Cómo podemos pensar en los humanos primitivos como "abraza árboles" si estaban matando animales de caza mayor y causando extinciones masivas como la del Dodo? Y la religión puede ser solo otro método que usan los humanos para organizar la sociedad, similar a la política o la economía, argumenta.

Pero quizás el punto más contradictorio planteado por Sapiens es que la Revolución Agrícola pudo haber sido una mala idea.

La agricultura aumentó la cantidad de alimentos disponibles, aumentó la población humana y permitió que las personas se especializaran en una amplia variedad de oficios. Pero, argumenta, es cuestionable si realmente valió la pena o no.

Tener excedentes de alimentos nos permitió crear la política, el arte o la filosofía, pero también condujo a la guerra y al sistema de clases en expansión. Además, los campesinos que trabajaban antes de nuestra era moderna se enfrentaron a más horas y más exposición a la enfermedad que nuestros primeros descendientes cazadores-recolectores.

Harari argumenta que la especie humana podría haber estado mejor como recolectores antes de que la agricultura lo cambiara todo.

Leer más: Estos 11 libros te ayudarán a entender por qué necesitamos un "mejor capitalismo"

La felicidad humana puede ser solo una cuestión de expectativas, sugiere el libro

Human happiness may just be a matter of expectations, the book suggests.
Chris Furlong/Getty Images

Los 200.000 años de historia de la humanidad de Harai se reducen a la cuestión principal de si nuestra progresión como especie nos ha hecho más felices después de todo.

De vuelta al ejemplo de cazadores-recolectores: los recolectores trabajaban menos horas y vivían en un menor grado de aislamiento, pasando más tiempo con amigos cercanos y familiares.

Entonces, ¿eran los humanos primitivos realmente más felices que nosotros?

Harari piensa que solo porque las capacidades humanas hayan aumentado, no necesariamente deberíamos ser más felices como especie. En cambio, escribe que "la felicidad no depende realmente de las condiciones objetivas de la riqueza, la salud o incluso la comunidad. Más bien, depende de la correlación entre las condiciones objetivas y las expectativas subjetivas".

El concepto es quizás mejor ilustrado por la alegoría de dos gemelos que crea Harari, uno que sufrió daños permanentes en su pierna en un accidente automovilístico, mientras que el mismo día, su hermano gemelo gana la lotería. Dos años después, escribe, ambos hermanos tendrán los mismos niveles de felicidad que tuvieron cada uno en ese fatídico día, para bien o para mal.

Eso se debe a que con esos eventos dramáticos, sus expectativas de vida se restablecieron y la felicidad, según Harari, es una función de esas expectativas.

En general, Sapiens es un buen descanso de las lecturas sobre el mundo tecnológico y tal vez es por eso todos en Silicon Valley están tan obsesionados con el libro

Overall, Sapiens was a nice break from reading about the tech world, and perhaps that's why everyone in Silicon Valley is so obsessed.

En general, Sapiens ha sido para mí un bienvenido descanso en cuanto a la lectura de libros de estrategia y startups recomendados por los magnates de negocios y fondos de inversión en Twitter.

No es frecuente que en el mundo de la tecnología nos detengamos a pensar por qué los bebés no pueden valerse por sí mismos (Harari dice que nacemos prematuramente porque las caderas de las mujeres comenzaron a estrecharse después de que los humanos empezaron a caminar erguidos) o por qué los humanos comen en exceso (dice que se debe a nuestros antepasados recolectores se les enseñó a comer lo más posible, siempre que fuera posible).

Nunca me detuve a pensar por qué tantos de nosotros elegimos usar vaqueros (Harari escribe que es la forma en que la sociedad promueve la igualdad en silencio, ya que tanto los ricos como los pobres los usan).

Al leer Sapiens sentí que había vuelto a una clase de antropología de la universidad cuestionando los fundamentos de la sociedad global.

¿Por qué le doy valor a este billete de papel que tengo en mi bolsillo? ¿Qué es el progreso? ¿Qué es la felicidad?

Quizás por eso que la comunidad tecnológica ama tanto Sapiens, porque es una ruptura con la tecnología en sí misma, al tiempo que presenta teorías y experimentos mentales que se aplican a, bueno, a toda la humanidad.

Y además