Pasar al contenido principal

Seat lanzará un nuevo servicio de movilidad a principios de año, aunque no será un robotaxi

Seat quiere entrar en el negocio de los taxis robotizados
Sedric es el taxi robot que Volkswagen presentó en 2017. Volkswagen.
  • Seat quiere estar en la primera línea del negocio de los taxis robotizados, según ha afirmado la jefa de desarrollo de negocio de la marca en una entrevista a Autonews
  • Esta tecnología, sin embargo, no estará lista para cuando la marca lance su primer servicio de movilidad, que llegará a comienzos de 2019
  • Al igual que el servicio que llegará en enero, el negocio de los robotaxis se desarrollaría en Xmoba, la nueva compañía de movilidad que fundó la marca este mismo año. 

Afianzados sus resultados y como ha sucedido con los planes eléctricos del Grupo Volkswagen, Seat quiere estar en la línea de salida del negocio de los taxis robotizados. Sin embargo, el primer servicio de movilidad que el fabricante español lanzará a comienzos de 2019 no empleará todavía vehículos autónomos, según ha desmentido parcialmente la marca tras conocer el contenido de la publicación de una entrevista de su jefa de desarrollo de negocio, Arantxa Alonso, en Autonews.  

Como sucede con el coche eléctrico, del que Seat será la primera marca del Grupo Volkswagen en lanzar un modelo ya el año que viene, el fabricante de Martorell podría aprovecharse de lo avanzada que la tecnología del taxi robotizado se encuentra en el seno de su casa matriz. 

Volkswagen ya ha desarrollado varias versiones de su robotaxi Sedric y, de hecho, la última se está dando a conocer esta semana en el marco de la feria tecnológica CEBIT de Hanover. Sin embargo, VW no ha hecho todavía una apuesta definitiva por esta solución y su primer servicio de movilidad tipo Uber llegará a Hamburgo en diciembre, pero empleará conductores de carne y hueso, al menos, los primeros años. 

"Tenemos que pensar lateralmente, porque de lo contrario, puede aparecer alguien con ideas disruptivas y sorprendernos. Esto es algo que sucede rápido y es difícil de prever", ha asegurado Alonso en la mencionada entrevista. 

Leer más Así es el coche autónomo del ejército español

Sin embargo, este año, en el marco del Salón de Ginebra, varios fabricantes mostraron sus proyectos de coche autónomo y en algunos casos como el de Navya los transportes de viajeros autónomos están ya operativos o en algunas ciudades. De hecho, a finales de este año, Renault planea empezar a probar su servicio de taxis robots con una pequeña flota de vehículos autónomos en París.

Allí, la marca francesa probará la capacidad de un vehículo autónomo quizá muy similar al EZ-GO para moverse entre el denso tráfico, que será el entorno para estos vehículos que no se desplazarán a más de 60 km/h. La visión que tienen ambas compañías de esta línea de negocio es producir estos vehículos autónomos exclusivamente pensados para desplazar a pasajeros en entornos urbanos. 

Y no son los únicos, hace solo una semana, Waymo anunció que lanzará un servicio de taxis robot construidos sobre 62.000 unidades del Chrysler Pacifica en lo que se ha considerado como una asociación entre la unidad de coches autónomos de Google y el Grupo FCA. Por su parte, Volvo considera que hacia mediados de la próxima década, un tercio de sus coches serán autónomos. 

También General Motors y Ford han anunciado que desplegarán taxis robotizados en entornos urbanos tan pronto como en 2019 el primero y en 2021 el segundo. 

Según la propia Arantxa Alonso, este tipo de servicios puede hacer reducir los costes del transporte de personas en un 90% e "incluso los mayores amantes de los coches dejarán de utilizarlos por este factor de costes", ha afirmado para Autonews. Quizá ese, precisamente, sea el principal reparo de las marcas a convertirse en algo diferente a un fabricante de coches. 

 

Te puede interesar