El secreto para mejorar tu comunicación durante las videollamadas, según un mentalista profesional

¿Cuántos datos gasta una videollamada?

Gettyimages

  • Mejorar la comunicación no verbal en las videollamadas pueden parecer tareas difíciles de abordar, pero un mentalista francés cuenta con varios trucos para mejorarlas.
  • Uno de ellos, dice Rémi Larousse, pasa por simplemente alejar el zoom de la cámara para no parecer una cabeza flotante y poder usar las manos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Aunque no reciban demasiados focos por parte de la crítica y los estudios avanzados, hay pocas profesiones más capacitadas que los magos a la hora de hablar de comunicación no verbal. A pesar de que la mayoría de sus funciones se centren en la prestidigitación, el ilusionismo y la verborrea, de ellos se pueden aprender multitud de facultades que luego sirvan en el mundo real.

Así lo refiere el mentalista francés Rémi Larousse, quien reveló en una reciente conferencia que, al contrario de lo que la gente piensa, los grandes "números de magia" dependen no de un show preestablecido, sino de las reacciones que los ilusionistas sepan interpretar de su público. Principalmente las relativas al lenguaje corporal. 

"Contrariamente a la creencia popular, el estudio de las expresiones faciales no es un método fiable para percibir el estado emocional de una persona", precisó Larousse. Además de leer la postura y actitud de tu público, explica, la clave siempre se centra en la comunicación no verbal del orador.

Tanto es así que, subconscientemente, todos buscamos pistas no verbales en cualquier conversación, incluso en las videollamadas tan frecuentes hoy en día. Basándose en un estudio de la Universidad de Stanford, Larousse resuelve que gastamos mucha energía y atención en buscar estas referencias en los entornos artificiales, mientras que en una conversación normal el lenguaje corporal está a la orden del día y se percibe con naturalidad.

La novedad de WhatsApp que todo el mundo espera, más cerca: las videollamadas grupales desde el ordenador ya están en camino para plantar cara a Zoom

Una forma de aliviar esta carga cognitiva es, literalmente, alejar el zoom. A ojos de Larousse, esto significa sentarse más lejos de la pantalla para mostrar la parte superior del cuerpo: esto es, pasar de un primer plano a un plano medio, usando lenguaje cinematográfico. "Asegúrate de no ser una cabeza parlante flotante en la pantalla y que tus manos sean visibles, ya que transmiten mucho", explicó Larousse.

Además, sentarse también alivia la intimidad forzada de las videollamadas. "Estar en una videoconferencia es como tener una conversación con una persona sentada a medio metro de ti. Esta distancia es típicamente reservada para las relaciones cercanas como nuestros socios, familia y amigos cercanos, y no para nuestros jefes o clientes", concreta Larousse.

De esta forma, pensar como un ilusionista también puede ayudarte a manejar el tiempo estratégicamente. El cerebro tiende a recordar los eventos "altamente dramáticos" —que resaltan— que el mago utiliza en su beneficio para desviar la atención. Cualquiera puede hacer lo mismo en una conversación normal.

Esto pasa por entender las fluctuaciones de la energía mental, precisa Larousse. De esta forma, es mejor abordar cuestiones importantes en momentos en que la audiencia (o el interlocutor) está lista para prestar toda su atención: ahí están estos eventos dramáticos. Tras cada período de concentración intensa, es importante para el cerebro un descanso con tareas cognitivas más ligeras y mejor comunicación no verbal.

LEER TAMBIÉN: WhatsApp permitirá hacer videollamadas desde WhatsApp Web en breve: todo lo que debes saber

LEER TAMBIÉN: Guerra abierta por las videollamadas: así están compitiendo Google, Microsoft, Zoom y Facebook por hacerse con el control de un mercado en auge por el coronavirus

LEER TAMBIÉN: Cómo hacer videollamadas de Messenger Rooms desde WhatsApp Web, paso a paso

VER AHORA: Tiempo para el 'rally' de Navidad en bolsa: los expertos dudan de si las alzas de noviembre pueden dificultar las subidas de final de año en los índices