Pasar al contenido principal

Conocer estos 12 secretos hará que disfrutes todavía más de tus viajes en crucero

Una pareja en un crucero
Getty Images
  • Los cruceros son los viajes soñados por muchas personas durante mucho tiempo, pero la primera vez puedes encontrarte con muchas reglas que desconocías. 
  • Con estos 12 secretos aprovecharás aún más tu viaje en cruceros. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los viajeros que suben a un crucero por primera vez descubren un mundo con nuevas reglas, y también con numerosos secretos que ningún tripulante los va a revelar. Pero están ahí. Aunque sean conocidos a lo largo del viaje, ayudan a que la experiencia del viaje sea más cómoda.

En ocasiones hemos aportado consejos para evitar gastos innecesarios en excursiones, bebidas, servicios telefónicos y espectáculos. Y ahora tomamos en cuenta algunos tips de pasajeros que han sido recopilados por Cruise Critic, que sirven para sacar partido a pequeños detalles, a salir de apuros o a evitar multitudes.

Leer más: 20 errores habituales que debes evitar en un crucero

No vayas directamente al buffet

Un buffet
Getty Images

En la primera noche muchos viajeros se lanzan al salón principal o al buffet para su cena. Pero hay otros restaurantes a la carta que, si se reservan para esa velada, ofrecen interesantes descuentos, sobre todo en líneas más exclusivas como los de Celebrity Cruises.

Además las reservas son más fáciles de asegurar para la primer jornada, porque luego todo el mundo quiere conocer esa experiencia gastronomía los días siguientes.

Encuentra los mini buffet

Un buffet en un crucero
Getty Images

Esta escena también suele darse al mediodía. Si es que no hay un hambre atroz de por medio, conviene dirigirse a los mini buffet que hay en la zona del atrium o en el solarium.

En los boletines informativos también se suele informar dónde se encuentran estos buffet express, que aunque más frugales, sirven para evitar el atracón en las primeras horas.

Por ejemplo, se pueden citar al International Café del Princess Cruises, el Sorrento, el Cafe Promenade o el Giovanni’s Table en las naves de Royal Caribbean, o las franquicias de Starbucks.

Cafés y cafés

Una pareja toma café
Getty Images

Las cafeterías más sofisticadas tienen un recargo extra en el servicio de la popular bebida caliente, pero suele venir acompañado por bocadillos, pastas y otros pequeños alimentos para engañar al estómago unas horas. Y es más conveniente optar por esta alternativa que comprar un café con un bollo por separado.

Es similar a coctelerías como el Martini Bar de los barcos de Celebrity: aunque la copa sea un poco más cara, suelen venir acompañada por delicias gourmet gratuitas.

El mejor momento para reservar mesa

Comedor en un crucero
Getty Images

Si se quiere reservar una noche especial en uno de los restaurante más exclusivos, pero hay indecisión de la fecha, cabe recordar que en la mesa de informaciones se precisa los menús para los días de viaje.

Así uno podrá descartar las opciones menos interesantes y decidirse por alguna más apetitosa o que tenga un significado especial.

Mejor una botella

Copa de vino.
Getty/wundervisuals

Comprar una botella de vino a bordo es más conveniente que solicitar copa por copa cada cena. No hay que tener pudor: los restaurantes aceptan — previa consulta — guardar la botella hasta la noche siguiente. O la otra.

Para los amantes de la cerveza, es más rendidor si se compran cupones para consumir bebidas alcohólicas y se canjea uno de ellos por un pack de seis latas, a repartir entre varios amigos o conocidos (un crucero es un ámbito de mucha socialización).

Busca los refrescos gratis

Coca - Cola en un vaso
Getty Images

Varias compañías de cruceros cobran recargos por refrescos, pero algunos como el té frío o los zumos de frutas se suelen ofrecer gratis en los comedores.

Para amortizar el gasto se pueden optar por cupones que permiten consumir bebidas como Coca-Cola o Sprite sin límites y por un precio fijo.

Sube bebidas a bordo

Vino
Getty Images

Prácticamente todas las navieras prohíben subir botellas de alcohol compradas en las escalas. Pero algunas limitan ese veto a los whiskies y destilados, y aceptan una o dos unidades de vino o champagne.

Es posible que en estos casos, como en P&O Cruises, cobren un adicional de 15 euros si el pasajero pide consumirlo en el restaurante. Seguramente valdrá la pena si se compara con los precios de la carta de vinos.

Usa los imanes en tu habitación

Imanes de recuerdos de viajes
Getty Images

Gran parte de los camarotes están recubiertos de metal. Ante la avalancha de programas, folletos, cupones de descuentos y papeles con datos útiles que cada pasajero lleva de un lado al otro, se pueden usar los imanes que se compran de recuerdo para tenerlos todos a mano y a la vista en paredes y puertas.

Lleva un ladrón para tus conexiones

Habitación de un crucero
Getty Images

Es posible que el camarote tengas pocas conexiones eléctricas para todo lo que uno piensa enchufar, como cargadores de móviles y tabletas o la plancha para el pelo; más si suelen estar ocupadas por los dispositivos del lugar, como la televisión o las lámparas.

Para evitar sofocos lo mejor es llevar un ladrón triple y un adaptador, de esos de múltiples salidas que permiten conectarse en cualquier tipo de enchufe, sea de doble clavija redonda, plana, plana oblicua, etcétera.

Apúntate en la lista de espera de los espectáculos

Un grupo de personas graba un espectáculo
Getty Images

Los espectáculos a bordo son tan deslumbrantes como los de Broadway o el East End. Pero las entradas — si son gratuita s— suelen desaparecer rápidamente. A no desesperar: muchos cruceros tienen listas de espera, y sorprende ver la cantidad de personas que reservan y luego no se presentan.

Si uno se arma de paciencia y se queda haciendo fila antes del inicio de la obra, puede conseguir lugar en los asientos vacíos.

Relax en el spa

Spa en el crucero
Getty Images

Para los amantes del spa, los cruceros suelen ofrecer interesantes descuentos para el primer día de viaje o para las escalas, cuando todo el mundo baja al puerto y esos centros de relax se quedan con pocos clientes.

Busca otras duchas

Una pareja en un crucero
Getty Images

Ducharse en el spa es una opción rápida para evitar esperas en el baño del camarote. Allí siempre hay toallas limpias, elegantes artículos de tocador e incluso las cabinas son más grandes.

Si hay un servicio gratuito de sauna, además del relax, es bueno aprovecharlo para adaptar el cuerpo a los cambios de temperatura.

 Artículo original de Cerodosbé.

Y además