El sector público avanza hacia la nube para reimaginar la prestación de servicios a los ciudadanos

Microsoft_cloud_sector_publico
  • Con la crisis generada por la COVID-19, son muchas las Administraciones que han puesto en marcha proyectos basados en la nube segura y la Inteligencia Artificial de Microsoft para solventar problemas surgidos y mejorar sus procesos.
  • Andalucía, por ejemplo, puso en marcha una solución de IA destinada a reducir la espera de los autónomos para recibir subsidios de emergencia.
  • Los ciberdelincuentes han actuado de un modo oportunista durante la pandemia, multiplicando sus ataques y haciendo más necesario que nunca la elección de un proveedor que, como Microsoft, ofrezca la máxima protección.
  • Las Administraciones Públicas valoran muy positivamente la certificación de la nube de conformidad con el nivel alto del Esquema Nacional de Seguridad. Es el caso de Microsoft, cuya colaboración con el Centro Criptológico Nacional también ha dado lugar a la creación de guías para garantizar despliegues seguros.

Llevamos mucho tiempo escuchando hablar del uso de cloud computing (nube) o de Inteligencia Artificial (IA) en las empresas: filtros de spam en el correo electrónico, asistentes personales inteligentes, análisis de datos para mejorar la experiencia del cliente… pero, aunque lo cierto es que el sector público también está despegando en este sendero hacia la digitalización, aún tiene un largo camino por recorrer. Según un estudio de EY y Microsoft, las organizaciones públicas españolas todavía se encuentran en una fase inicial: solo el 33% de las mismas ha adoptado ya soluciones de IA. 

A nivel europeo también queda mucho por hacer, según este mismo informe. A pesar de que más del 50% de los encuestados –doce países en Europa Occidental—, manifestaron niveles de implicación a nivel político y directivo en este terreno, la obtención de resultados tangibles todavía está por detrás de los esperado. 

Microsoft sector público

Pero en este trayecto hacia la digitalización, la nube tiene un papel relevante: es el pilar central, la infraestructura en la que se apoya la transformación digital y ese necesario proceso para reimaginar España y los servicios a disposición de los ciudadanos, tanto de forma directa como indirecta. ¿Y qué se puede conseguir con ella? Desde que cualquier miembro de la Administración pueda acceder a las mismas aplicaciones, documentos o carpetas de un modo consistente y flexible –ahorrando espacio, costes y mejorando la eficacia—, hasta proteger los datos de una manera más sencilla y eficaz de lo que lo hace una infraestructura propia. 

Pero no solo eso. Según Manuel Márquez, Socio responsable de Consultoría para el Sector Público de EY, estas tecnologías serán vitales para afrontar los retos actuales relacionados con el cambio climático, la sanidad o la injusticia social: “El sector público está comenzando a descubrir, a partir de proyectos piloto, las ventajas que esta tecnología puede aportarles tanto a sus procesos internos como a los ciudadanos y empresas. La aplicación de la IA en la Administración va a suponer una importante revolución, pero es imprescindible que cada administración defina su propia hoja de ruta en función de su nivel de madurez digital actual. Es el momento de pasar de los pilotos a los grandes proyectos de transformación”, opina Márquez.

¿Qué se está haciendo ya? 

La pandemia, sin duda, ha servido de acelerador en términos de digitalización en prácticamente todos los sectores. La administración no queda al margen. Es el caso de la Junta de Andalucía, que puso en marcha recientemente una solución de IA destinada a reducir la espera de los autónomos para recibir subsidios de emergencia. ¿El resultado? El tiempo de resolución disminuyó en dos meses para 150.000 solicitantes, algo que también liberó a 20.000 empleados públicos, que pudieron destinar sus esfuerzos a otras necesidades del momento.

Otro de los ejemplos de uso de IA que surgió en el seno de la pandemia cobró vida en la Comunidad de Madrid. Hace un año, esta autonomía creó ‘Info Familiares’ de la mano de Microsoft, una plataforma cloud a través de la cual los familiares de los pacientes ingresados eran informados sobre su estado y evolución. 

Con los pies en la actualidad, Cataluña es otro de los ejemplos: recientemente el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información ha adoptado Dynamics 365 para la gestión en la nube de la relación con sus clientes. El objetivo es mejorar la percepción de los usuarios de los departamentos de la Generalitat de Catalunya. 

Microsoft Goverment

La formación como pilar del éxito

Pero para poner en marcha estas iniciativas en el sector público, existe un pilar básico que no podemos perder de vista: la formación de los empleados. Es importante poner en marcha procesos de reskilling (reorientación profesional) y upskilling (mejorar las competencias) para que trabajadores de todas las áreas comiencen a obtener capacidades básicas y a familiarizarse con las nuevas tecnologías. En este terreno, empresas como Microsoft tratan de aportar su granito de arena con la puesta en marcha de cursos de Inteligencia Artificial como Al Business School, tocando todas las patas, desde sectores específicos del sector privado como la venta minorista o la fabricación, hasta las propias Administraciones Públicas, con programas de aprendizaje específicamente diseñado para ellas. 

Natalia Escobedo, directora de Gobierno y Salud de Microsoft en España, afirma en este escenario que “la IA tiene la capacidad de transformar, pero no por sí sola. La clave del éxito está en las personas, en la cultura y en el liderazgo, no solo en la tecnología. Para aprovechar todas las ventajas de la IA se necesita un gran esfuerzo humano”.

La seguridad, prioridad en la nube de la Administración

Por otro lado, cuando hablamos de migrar los servicios de cualquier organización a la nube, la seguridad de toda la información almacenada es prioritaria. Son muchas los peligros que surgen: desde ataques cibernéticos hasta errores humanos o prácticas de seguridad ineficientes. Se espera que las amenazas de seguridad supongan un coste de ocho billones de dólares (6,7 millones de euros) a nivel global en 2022. Y es más, la pandemia ha reforzado esta tendencia, disparando los ataques dirigidos a los más vulnerables, según refleja el informe anual de defensa digital de Microsoft. 

En este sentido, empresas como Microsoft llevan años aunando esfuerzos para garantizar esta máxima en Azure y todos sus servicios, “está en nuestro ADN desde hace más de 16 años”, asegura la Compañía. Una de las piezas clave de la estrategia de Microsoft en este terreno es el Microsoft Cyber Defense Operation Center (CDOC): “En este centro de operaciones monitorizamos la actividad mundial 24x7, analizando más de 8 billones de señales diarias […] así, podemos ofrecer una protección proactiva tan pronto como se detecte un nuevo tipo de ataque en cualquier lugar del mundo”, explica Microsoft.

Ahora, el objetivo es mantener una “fuerte inversión” en esta área, que en estos momentos supone más de 1.000 millones de dólares al año para Microsoft (838 millones de euros): “Con esa inversión seguiremos profundizando en el uso de la IA, que es el corazón de nuestro sistema de alerta temprana y nos permite seguir la acelerada evolución cualitativa y cuantitativa de las ciberamenazas”, declaran desde la Compañía.

Colaboración al más alto nivel para llevar la seguridad un paso más allá

El cumplimiento normativo en cada región es elemental, pero no es suficiente. Microsoft y el Centro Criptológico Nacional, en el desarrollo de sus funciones relativas a la seguridad de las tecnologías de la información y de protección de la información de todas las Administraciones Españolas, han desarrollado un encomiable trabajo conjunto sin precedentes en la Unión Europea, y solo equivalente a recientes trabajos similares del Gobierno de EEUU, Canadá o Reino Unido.

En estos momentos, además de contar con la certificación del Esquema Nacional de Seguridad con nivel alto en los servicios cloud de Microsoft, las Administraciones Públicas y empresas privadas tienen a su disposición un completo conjunto de guías de seguridad y scripts de automatización que les permiten desplegar los servicios de la compañía para alinearse con el cumplimiento del ENS, facilitando tremendamente la labor y maximizando el nivel de seguridad.

Además, las Administraciones tienen también encuentran un importante aliciente en aspectos que van más allá de la seguridad, como la inversión en infraestructuras locales. Un ejemplo claro de esto es la nueva región de datacenters que Microsoft abrirá en España para ayudar a las empresas y entidades públicas españolas a innovar en sus respectivas industrias, y también a impulsar el compromiso de dotar de mecanismos de residencia del dato, seguridad y cumplimiento regulatorio, como así ocurre con el ENS. Todo ello, junto con una seguridad de primer nivel, sin duda redundará en un avance en términos de digitalización y lo que es más importante, en el despliegue de servicios de mayor calidad para los ciudadanos.