Estas son las 2 semejanzas y la gran diferencia entre el 'low cost' aéreo y el ferroviario, según la directora general de Ouigo en España

Hélène Valenzuela, directora general de Ouigo en España, y Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa y presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA).
Hélène Valenzuela, directora general de Ouigo en España, y Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa y presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA).
  • Business Insider España celebró el pasado 3 de junio su XVI Smart Business Meeting, donde se abordó cómo se serán los viajes y cómo se transformarán el transporte y el turismo tras la pandemia.
  • El CEO de Axel Springer España, Manuel del Campo, moderó la mesa redonda en la que participaron Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa y presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA); y Hélène Valenzuela, directora general de Ouigo en España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo patrocinio Havas

Con el título Hacia una nueva forma de viajar en el escenario post COVID, Business Insider España celebró el pasado 3 de junio su XVI Smart Business Meeting, donde se abordó cómo serán los viajes y cómo se transformarán el transporte y el turismo tras la pandemia.

En la primera mesa de debate, dedicada al transporte y moderada por el CEO de Axel Springer —editora de Business Insider España—, Manuel del Campo, 2 destacados directivos del sector compartieron sus expectativas respecto a la recuperación del sector y hablaron sobre qué es lo que une y diferencia al low cost aéreo y al ferroviario.

Durante su intervención, Hélène Valenzuela, directora general de Ouigo en España, señaló que hay 2 aspectos clave que unen al segmento de bajo coste cuando se habla de aviones y de trenes: el modelo industrial y el precio. 

"El low cost aéreo produce estándares y suprime etapas en las operaciones. Lo nuestro es lo mismo. Son procesos industriales en los que se produce sin sobrecostes", señaló la directiva, que considera que esta es la receta para mantener los precios bajos para el cliente final. "También se nos puede comparar en esta voluntad de democratizar y popularizar bajando los precios", añadió.

Para Valenzuela, la gran diferencia es que la oferta ferroviaria es un producto sostenible: "El tren es el modo de transporte más verde. De media, un viaje de Ouigo tiene una huella de carbono 50 veces menor que si viajas en coche y 80 veces menor que en avión".

Al margen de la sostenibilidad, Valenzuela quiso destacar el extra de flexibilidad que tienen los viajeros en sus trenes. Por ejemplo, los billetes de Ouigo son nominativos, pero el cliente puede cambiarlos gratuitamente hasta el día previo al viaje. "Esto se llama flexibilidad, al igual que la fecha o el horario, para lo que se paga un extra de 7 euros", indicó.

Además, recordó que el billete básico de la compañía es una oferta muy generosa que puede aumentarse si se adquiere un billete Ouigo Plus, el cual permite, entre otros, elegir asientos de primera clase y tener acceso a una plataforma de entretenimiento. "El cliente diseña su billete en función de lo que quiere consumir. Esto garantiza que encuentre una oferta a la medida de su bolsillo", aseguró.

Hacia una recuperación en el transporte: el sector anticipa un repunte lento pero constante y que los viajes transoceánicos y los desplazamientos de negocios tarden más en regresar

En esa misma línea, Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa y presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), mencionó la capacidad de elección que brindó la llegada del low cost aéreo.

"Antes, en el transporte aéreo te decían que tenías gratis un snack o una maleta. Gratis era entre comillas, porque los precios eran prohibitivos. La primera vez que volé, que fue un viaje de Santiago de Compostela a Madrid, mis padres pagaron el equivalente a 1.500 euros. Era un lujo y es cierto que me dieron algo de picar y yo estaba encantado con que fuera gratis. Con el modelo low cost, se empezó a romper con eso para dar capacidad de elección al consumidor, que podía ahorrar si no quería servicios extra como comer", explicó Gándara

Según señaló, esa capacidad de elección se ha ido complementando para cubrir un mayor número de segmentos que requieren distintos servicios. Por ejemplo, el viajero de negocios quizás no necesite una maleta extra, pero sí reservar un asiento en las primeras filas para poder salir antes del avión. 

"La clave es darle la máxima capacidad de elección al consumidor, que cambia sus necesidades según el tipo de viaje que esté realizando. Y siempre a un precio muy asequible", apuntó.

Si quieres ver el evento completo, pincha aquí.

Otros artículos interesantes:

La resurrección de las agencias de viajes: los expertos del sector apuestan por el binomio factor humano y tecnología en el escenario post COVID

El Certificado Verde Digital, clave para recuperar la confianza, estimular la demanda y facilitar la experiencia de usuario

Carlos Calero, director general de Vincci Hoteles: “Hemos echado en falta rapidez, comunicación, agilidad; el turismo es una industria rentable”