Pasar al contenido principal

El Senado vota en contra de Trump y mantiene las sanciones a ZTE, que se desploma en Bolsa

zte
flickr

ZTE, el segundo mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones en China, no puede respirar tranquilo. En contra de la voluntad de la Casa Blanca, el Senado de Estados Unidos ha votado a favor de mantener las sanciones que se le impusieron en abril y que llevaron a la compañía al abismo, según informa Bloomberg

Los efectos de la decisión del Senado ya se están notando y las acciones de la compañía en Hong Kong han caído a su nivel más bajo desde julio de 2016, lo que tensa aun más las relaciones entre China y Estados Unidos, que intentan evitar el estallido de una guerra comercial. Por su parte, sus acciones en Shenzhen (China) han registrado una caída del 10%, el máximo posible en la parte continental del país.

Esta medida se toma semanas después de que el Departamento de Comercio anunciara que había llegado a un acuerdo con la compañía para levantar la prohibición comercial a cambio de que ZTE cumpliera determinadas condiciones, entre las que se incluye el pago de una multa de 1.000 millones de euros.

La votación se ha producido en el marco de una cláusula de la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que impediría a Trump tomar decisiones que afecten a la seguridad nacional sin pasar antes por el Congreso. El resultado ha sido a favor de mantener las sanciones a ZTE, con 85 votos frente a 10.

El desenlace de la votación no carece de trascendencia, puesto que el Senado es de mayoría republicana y varios miembros del partido de Trump han respaldado la medida y acusan al presidente de poner en riesgo la seguridad nacional.

Leer más: Trump impone nuevos aranceles a más de 1.300 productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares

La guerra con ZTE comenzó en abril, cuando la compañía fue sancionada por vender productos a Irán después de que Estados Unidos prohibiera la comercialización con ese país. A raíz de este quebrantamiento, el Departamento de Comercio prohibió a las compañías estadounidenses comercializar con ZTE durante 7 años.

Los componentes de las empresas de Estados Unidos suponen el 30% de los equipos de la empresa china y las sanciones supusieron un duro golpe que amenazó la supervivencia de ZTE y le obligó a paralizar sus principales actividades en todo el mundo. 

ZTE apeló la decisión de Estados Unidos y tras varias negociaciones y la intervención personal del presidente chino Xi Jinping, Trump dio instrucciones al Departamento de Comercio de llegar a un nuevo acuerdo. La respuesta no se hizo esperar y a principios de junio se anunció que las sanciones serían levantadas bajo unas condiciones que incluyen el pago de una multa de 1.000 millones de euros y la supervisión de las actividades de la empresa por funcionarios estadounidenses.

Las reacciones de los políticos tampoco han tardado en llegar y miembros del propio partido de Trump se han manifestado duramente en contra de la decisión de su presidente. Acusan a Trump de haberse dejado llevar por las presiones de Pekín y de poner en riesgo la seguridad nacional, ya que los servicios de inteligencia del país han declarado en más de una ocasión que la compañía china es una amenaza para Estados Unidos. 

La nueva medida aun tiene que ser votada en el Congreso y se espera que Trump, que se reunirá con los legisladores republicanos el miércoles 20 de junio para discutir el asunto, haga todo lo posible por convencer a los miembros de su partido de que rectifiquen y no voten a favor de la enmienda que mantendría las sanciones sobre ZTE.

Te puede interesar

Lo más popular