Pasar al contenido principal

Esta sencilla estrategia te ayudará a aprender cualquier cosa, según la ciencia

Chica estudiando
  • La mejor técnica para retener la información es probarse a uno mismo.
  • Los psicólogos han llamado a esta estrategia el "efecto de prueba".
  • La investigación sugieren que las pruebas, combinadas con la retroalimentación inmediata, son aún más efectivas que realizarlas solas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El cantante de ópera Gabriel Wyner sugiere en su libro Fluent Forever que una de las mejores formas de aprender un nuevo idioma es practicar haciendo memoria.

En otras palabras, en vez de leer y releer una lista de vocabulario, debes leerla una vez y después probarte a ti mismo repetidamente.

La misma estrategia funciona para casi todo aquello que se quiere memorizar y hay un creciente cuerpo de investigación detrás de ello. Los psicólogos llaman a este fenómeno el "efecto de prueba".

Un estudio citado en un meta-análisis de Henry L. Roediger III y Jeffrey D. Karpicke en 2003, destaca el poder de las pruebas para hacer que la información se memorice mejor. En la investigación, los científicos dirigidos por Mark Wheeler hicieron que los participantes revisaran una lista de 40 palabras cinco veces o que, por el contrario, la revisaran una vez. Luego se sometieron a una prueba tras cinco minutos o una semana después para ver lo que habían conseguido memorizar.

Leer más: Claves para entrenar tu memoria y que no se te olviden las cosas

Los resultados mostraron que los participantes que leyeron la lista cinco veces mostraron mejores resultados en la prueba que hicieron cinco minutos después. Pero los sujetos que la leyeron tan solo una vez tuvieron mejores cifras en el primer test de la semana posterior. En otras palabras: ayudaron a mejorar la memoria a largo plazo de los participantes.

Investigaciones más recientes sugieren que la combinación de pruebas con la retroalimentación inmediata (descubrir si se ha respondido correctamente o no) es más efectiva e incluso puede aumentar la memoria inmediatamente después de que se aprende una información. 

En un estudio dirigido por Carola Wiklund-Hörnqvist en 2014, 83 estudiantes de psicología estudiaron una serie de conceptos psicológicos durante cuatro minutos. La mitad de los participantes continuaron estudiando estos conceptos, mientras que cada uno de estos se presentaba en una pantalla durante 15 segundos.

Leer más: Así es como Yanjaa se convirtió en campeona mundial de memoria

La otra mitad hicieron seis pruebas en las que tuvieron que idear el concepto descrito en la pantalla. Por ejemplo, si vieron "la mejora en la retención de la información presentada al principio en una lista", tendrían que escribir "efecto de primacía". Entonces verían la respuesta correcta.

Al finalizar el período de aprendizaje, todos los sujetos hicieron una prueba en la que se les presentó un concepto y se les pidió que lo escribieran correctamente. Hicieron el mismo test 18 días y cinco semanas después.

Los participantes que habían sido evaluados obtuvieron mejores resultados en las tres pruebas.

Estos estudios sugieren que la estrategia más eficiente para recordar algo, ya sea que se esté aprendiendo un nuevo idioma o estudiando para un examen de ciencias, es simplemente la práctica de recordarlo. Probablemente sea mucho más efectivo que tratar de perforar los conceptos en tu cabeza después de mirarlos durante una hora.

Y además