Pasar al contenido principal

SenseTime, la 'startup' china de Inteligencia Artificial más valiosa del mundo

SenseTime Startup
SenseTime

Una vez más parece que la batalla por liderar el sector de la inteligencia artificial apunta hacia China. La empresa china especializada en reconocimiento facial SenseTime Group Ltd pasa a ser la startup de IA más valiosa del mundo tras haber cerrado una ronda de financiación de 600 millones de dólares liderada por Alibaba Group Holding Ltd.

Según las estimaciones ofrecidas por Bloomberg, el cierre de esta ronda habría servido para valorar a la compañía en en más de 3.000 millones de dólares, lo que la convierte en la firma de este campo de mayor valor a nivel internacional.

La compañía, especializada en sistemas de análisis de rostros e imágenes a gran escala, declaraba que el cierre de la ronda de la Serie C también ha contado con la participación de la firma de inversión Singapur Temasek Holdings Pte y el e-commerce chino Suning.com Co. Aunque SenseTime no ha detallado las inversiones individuales de cada uno de ellos, sí que apunta a que Alibaba ha buscado la mayor participación en la startup.

Respecto a este acuerdo, el vicepresidente ejecutivo de Alibaba, Joe Tsai, ha afirmado en un comunicado: "Estamos especialmente impresionados por sus capacidades de I+D en deep learning y computación visual. Nuestro negocio en Alibaba ya está viendo beneficios tangibles de nuestras inversiones en IA y estamos comprometidos con una mayor inversión ".

Una financiación sorprendente que se suma al récord que la compañía obtenía el pasado mes de julio, cuando lograba una hacerse con una recaudación de 410 millones de dólares en su ronda de financiación serie B para la financiación de capital de riesgo en el sector de la inteligencia artificial.

Esta ronda fue liderada por CDH Investments de China y el fondo respaldado por el estado Sailing Capital, siendo valorada en más de 1,5 mil millones de dólares.

Leer más: Cómo va a transformar la inteligencia artificial las empresas

Con sede en Beijing y Hong Kong, este fabricante de software de inteligencia artificial cuenta entre sus clientes con las marcas de teléfonos inteligentes más grandes de China y el fabricante de chips de los Estados Unidos Qualcomm Inc.

Li Xu, cofundador de SenseTime y consejero delegado, afirmaba que "SenseTime ha establecido un ecosistema de IA basado en una sólida investigación, una profunda colaboración industrial y diversas asociaciones. Nuestra financiación de la Ronda C maximizará estas ventajas al acelerar el desarrollo de una huella global con un ecosistema más amplio que incorporará socios nacionales y extranjeros. La financiación también nos ayudará a ampliar el alcance para una aplicación más industrial de AI, aumentando así el valor del ecosistema global de SenseTime".

Según las informaciones facilitadas, este acuerdo alanzado permitirá financiar sectores de la conducción autónoma y la realidad aumentada, además de invertir en talento de inteligencia artificial.

Además de acuerdo con Bloomberg, SenseTime, que se encuentra desarrollando una aplicación conocida como "Viper" para analizar datos de miles de cámaras en vivo,  estaría nuevamente en conversaciones para recaudar otra ronda de fondos que aumentarían la valoración en más de 4.5 mil millones de dólares.

Batalla contra Estados Unidos y Europa

En los últimos años, no solo hemos visto coches que pueden conducir solos, máquinas capaces de interactuar con humanos, o debates en torno a cuánta autonomía debería poseer un robot, sino a las grandes compañías de Silicon Valley y el mercado asiático a invertir miles de millones en esta tecnología. Y eso dice mucho del futuro que se espera de la IA.

Si bien, grandes empresas como Google, Amazon, o Apple,  parecían indicar que el liderazgo de este desarrollo tecnológico estaría encabezado por Estados Unidos, en los últimos años hemos presenciado como China centraba su foco en la Inteligencia Artificial, dispuesta a erigirse como el país más poderoso en este campo.

Impulsados por la creencia de que la tecnología potenciará tanto la economía del país como la seguridad nacional, el gigante asiático lleva tiempo haciendo que el dinero tanto privado como público ayude a potenciar el sector en general y la inteligencia artificial en particular, dispuesto a superar en la batalla a EE. UU.

Leer más: Cuando la inteligencia artificial mata a alguien, ¿quién es el responsable?

Unas intenciones que el país dejaba claro el pasado verano, cuando en julio anunciaba su ambicioso plan nacional para convertir a China en el líder de la inteligencia artificial para el año 2030 y desbancar a su oponente generando una industria nacional en torno a los 150 mil millones de dólares, que deparará, según las estimaciones realizadas por el gobierno chino, una actividad económica en torno a los 59 mil millones de dólares (400 millones de yuanes).

Para ello, China cuenta con varias ventajas que juegan a su favor. Al enorme número de profesionales destinados al desarrollo de este tipo de softwares y una base masiva de usuarios para probarlos dada su elevada población, cabe sumarle unas políticas de privacidad laxas que hacen que el acceso a los datos necesarios de sus ciudadanos para el avance de las tecnologías en este campo sea mucho más asequible.

Una red de 170 millones de cámaras de vigilancias cubre el país, en algunas zonas como Pekin, la policía ha comenzado a utilizar gafas de reconocimiento facial, o a recolectar muestras de voz de residentes en las oficinas de Xinjiang. Los tribunales de Shanghai están probando un sistema de Inteligencia Artificial que examina casos criminales para juzgar la validez de la evidencia utilizada por todas las partes. Todo estos ejemplos son solo algunas muestras que  más allá de sorprender a los ciudadanos de Europa o Estados Unidos hacen avanzar las investigaciones tecnológicas en China.

Pero no solo se trata de seguridad nacional, desde la agricultura a la medicina China quiere introducir la inteligencia artificial en cada uno de los ámbitos del país. Para ello, el gobierno chino estaría ya inmerso en la construcción de un un parque tecnológico de investigación en inteligencia artificial con un valor de 2.000 millones de dólares.

Frente a esto, a pesar de que Estados Unidos cuenta con grandes empresas como Google o Amazon invirtiendo grandes cantidades de dinero en desarrollo de inteligencia artificial, el país no parece encaminado a batallar esta carrera. 

 Así, mientras la administración Trump parece dispuesta a reducir el número de profesionales inmigrantes que puedan llegar al país, y llevar a cabo recortes en presupuesto de la NASA o Investigación y Desarrollo según los presupuestos del pasado año, el gigante asiático puede sumar a sus victorias, contar con la empresa de Inteligencia Artificial más valiosa del mundo.


 

Te puede interesar