El SEPE quita el subsidio a un parado que viajó fuera de España sin avisar y le obliga a devolver lo cobrado (con intereses): el Supremo lo avala

Esta persona no es el demandante.
Esta persona no es el demandante.

Marcelo del Pozo/Reuters

  • Una sentencia reciente del Tribunal Supremo ha avalado la retirada del subsidio por desempleo a una persona en paro por viajar al extranjero sin comunicárselo al SEPE.
  • El SEPE le exigió devolver el dinero cobrado de forma indebida durante tres años, más un 20% de recargo: 19.500 euros.

El Tribunal Supremo ha avalado en una sentencia reciente que un hombre en paro tenga que pagar más de 19.000 euros al SEPE por viajar al extranjero mientras percibía el subsidio por desempleo, sin habérselo comunicado previamente al organismo.

El caso se remonta a 2016, cuando el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) emite una resolución de aprobación de subsidio de desempleo para mayores de 55 años a favor de un señor llamado Teodosio, con fecha de inicio en diciembre de 2005.

Sin embargo, la UCRIF (Unidad contra Redes de Inmigración y Falsedades Documentales) comunica que esta persona, en enero de 2016, realiza una entrada a España, mientras era perceptor del subsidio.

En vista de eso, en diciembre de 2019 el SEPE propone la extinción de la ayuda y percepción indebida de esta por no haber comunicado una salida al extranjero durante más de 15 días —el tiempo máximo que permite la ley, salvo excepciones—, así como la devolución de los cobros indebidos.

En esos tres años (2016-2019), el demandante ha recibido 16.222,36 euros, cantidad que asciende a 19.466,83 euros tras sumar un recargo del 20%.

Según han informado previamente medios como Confilegal y como se observa en la sentencia (del 29 de abril de 2024), consultada por Business Insider España, el caso ha pasado por el Juzgado de lo social número 1 de Castellón de la Plana —que estima íntegramente la demanda—, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana —quien estima el recurso de suplicación del SEPE y revoca dicha sentencia — y el Tribunal Supremo, que se pronuncia sobre el recurso de casación para la unificación de doctrina presentado por el trabajador.

Ante este último, el SEPE, en su escrito de impugnación como parte recurrida, señala que "el recurso debe ser en todo caso desestimado, porque incumbía al recurrente haber acreditado sin la menor dificultad el tiempo durante el cual permaneció en el extranjero, a fin de determinar si la estancia era o no superior a 15 días, de modo que, al no haberlo hecho así, no es posible dejar sin contenido el deber legal de comunicación, tanto de la salida al extranjero, cuanto de su duración y que nadie puede beneficiarse de su propia torpeza o de sus propios actos ilícitos".

Por su parte, el beneficiario del subsidio argumenta que no consta que haya estado en el extranjero más de 15 días, y que la carga de demostrar la duración le corresponde al SEPE.

Ante ambas posturas, el Supremo reconoce que el servicio de empleo no puede acreditar la duración de la estancia en el extranjero del recurrente, pero no le da la razón a este.

"No consta la comunicación a la gestora de la salida de España, tan solo la entrada, ni tampoco causa que justifique la imposibilidad de dar cumplimiento a esa obligación. Por otro lado, tampoco consta la duración de su salida y la recurrida considera que esa falta de la prueba de la duración es carga de la parte actora, pero no debemos olvidar que lo que sí consta acreditado es la falta de comunicación, lo que ya constituye de por sí la infracción tipificada en el citado precepto de la LISOS", afirma, en referencia a la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

"No es que la prestación se extinga por ausencia superior a los 90 días, sino que el artículo 213.1.g) LGSS/1994 [ahora derogada, por el RD Legislativo 8/2015] dispone la extinción por estancia en el extranjero cuando no está previamente comunicada y autorizada. Y la salvedad de la estancia de hasta quince días naturales por una sola vez cada año se admite 'sin perjuicio del cumplimiento de las obligaciones establecidas'", aclara.

"En el caso el demandante no solo omitió su deber de comunicar la salida de territorio español, sino que respondió de manera genérica al requerimiento del SEPE y desconoció el judicial. En esas condiciones, la doctrina contenida en la sentencia recurrida no puede calificarse como errónea, y debemos desestimar el recurso interpuesto contra ella"", concluye.

Así, el Alto Tribunal decide desestimar el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el trabajador que estaba en paro, confirmar la sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana y no efectuar ningún pronunciamiento sobre imposición de costas.

"Si estás cobrando prestación contributiva, subsidio por desempleo o la renta activa de inserción (RAI) y te trasladas al extranjero, las condiciones de la prestación variarán según el motivo y la duración de tu traslado", explica el SEPE a partir de lo que establece la ley.

Si la salida no dura más de 15 días naturales durante cada año natural, la prestación o el subsidio se mantienen "siempre que puedas cumplir con las obligaciones establecidas en la ley". Además, es "conveniente" comunicárselo al SEPE antes de viajar y debes presentarte en la oficina de empleo cuando regreses.

Si el viaje fuera de España dura más de esos 15 días, la persona beneficiaria tiene la obligación de comunicar su salida al SEPE, recuerda el organismo autónomo adscrito al Ministerio de Trabajo.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.