Pasar al contenido principal

Un investigador que ha estudiado a más de 10.000 millonarios dice que al comprar una casa puedes caer en 3 errores que arruinan tus posibilidades de hacerte rico

Hay tres errores que debes evitar si quieres comprar una casa.
benedek/Getty Images

Si cometes un error durante el proceso de compra de una vivienda, puede afectar tu capacidad de acumular riqueza en el futuro.

Es un hallazgo común entre los que estudian a los millonarios. Chris Hogan, autor de Everyday Millionaires: How Ordinary People Built Extraordinary Wealth - and How You Can Too, estudió a 10.000 millonarios estadounidenses (definidos como aquellos con un patrimonio neto de al menos un millón de dólares) durante siete meses con el equipo de investigación de Dave Ramsey.

Según Hogan, hay tres "errores relacionados con las hipotecas que pueden hacer que tus aspiraciones millonarias caigan por un precipicio". Los millonarios que estudió tuvieron éxito evitando estos errores, y eso en unión con sólidos ingresos y buenos hábitos de ahorro, les ayudó a construir riqueza.

1. Arrastrar una hipoteca más tiempo del necesario

"Si quieres saber por qué la mayoría de la gente no se hace millonaria, no busques más allá de la hipoteca a 30 años", escribió Hogan. "La gente tira decenas, incluso cientos, de miles de dólares en estos préstamos sin detenerse a hacer las cuentas".

Según Freddie Mac, alrededor del 90% de los compradores de viviendas en los Estados Unidos optan por una hipoteca a 30 años.

Mientras que el nivel de ingresos y los patrones de gasto también contribuyen a la capacidad de alguien de convertirse en millonario, la investigación de Hogan encontró que el millonario promedio pagó su casa en 11 años, y que el 67% de los millonarios que estudió viven en casas con hipotecas pagadas. Esto coloca la casa del millonario completamente en la columna de activos de su patrimonio neto y borra su mayor deuda de la columna de pasivos, dijo.

Leer más: Los 7 errores que puedes cometer al vender tu casa y que te costarán miles de euros

Hogan comparó una hipoteca de 225.000 dólares a 30 años con una hipoteca de 225.000 dólares a 15 años, cada una con una tasa de interés fija del 4%. Encontró que, si puedes permitirte pagar las cuotas mensuales más altas en una hipoteca a 15 años, "Ir contra corriente y elegir un préstamo a 15 años te habría ahorrado más de 87.000 dólares y te habría puesto en una casa pagada en la mitad del tiempo".

2. Mantener tu hipoteca debido a las ventajas fiscales

Aunque puedes cancelar los intereses de tu hipoteca en tu declaración de impuestos, "nunca te ahorrará más de lo que te cuesta", dijo Hogan.

"Indudablemente debes aprovechar la deducción de impuestos mientras tengas una hipoteca", escribió Hogan, "pero no uses esa deducción como excusa para quedarte con la hipoteca más tiempo del necesario".

Hogan da un ejemplo en el libro de una hipoteca de 200.000 dólares con una tasa de interés del 5%. Eso son 10.000 dólares pagados en intereses anualmente, dijo, los cuales se pueden deducir de tu ingreso gravable. "Si estás en un nivel de impuestos del 25%, esa deducción te ahorrará 2.500 dólares al año en impuestos", escribió. "En ese ejemplo, enviaste al banco 10.000 dólares, y eso te permitió ahorrar 2.500 dólares de tu factura de impuestos".

Continuó: "Es como pedirle a un cajero que pague 10 dólares por ti, pero solo te devuelve 2,50, y tú se lo agradeces".

Si bien el punto de vista de Hogan se mantiene, no tiene en cuenta las nuevas leyes tributarias promulgadas a finales de 2017 que cambiaron los tramos de impuestos federales, ya no existe el tramo de impuestos del 25%, y se incrementó la deducción estándar a 12.000 dólares para los declarantes solteros y 24.000 dólares para los declarantes casados. Esto significa que bajo las nuevas leyes impositivas, los propietarios casados que pagaron menos de 24.000 dólares en intereses hipotecarios durante el año podrían ahorrar más dinero al optar por reclamar la deducción estándar, en lugar de detallar sus impuestos y reclamar una deducción por intereses hipotecarios.

3. Tomar una línea de crédito sobre el valor acumulado de la vivienda

Una línea de crédito sobre el valor acumulado de la vivienda (HELOC) es un préstamo renovable, como una tarjeta de crédito, respaldado por el valor de la vivienda del prestatario. Por una cantidad fija de tiempo, la línea de crédito está disponible para el prestatario, quien puede entonces renovar la línea o pagar un saldo pendiente cuando el período de tiempo haya terminado.

Hogan no es partidario de los HELOC. Su investigación encontró que el 63% de los millonarios nunca han tomado un préstamo o línea de crédito sobre el valor acumulado de la vivienda.

"Es una segunda hipoteca ligada a una tarjeta de débito de fácil acceso que te permite reducir el valor acumulado de tu casa, unas vacaciones o una renovación de la cocina a la vez", escribió Hogan. "Se necesitan dos ideas increíblemente estúpidas — una segunda hipoteca y una tarjeta de crédito — y las aglutina en una oportunidad destructiva para sabotear tu independencia financiera".

Te puede interesar