Así será la vuelta a la oficina: las empresas apostarán por sistemas híbridos, se reanudarán los viajes de trabajo y no podrá discriminarse a quienes rechacen la vacuna, según los expertos

Una trabajadora controla la temperatura de un asistente a un evento en Nueva York

Reuters

  • La vuelta al trabajo presencial tras meses de teletrabajo durante la pandemia no supondrá perder derechos para los trabajadores, según los expertos en el área laboral consultados por Business Insider España.
  • Los expertos prevén que muchas empresas implanten sistemas mixtos y destacan que los empleados no podrán negarse a volver a la oficina y ni a viajes de trabajo y las empresas no podrán discriminar a quienes no se vacunen.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tras largos meses de teletrabajo desde su propio domicilio o, en el caso de los más afortunados, desde su segunda vivienda, muchos trabajadores han emprendido en los últimos meses el camino de vuelta a la oficina. No obstante, los repuntes del coronavirus y la buena acogida del trabajo en remoto en muchas plantillas están generando que ese regreso al trabajo presencial se esté realizando poco a poco o se haya retrasado hasta después de verano.

Sin embargo, entre aquellos trabajadores que están volviendo ya a sus oficinas surgen dudas respecto a las medidas sanitarias que han tomado sus empresas, a la continuidad del teletrabajo después de la pandemia, a la reanudación de reuniones de empresa o viajes de trabajo y, desde el inicio de las campañas de inmunización, sobre las posibles discriminaciones que puedan surgir en las oficinas entre el personal vacunado y no vacunado.

Para despejar muchas de esas dudas, Business Insider España se ha puesto en contacto con 2 expertos en materia laboral y recursos humanos, el abogado y profesor de Derecho Laboral de la Universidad Oberta de Catalunya Víctor Canalda y el socio director de la consultora de recursos humanos The Human Touch, José Canseco, para aclarar qué pueden esperar las empresas y los trabajadores tras la pandemia.

"Tras la pandemia y las fases restrictivas de los últimos meses, sacamos en claro una nueva ley del teletrabajo, que, aunque mejorable, ofrece mecanismos y garantías para su aplicación masiva", asegura Víctor Canalda, que señala que, de ahora en adelante, las relaciones laborales a distancia tendrán que guiarse por lo que estipula la Ley de Trabajo a Distancia que se aprobó el pasado mes de septiembre.

El profesor de la UOC prevé que se den 3 tipos de situaciones. "Las situaciones de teletrabajo COVID que puedan subsistir de forma residual previsiblemente se irán extinguiendo para dar paso gradualmente a la presencialidad previa, a este nuevo régimen de trabajo a distancia, fruto de la negociación empleador-empleado, o un sistema mixto, igualmente pautado", explica.

Sin embargo, Canalda descarta que esa nueva situación suponga un perjuicio para los trabajadores, al menos directamente. "No creo que haya pérdida de derechos en la vuelta a la empresa como resultado del teletrabajo realizado hasta la fecha. En cambio, sí que se pueden dar reestructuraciones y ceses como consecuencia de los resultados económicos de las compañías por la travesía que les ha supuesto la pandemia", señala.

"Está regulado el teletrabajo en España y por lo tanto tiene que haber un marco regulatorio en la compañía, y por lo tanto, no ofrece ningún problema a la compañía, que tiene que dar la posibilidad de teletrabajar aquellas personas que lo quieren hacer de forma voluntaria después de que se acabase el estado de alarma", afirma José Canseco, señalando que para teletrabajar es necesario firmar un anexo al contrato de forma voluntaria con unas normas de entrada y de salida del sistema.

El socio director de The Human Touch destaca que la mayoría de empleados no quieren volver 5 días a la semana a la oficina. "Eso va a tener un efecto que de momento no se ha medido, pero que aseguro se medirá, en la productividad y en el desempeño de la gente y es posible que en el logro de determinados retos o metas de trabajo, no tanto a nivel cuantitativo, en objetivos de ventas, por ejemplo, es posible que no, pero sí a nivel de calidad y desarrollo del trabajo", asegura. 

Por ello, Canseco afirma que las empresas tendrán que trabajar en reforzar los aspectos positivos del trabajo presencial y maximizar su cultura corporativa y el trabajo en equipo, destacando que actualmente se está trabajando presencialmente entre 1 y 3 días a la semana, aunque apunta que algunas compañías han desarrollado modelos no presenciales o mixtos y que en otras los empleados son conscientes de que tendrán que regresar a la oficina.

Los viajes de empresa vuelven tras la pandemia

En cuanto las condiciones laborales o el retorno de prácticas que se han visto frenadas por la pandemia, como los viajes de trabajo, los expertos coinciden en que no habrá cambios respecto a antes del coronavirus. "Toda modificación de las condiciones de trabajo unilateral y "sustancial" deberá tener unas causas legítimas que lo motiven, o se podrá declarar injustificada por los tribunales", señala Víctor Canalda. 

El profesor de Derecho Laboral destaca que el teletrabajo durante la emergencia sanitaria fue una medida provisional. "Si la causa temporal finaliza, es lícito que la empresa revierta la modificación de las condiciones, y por tanto requiera al empleado a que vuelva a prestar servicios de acuerdo con las condiciones previas, lo cual éste debe acatar como consecuencia de sus deberes laborales y de buena fe", asegura.

Menos implantación y más brecha de género: estos 4 gráficos revelan la diferencia entre teletrabajar en España y en la UE durante la pandemia

"En principio, todos los viajes que sean dentro de las funciones y las responsabilidades y dentro del convenio colectivo que se aplica a esa compañía están cubiertos por el poder de dirección y por la actividad que esa compañía desarrolla, estés teletrabajando o no", explica José Canseco. "Si se está teletrabajando desde hace un año y tienes que viajar internacionalmente porque ese es tu trabajo, está regulado en tu convenio, tu contrato o en tu pacto individual, tienes que ir", afirma.

Ante esa obligación, el socio director de The Human Touch considera que las únicas excepciones pasan porque el trabajador justifique que no va a viajar por una enfermedad o una causa que se reconozca como justificada en el Estatuto de los Trabajadores o el convenio colectivo que se le aplique, o porque haya pactado unas condiciones concretas de teletrabajo, de forma colectiva o individual, que le eximan temporalmente de viajar al extranjero.

Las empresas no discriminarán a los no vacunados, aunque los trabajadores deben informar de contagios o contactos

Además, los expertos también coinciden en descartar que se produzca discriminación entre personal vacunado y no vacunado en el regreso al trabajo presencial. "Por motivos de salud laboral y prevención de riesgos laborales, las empresas pueden exigir que se garanticen medidas anti contagio, siempre que no impliquen discriminación o lesión de derechos fundamentales", explica Víctor Canalda.

No obstante, explica que, en caso de que sí afecten a derechos  de los trabajadores, las medidas a tomar por parte de la empresa deben ser idóneas, necesarias y proporcionadas. "Este tipo de medidas pueden resultar atentatorias de derechos fundamentales, por lo que es recomendable agotar otras vías preventivas previas", recomienda el abogado y profesor de Derecho Laboral en la UOC.

José Canseco reconoce que hay dudas sobre posibles restricciones por parte de las empresas a la vuelta al trabajo presencial de los empleados. "Es una pregunta que se está haciendo mucho en las últimas semanas y no hay una respuesta clara", señala, explicando que hay 2 normativas sanitarias de la ONU con varias décadas de vigencia que establecen que una persona puede negarse a recibir un tratamiento porque lo considera oportuno sin dar ningún tipo de justificación y sin represalias laborales.

"Si lo trasladamos a la normativa laboral, estamos diciendo que un sanitario que ha decidido no vacunarse, como está ocurriendo, no podemos apartarlo de su puesto de trabajo ni de sus funciones de forma obligatoria por este hecho, porque hay que respetar esa decisión individual", asegura Canseco, precisando que los trabajadores no tienen la obligación de decir a sus empresas si están vacunados, pero sí de avisar si se han contagiado o son contacto estrecho de un positivo.

"Es cierto que en EEUU, en Europa y yo creo que llegará a España, si no ha llegado ya, puede ocurrir que determinadas personas se les aparte de sus funciones o se les separe para no generar una posibilidad de contagio", señala el experto, destacando que la normativa no está clara, porque chocan derechos fundamentales y laborales con normativa sanitaria y, aunque reconoce que todavía no hay jurisprudencia, prevé que la haya en los próximos meses.

Otros artículos interesantes:

Las claves de la ley del teletrabajo que mañana aprobará el Gobierno: vigilancia a los trabajadores, derecho a la desconexión y gastos de luz e internet

Por qué el teletrabajo no sustituirá del todo el trabajo presencial, según la responsable de uno de los principales fondos que invierten en oficinas

¿Prefieres el teletrabajo o trabajar en la oficina?: cómo responder a la pregunta recurrente de las entrevistas laborales

Te recomendamos

Y además