Pasar al contenido principal

Los humanos son de los pocos animales que no tienen cola: esta es la razón

  • La gran mayoría de las aves, mamíferos, reptiles e incluso peces tienen cola.
  • Pero los humanos y otros simios no tenemos, aunque nuestros parientes cercanos, los primates, sí.
  • Esto se debe a que mientras la mayoría de los mamíferos usan sus colas para mantener el equilibrio, nosotros no caminamos a cuatro patas. De modo que no los necesitamos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo

Desde que las colas evolucionaron hace al menos 500 millones de años, han asumido todos los roles imaginables. Las salamanquesas las usan para almacenar grasa. Los pájaros las usan para dirigirse durante el vuelo. Y las serpientes de cascabel las usan para ahuyentar a los depredadores. Pero para la mayoría de los mamíferos, tienen otro propósito principal: el equilibrio.

Sin embargo, a medida que te acercas a los humanos en el árbol evolutivo, las colas desaparecen. Los gorilas no la tienen. Y tampoco los chimpancés o cualquier otro simio, incluyéndonos a nosotros, por supuesto.

Para entender por qué, echemos un vistazo a cómo caminamos. Algunos de nosotros, los primates, nos agachamos con el pecho apoyado diagonalmente en el suelo. Otros, como los gibones y los humanos, pueden caminar completamente erguidos. 

Ahora, caminar así nos da una gran ventaja porque, a diferencia de los animales de cuatro patas, que tienen que verter su energía en cada paso que dan, las dos piernas se aprovechan de la gravedad, que hace parte del trabajo por nosotros. Verás, cada vez que damos un paso, la gravedad nos empuja hacia adelante. El resultado final, es que cuando caminamos utilizamos alrededor de un 25% menos de energía que cuando caminamos a gatas.

Leer más: La población animal ha disminuido un 50%: la última prueba que demostraría que la sexta extinción masiva de fauna en la Tierra ha comenzado

Y en la naturaleza, cada pizca de energía que se ahorra puede significar la diferencia entre la supervivencia y el hambre. Pero esta forma de moverse también elimina totalmente la necesidad de tener una cola. Porque, aunque una cabeza humana pese 5 kilogramos, se asienta en la parte superior del cuerpo cuando camina, no delante. 

De modo que no necesitas una cola como contrapeso. Es bastante decepcionante, ¿no?

Dicho esto, todavía puedes ver un recordatorio de una época en la que nuestros antiguos antepasados primates tenían una. Solo fíjate en la columna vertebral humana. Puedes ver cómo los últimos huesos están parcialmente fusionados. Es tu coxis, es todo lo que queda de nuestra cola. Y sí, es triste y patética, y no se puede mover. 

Ahora, en algunas raras ocasiones, los bebés nacen con lo que parece una cola. Pero eso no es lo que está pasando en realidad. Muy a menudo, estas “colas” son en realidad tumores, quistes o incluso un gemelo vestigial. Aún más ocasionalmente, son una verdadera extensión de la columna vertebral, pero está completamente deshuesado, es un tubo blando hecho completamente de grasa y tejido. Estos tipos de colas generalmente se forman por un defecto de nacimiento, una deformidad de la columna vertebral llamada espina bífida. Y en esas ocasiones, los médicos la extirpan quirúrgicamente la cola sin dañar al bebé.

Pero, por muy guay que pueda sonar tener una extremidad extra para columpiarse entre los árboles o mantener alejados a los mosquitos, somos los que somos hoy porque… Bueno, no lo somos. 

Y además