Pasar al contenido principal

Shaquille O'Neal: Cómo haberme gastado un millón de dólares en un día cambió mi estrategia financiera para siempre

En 1992, la legendaria superestrella de la NBA, Shaquille O'Neal (que entonces solo tenía 20 años) cometió un error financiero que cambió para siempre la forma en que manejaba su dinero. Lo que sigue es la transcripción del vídeo.

O'Neal se gastó cerca de un millón de dólares en un día. Era 1992 y tenía 20 años. Acababa de firmar un acuerdo con una empresa de tarjetas de comercio.

Shaquille O'Neal: Fui demasiado feliz e irracional. Mi agente me llamó y me dijo: "Oye, tienes un millón de dólares".

Pero no resté el 15%, ¿verdad? No resté el impuesto estatal de Texas ni el federal. En mi mente, solo estaba tratando de hacer las matemáticas simples. Siempre quise un elegante Mercedes-Benz. Solía ​​ir a la tienda 7-Eleven y comprar un Mercedes pequeñito de juguete y lo conducía en la parte superior de la cama. Pensaba: “Voy a conseguir uno de estos algún día”. 

Una vez que obtuve ese millón de dólares, fui al banco como un tipo importante y abrí una pequeña cuenta de cheques. Y dije: "Está bien, tengo un millón de dólares. Aquí tiene, señor". Yo dije: "Volveré".

Entonces, fui al concesionario de Mercedes. El tipo dime dijo que valía 150.000 dólares. Le escribo un cheque, se lo doy. Así que, en mi cabeza, resté un millón menos 150.000 dólares. Todavía me quedaban 850.000, ¿verdad?

Entonces, llegué a casa. Mi padre me dijo: "Muy bien. ¿Dónde está el mío?"

Me fui a comprar el mismo coche para mi padre. Bien. Me quedan 700.000 dólares. Y luego volví a mi casa. Mi madre dijo: "Quiero la versión más pequeña", que cuesta 100.000 dólares, así que en mis cálculos tenía 600.000. Entonces tenía que hacer lo que hacen los chicos de barrio: comprar anillos y diamantes y pendientes, y esto y lo otro.

Un par de días más tarde, el gerente del banco me llamó y me sentó, y me dijo: "Te seguí durante dos o tres años. Amo tu carrera. Probablemente serás un jugador fabuloso y ganarás mucho dinero. Pero, conozco a muchos que cuando terminan de jugar, no tienen nada. No quiero que sea así. Quiero que eches un vistazo a esto".

Tenía 60.000 dólares. Daba cheques sin parar. Compraba televisores. Compraba cosas que ni siquiera necesitaba. Entonces, después de eso, dije: "¿Sabes qué? Necesito contratar un gerente comercial".

Afortunadamente, tuve muchas lecciones difíciles al principio, pero soy del tipo que no me gusta perder dos tiros seguidos, incluso si es un tiro libre.

NOTA DEL EDITOR: Este video fue publicado originalmente el 8 de noviembre de 2017.
 

Te puede interesar