Pasar al contenido principal

Sharp compra el negocio de ordenadores de Toshiba por más de 30 millones de euros

Sharp Logo
Getty Images

La empresa japonesa Sharp ha anunciado que comprará la filial de portátiles de Toshiba, Toshiba Client Solutions (TCS), por 36 millones de dólares (unos 31 millones de euros al cambio actual), volviendo así a un negocio que dejó hace ya ocho años.

Con el acuerdo Sharp pasará a controlar el 80,1% de las acciones de la sección de ordenadores de Toshiba, cuya marca se enfoca especialmente en ordenadores portátiles para uso profesional.

Se trata de un movimiento estratégico que le sirve a Sharp para exhibir músculo tras ser adquirida en 2016 por Foxconn, el gigante chino responsable de la fabricación de diversos componentes de los dispositivos de Apple.

En concreto, Sharp pagará 4.000 millones de yenes (36,47 millones de dólares al cambio actual) por una participación del 80,1% en TCS, según un comunicado hecho público el martes, en una operación que completarán el 1 de octubre.

Ambos valores subían en bolsa después de conocerse la venta.

Sharp fue durante años una de las empresas japonesas más reconocidas como fabricante de televisores de alta gama e incluso diversificó negocio en otros sectores como la telefonía móvil, pero en medio de su lucha por competir con sus rivales asiáticos fue comprada por la taiwanesa Foxconn hace dos años. Salió del mercado de ordenadores en 2010.

Leer más: Así es el coche autónomo del ejército español

Sharp apuesta así por impulsar las cuentas de Toshiba, que tuvo que liquidar su negocio de energía nuclear, Westinghouse, tras su hundimiento (se declaró en quiebra en marzo de 2017), y que también ha tenido que vender su negocio de chips, Toshiba Memory.

Aunque TCS salga de su ahora matriz, el acuerdo incluye que Toshiba Corporation continúe aportando la licencia de su marca para los ordenadores y los equipos que la división desarrolle, siguiendo su línea habitual de negocio.

Te puede interesar