El engranaje fiscal de Shein: tributa sus ventas en España a través una sociedad en irlandesa para ahorrarse impuestos

Shein

Reuters

Shein, el gigante textil chino de comercio electrónico, dispone de un engranaje casi perfecto a la hora de producir, pero también para ahorrase impuestos. Lo hace facturando sus ventas en España a través de una sociedad irlandesa, tal y como recoge el Registro Mercantil de ese país y explica El Economista.

 que no para de ganar terreno a los gigantes del sector, factura sus ventas en España a través de una sociedad irlandesa, tal y como recoge el Registro Mercantil de ese país y explica El Economista.

De esta forma, todas las operaciones realizadas se llevan a cabo a través de Infinity Styles Ecommerce, sociedad con sede en Dublín y que depende a su vez de Roadget Business, esta domiciliada en Singapur, otro territorio de baja tributación.

"En Shein nadie juzgó mi cuerpo": la legión de desencantadas con la moda tradicional que encuentran en la empresa china un salvavidas al que perdonan sus sombras

No obstante, la estratagema fiscal es, en cualquier caso, totalmente legal. Y respecto a ella, la compañía ha declinado hacer declaraciones. 

Shein, por su parte, se encuentra inmersa en sus rebajas. Un marco promocional que, sin embargo, no difiere mucho a su ya política de precios bajos. 

Su modelo de negocio no incluye una sola tienda, pero cubre 220 mercados en los que lanza 500 artículos nuevos cada mes. Todo ellos bajo la misma premisa: una enorme variedad de producto y con precios que van desde el euro euro a los 100 para su colección más exclusiva.

Un gigante, que aún con sombras, ya marca el ritmo del sector

La historia del minorista online –el más grande del mundo, de acuerdo a Euromonitor– es la de un ascenso, aún hoy, sin parangón. Y lo hace aún con las acusaciones sobre plagios en sus diseños o jornadas de trabajo que se elevan a las 75 horas semanales.

Su última facturación conocida –la de 2020–, apuntaba a 63.500 millones de yuanes (9.715,7 millones de euros). Es considerablemente mayor a lo que anotaron los canales digitales de Inditex y H&M, en lo que además era su año más dorado (6.612 y 5.172 millones de euros, respectivamente).

Pese a que todo lo que rodea a la compañía china es un enigma, su omnipresencia le está poniendo en el radar, incluido el de los inversores. Los mismos que han hecho crecer su valoración hasta la barrera de los 100.000 millones de dólares (unos 95.000 millones de euros), una cifra a la que no llega ni el gigante Inditex, tras las últimas correcciones sufridas.

Sus cifras van aparejadas de su enorme presencia en Europa y muy especialmente en Estados Unidos, donde en junio del pasado año, ya había acaparado el 28% del mercado de moda rápida, según una investigación de las firmas de análisis de Coresight Research y Earnest Research.

 Pero también en redes sociales, donde aglutina a una legión de fieles seguidores. De enero a abril, recibió 13,8 millones de descargas en su app frente a los 9,2 millones del mismo período en 2021, un alza del 50%, de acuerdo a lo que apuntaban los analistas de Bernstein. 

De esta forma, la compañía china acumula el 62% de la cuota de usuarios del sector moda. Todo ello convierte a Shein en la reina indiscutible de las aplicaciones del sector, solo por detrás detrás de Vinted.

Otros artículos interesantes:

Shein abrirá una tienda física en Madrid: esta es la dirección y el horario que tendrá

"En Shein nadie juzgó mi cuerpo": la legión de desencantadas con la moda tradicional que encuentran en la empresa china un salvavidas al que perdonan sus sombras

Los 4 frentes que se abren para Inditex en 2022: desde crecer a mayor ritmo que lo hace la inflación a demostrar su robustez frente al gigante Shein

Te recomendamos