Shein ultima su salida a bolsa, pero la escasa información de su fundador y el coste logístico por mirar más allá de la moda no ayudan

Shein

Reuters

  • El gigante de la moda rápida Shein prepara su salida a bolsa, prevista para este año y muy probablemente en la Bolsa de Londres. 
  • La escasa información existente su sobre su fundador y varios problemas logísticos complican el camino del gigante chino. 

El gigante chino Shein tiene por delante toda una serie de desafíos por delante sobre su operativa mientras avanza en su salida a bolsa. Nada nuevo sobre los escollos regulatorios y empresariales que encara.

Pero hay otro más: su fundador de Shein, Sky Xu, también conocido por Yangtian Xu o por su nombre en inglés, Chris. Se sabe que lanzó la empresa en China en 2008 como ZZKKO, una web de comercio electrónico que vendía vestidos de novia. Ahora, la compañía atrapa a clientes de más de 150 países vendiendo ropa, zapatos y joyas, todos ellos diseñados para responder a tendencias fugaces.

Pero más allá de esta evidencia pública, poco a nada se sabe del directivo, lo que, incluso, para los estándares de los líderes empresariales tecnológicos chinos, es inusual.

La empresa, analiza South China Morning Post, nunca ha publicado ninguna foto de él. Tampoco ha pronunciado ningún discurso público a lo largo de su carrera, incluso cuando Shein se convirtió en una marca de comercio electrónico cada vez más familiar en todo el mundo. Shein no ha publicado ningún folleto de salida a bolsa ni detalles sobre sus operaciones comerciales.

De acuerdo a varias personas que han compartido espacio laboral con él, el empresario chino decidió mantenerse alejado del centro de atención debido a su personalidad y la creencia de que cualquier atención que se atraiga hacia él solo podría aumentar el escrutinio que enfrenta Shein. Su presencia, insisten, pasa desapercibida entre el resto de trabajadores.

El presidente ejecutivo de Shein, Donald Tang, explicó durante una conferencia que aunque la empresa china pueda considerarse como tal, también puede pasar por singapurense porque está registrada allí, y estadounidense porque su mercado más grande está allí y su negocio sigue los valores del país. 

De hecho, pese a estos intentos por el mercado estadounidense, en febrero, Bloomberg dijo que podría cotizar en Londres, Hong Kong o Singapur, tras las preocupaciones de los políticos estadounidenses sobre la transparencia de Shein en torno a sus operaciones en China.

Quién es quién en el universo textil: Shein, el desconocido gigante chino que ha atrapado a la generación Z y ahora debe redefinir la fórmula que le ha llevado al éxito

Más muebles, más almacenes: el coste de mirar más allá de la moda 

Shein pedido

Jennifer Ortakales Dawkins/ Business Insider

No son pocos los intentos de Shein por presentarse como otro tipo de empresa, pero sin olvidar su base. 

Shein, según The Financial Times, ha estado invirtiendo en infraestructura logística y buscando nuevas fuentes de ingresos a medida que su principal negocio de moda rápida madura antes de su salida a bolsa prevista en Londres.

La startup fundada en China, valorada en más de 60.000 millones de dólares en su última ronda de financiación, se ha estado diversificando lejos de la moda rápida y tratando de desarrollar capacidad de almacenamiento para reducir los tiempos de entrega.

El ejercicio, no obstante, no está siendo fácil. De acuerdo al medio, la compañía ha reducido su estrategia de construir almacenes para almacenar inventario. Una persona cercana a la operativa explicaba que a Shein le había resultado “mucho más difícil” de lo previsto construir un almacén en Estados Unidos.

"El error de Shein fue pensar que necesitaban copiar a Amazon para construir o comprar sus propios almacenes", dijo la consultora estadounidense de cadenas de suministro Brittain Ladd, que anteriormente trabajó en Amazon y Dell. "Podría asociarse con cualquier número de proveedores de almacén para ese servicio", añade. 

Sí es una evidencia que Shein se está expandiendo más allá de la venta de ropa y accesorios, pasando por muebles, electrónica y cuidado de mascotas. Lo ha hecho para ganar terreno a Temu, el otro gran operador chino

"Shein no tiene más remedio que empezar a utilizar instalaciones de almacenamiento en Estados Unidos, especialmente, ahora que se mueve hacia productos más pesados y voluminosos como muebles. Los costes logísticos son demasiado altos", resume Brittain Ladd.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.