Qué significa el factor de protección solar (FPS) y cuál debes ponerte: todo lo que necesitas saber para aplicarte la crema solar correctamente

Qué significa el factor de protección solar (FPS) y cuál debes ponerte: todo lo que necesitas saber para aplicarte la crema solar correctamente

Borja Suarez/Reuters

  • Tomar el sol en verano es agradable y beneficioso, pero si se hace en exceso puede suponer quemaduras y otros riesgos para la salud.
  • Para evitarlo, es imprescindible ponerse crema de protección solar unos 30 minutos antes de exponerse al sol, y renovarla con frecuencia.
  • También es importante conocer qué es el factor de protección solar (FPS, o SPF), qué tipos de piel existen y qué crema solar es la recomendada para cada uno.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tomar el sol es una costumbre frecuente sobre todo en países como España, pero también supone un riesgo para la salud, ya que puede provocar consecuencias como quemaduras solares e, incluso, en algunos casos, cáncer de piel. Uno de cada 3 casos de cáncer son de este tipo.

Para evitar estos y otros daños que puede generar en la piel, es recomendable evitar tomar el sol en las horas en las que cae de forma perpendicular (entre las 10:00 y las 14:00), utilizar gafas de sol con protección UVA y UVB y cubrirse la cabeza, entre otras medidas.

Además, es especialmente importante ponerse crema de protección solar en el cuerpo, para lo que hay que conocer bien qué es el factor de protección solar, qué tipos de piel existen y cuándo y cómo hay que aplicarse la crema solar.

¿Qué significa el factor de protección solar (FPS)?

El factor de protección solar (FPS, o SPF) es el valor que aparece en las cremas solares y define el tiempo máximo que una persona puede exponerse al sol sin quemarse.

En función de su tipo de piel, cada persona puede estar expuesta al sol sin quemarse durante un tiempo concreto y aproximado. El significado del factor de protección solar es el de indicar por cuánto se multiplica esa protección si te pones esa crema solar.

Es decir, si un tipo de piel puede aguantar 10 minutos al sol sin quemarse de forma natural, y se pone una crema con un factor de protección solar de 30 (FPS 30), podrá exponerse al sol durante 300 minutos aproximados sin riesgo (10 x 30).

Si esta misma persona se pusiese una crema solar FPS 50 (factor de protección solar 50), multiplicaría por ese número el tiempo máximo que podría estar bajo el sol (10 x 50 = 500 minutos).

Eso sí, hay que tener en cuenta que esto es de esta manera si se aplica correctamente la crema solar (cantidad, frecuencia, extensión...), que ese tiempo no se alarga con cada nueva aplicación de la crema y que hay elementos que disminuyen la eficacia de su protección (como el sudor, el contacto con el agua y la arena o la fricción con la ropa).

¿Cuál es el mejor factor de protección solar para cada tipo de piel?

El factor de protección solar adecuado dependerá del lugar en el que estés y, sobre todo, de tu tipo de piel o fototipo

Hay 6 tipos de piel que varían del color de esta, el cabello y los ojos de cada persona. Aquellas con piel clara necesitan protegerse más ante el sol (un factor de protección solar más alto), pero todas requieren de protección solar.

El fototipo 1 corresponde a una piel extremadamente sensible y muy clara que se quema con mucha facilidad al exponerse al sol, por lo que se recomienda un factor de protección solar 30-50.

Este es un paso anterior al fototipo 2, de personas con piel sensible y clara que se queman con facilidad y se broncean ligeramente, al contrario que el primero. El FPS recomendado es 25-30, o incluso 50.

Los fototipos 3 y 4 se asignan a tipos de piel intermedia, entre piel clara y piel morena, que se queman a veces o poco. Se recomienda una crema solar con FPS 15-30 (o mayor, si la exposición a sol será larga) para el fototipo 3 y un FPS de 10-15 para el tipo de piel 4 (aumentable hasta 30 en el mismo caso). 

Por último, los fototipos 5 y 6 son dos tipos de piel bastante resistentes, muy morena o negra y ojos y pelo oscuros, que se broncean con rapidez y casi nunca se queman. Se aconseja un FPS de 6-10 en ambos casos, pero pueden usar de 30 si van a tomar el sol durante un periodo de tiempo relativamente largo.

Cuándo y cómo aplicar la crema solar para no quemarte

Finalmente, es importante saber cuándo y cómo debes aplicarte la crema de protección solar para reducir el riesgo de quemarte y de padecer otras consecuencias negativas para tu salud.

En este aspecto, los expertos recomiendan renovar la crema con frecuencia, especialmente si entra en contacto con el agua, ya que disminuye la duración de la protección: se debería aplicar crema solar sobre la piel cada unas 2 horas

Además, en cuanto a la cantidad de crema que se debe aplicar para no quemarte, sugieren unos 2 mililitros de crema por cada 2 centímetros cuadrados de piel.

Asimismo, recuerdan que la crema para el sol debe aplicarse unos 30 minutos antes de la exposición solar, para dar tiempo a que sea absorbida por la piel. Debe ponerse sobre la piel seca, empezando por el FPS más alto para ir bajando poco a poco.

Fuentes: National Geographic, Nivea, Garnier

Otros artículos interesantes:

9 enfermedades que podrías sufrir si abusas de tomar el sol en verano

¿Puedes tomar el sol después de recibir la vacuna contra el coronavirus?

7 errores que cometes protegiéndote del sol que pueden aumentar el riesgo de quemaduras solares, según una dermatóloga que tiene 20 años de experiencia

Te recomendamos

Y además