El síndrome inflamatorio raro que perjudica a los niños y está relacionado con el coronavirus requiere de seguimiento cardíaco

Desinfectante de manos para niños.
REUTERS/Christinne Muschi
  • Los niños que padecen del síndrome inflamatorio multisistémico relacionado con el COVID-19 requieren de un seguimiento por el posible desarrollo de anomalías cardíacas.
  • Los pacientes con este síndrome muestran síntomas compatibles con la enfermedad de Kawasaki y shock tóxico.
  • Estos niños parecen desarrollar cambios en las arterias coronarias que se ven en el ecocardiograma, pero lo preocupante es que, de todos los que padecen síntomas, los que acaban ingresados son una minoría. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los niños que padecen del síndrome inflamatorio multisistémico relacionado con el COVID-19 requieren de un seguimiento por el posible desarrollo de anomalías cardíacas.

A este problema se suma que la proporción de casos severos de jóvenes hospitalizados por esta enfermedad probablemente represente "solo la punta del iceberg", según un investigador, que destaca que las anormalidades arteriales pueden ocurrir incluso en niños que se recuperan rápidamente de casos leves de la enfermedad, informa TCTMD.

El pasado mes de abril, varios científicos alertaron de un incremento de menores hospitalizados con shock tóxico y síntomas compatibles con la enfermedad de Kawasaki, un trastorno inflamatorio severo cuyos síntomas típicos incluyen fiebre, sarpullidos, enrojecimiento de varias partes del cuerpo e inflamación de glándulas.

En nuestro país, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, confirmaba en rueda de prensa el pasado viernes 15 de mayo que también se ha detectado "un aparente incremento" de casos de niños con Kawasaki en España.

Leer más: Qué es la enfermedad de Kawasaki: la primera causa de cardiopatía adquirida en niños

Por su similitud, los niños tratados con las mismas terapias utilizadas para la enfermedad de Kawasaki tienden a recuperarse, pero sigue sin estar claro cuál es el verdadero alcance de este nuevo síndrome, quién es vulnerable a él y cuál puede ser el impacto duradero.

Características de la enfermedad

En un artículo publicado en JAMA esta semana, se describen los síntomas y el curso clínico de 58 niños hospitalizados con el síndrome durante la pandemia de COVID-19 en 8 hospitales de Inglaterra. La edad media fue de 9 años (superior a la del típico paciente con enfermedad de Kawasaki) y el 49% eran de raza negra o asiática.

La mayoría dieron positivo en COVID-19, todos tenían fiebre que duró entre 3 y 19 días, además de dolor de garganta, dolor de cabeza, dolor abdominal, erupción cutánea y otros síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki o shock tóxico.

La mitad de los pacientes tuvieron que ser ingresados ​​en UCIs pediátricas y 25 necesitaron ventilación mecánica. El 22% desarrolló una lesión renal aguda, la mitad desarrolló shock, y la mayoría de los casos requirieron inotrópicos.

De los niños que desarrollaron shock, 18 tenían disfunción ventricular izquierda asociada, 19 tenían troponina elevada y 4 desarrollaron arritmias. De los 55 niños que se sometieron a ecocardiografía, 8 tenían arterias coronarias anormalmente dilatadas y 2 tenían aneurismas de arterias coronarias gigantes.

Estos niños parecen desarrollar cambios en las arterias coronarias que se ven en el ecocardiograma, pero lo preocupante es que, de todos los que padecen síntomas, los que acaban ingresados son una minoría. 

Leer más: Médicos británicos identifican 5 compuestos sanguíneos que podrían ayudar a detectar niños con mayor riesgo de desarrollar síntomas de la enfermedad de Kawasaki asociada al coronavirus

"Dado que existe un riesgo de aneurismas coronarios, probablemente necesitemos hacer un seguimiento y hacer ecocardiogramas para establecer la frecuencia de los aneurismas de las arterias coronarias en los pacientes más leves, así como en los más graves", explicaba un investigador a TCTMD.

"Lo que la comunidad de cardiología debe hacer es aceptar que los ecocardiogramas deberán realizarse en un gran número de pacientes que han tenido esta enfermedad en todo el espectro de gravedad antes de que podamos saber el alcance de la enfermedad con certeza", añadió.

En la enfermedad de Kawasaki, la afectación de la arteria coronaria generalmente ocurre semanas después del diagnóstico original. Por ello, según los investigadores del estudio, "la aparición de hallazgos cardíacos anormales sugiere la necesidad de una vigilancia a largo plazo".

Desencadenantes y tratamientos

Los autores argumentan que el COVID-19 podría ser un desencadenante directo de este síndrome inflamatorio pediátrico, un intermediario o incluso un portal de entrada para el desencadenante real.

"Nunca ha habido un brote global de la enfermedad de Kawasaki en el que se deba a un desencadenante específico, pero este puede ser el caso", detallan.  

Se sabe qué medicamentos funcionan para la enfermedad de Kawasaki y son los medicamentos que se han utilizado para tratar a los pacientes con el nuevo síndrome, pero no se sabe si funcionan de la misma manera o tienen los mismos efectos.

LEER TAMBIÉN: 6 factores que debes tener en cuenta para determinar tu riesgo de contagiarte de coronavirus en cualquier situación

LEER TAMBIÉN: Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

LEER TAMBIÉN: La inmunidad adquirida frente a otros coronavirus podría proteger frente al COVID-19, según nuevos estudios que abren también otras vías para el desarrollo de vacunas

VER AHORA: Joan Jordi Vallverdú, CEO de OmnicomMediaGroup: “La principal herramienta que tenemos es el talento de las personas”

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Medicina
  3. Top
  4. Trending