Tener más de 5 síntomas de coronavirus es una señal de que podrías sufrir COVID-19 persistente, según una nueva investigación

Un sanitario realiza una PCR a una estudiante en Nueva York.
Un sanitario realiza una PCR a una estudiante en Nueva York.

Angela Weiss/AFP/Getty Images

  • Los pacientes que experimentan más de cinco síntomas de COVID-19 durante su primera semana de enfermedad son más propensos a tener un caso a largo plazo, según un nuevo estudio.
  • Ciertos síntomas en particular, como la fatiga, el dolor de cabeza, la dificultad para respirar, la voz ronca y los dolores musculares o corporales, también se consideraron signos tempranos de que un paciente podría no recuperarse rápidamente.
  • La edad, el género y el IMC también podrían jugar un papel importante, según el estudio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Para un grupo selecto de pacientes con coronavirus que sufren la enfermedad durante meses, el inicio de los síntomas es el comienzo de una larga batalla. Muchos pacientes de COVID-19 desarrollan enfermedades de semanas o meses de duración que los investigadores ahora llaman "COVID-19 persistente".  

Estos individuos son difíciles de estudiar, ya que no todos recibieron un diagnóstico adecuado inicialmente debido a la escasez de pruebas o a la naturaleza anormal de sus síntomas. Algunos simplemente no informan de dolencias persistentes, lo que dificulta el seguimiento por parte de los investigadores.

Pero un aluvión de estudios preliminares están empezando a señalar los primeros signos de que un paciente no se recuperará de inmediato.

Un estudio reciente del King's College de Londres, que todavía está esperando la revisión por pares, examinó a más de 4.000 pacientes con coronavirus en Suecia, Reino Unido y Estados Unidos pidiéndoles que registraran sus síntomas en una aplicación. Alrededor del 20% dijo que sentirse mejor después de cuatro semanas, el umbral en el que los investigadores marcan un caso de COVID de larga duración. A las ocho semanas, alrededor de 190 pacientes reportaron síntomas persistentes. Y a las 12 semanas, casi 100 pacientes dijeron que aún no se habían recuperado.

Una nueva variante del coronavirus originada en España, parte del origen de la segunda ola de contagios que recorre Europa

El estudio halló que los pacientes que experimentaron más de cinco síntomas durante la primera semana de su enfermedad eran significativamente más propensos a desarrollar un COVID-19 persistente. Eso fue así en todos los grupos de sexo y edad.

Los investigadores también han identificado cinco síntomas que anuncian un caso persistente más que otros: fatiga, dolor de cabeza, dificultad para respirar, voz ronca y dolores musculares o corporales. Esto podría ofrecer pistas sobre los objetivos de los futuros tratamientos de COVID-19.

"Es importante que utilicemos los conocimientos que hemos adquirido de la primera ola de la pandemia para reducir el impacto a largo plazo de la segunda", asegura en una declaración la doctora Claire Steves, la autora principal del estudio. "Gracias al registro diligente de nuestros colaboradores hasta ahora, esta investigación ya podría allanar el camino para estrategias preventivas y de tratamiento para el COVID a largo plazo".

Casi el 98% de los pacientes con COVID persistente en el estudio reportaron fatiga, mientras que el 91% reportaron dolor de cabeza.  

"Sabemos que la fatiga es un componente enorme, así que estoy muy contenta de que su investigación lo haya captado", asegura a Business Insider Natalie Lambert, una profesora asociada de medicina en la Universidad de Indiana que no participó en el estudio.

Lambert también está estudiando los patrones de los síntomas entre los pacientes que llevan mucho tiempo con el COVID. Todos los aproximadamente 1,500 viajeros de larga distancia que encuestó en julio dijeron que habían experimentado fatiga en algún momento de su enfermedad. Aproximadamente dos tercios dijeron que habían experimentado dolores musculares o corporales. La misma cantidad dijo que tenían dificultad para respirar, y alrededor del 58% dijo que habían desarrollado un dolor de cabeza.

Los resultados del estudio del King's College, explica Lambert, coinciden con sus observaciones hasta ahora.

Por qué no debes preocuparte por los estudios que apuntan a la desaparición de los anticuerpos frente al coronavirus: lo que debes saber sobre la inmunidad

La edad, el género y el IMC también podrían predecir los casos de COVID de larga duración

Según el estudio del King's College, el mejor indicador de un caso de COVID de larga duración es la edad. Alrededor del 22% de los participantes de 70 años o más reportaron síntomas a largo plazo, comparado con el 10% de las personas de 18 a 49 años.

Los participantes con un índice de masa corporal (IMC) más alto también eran más propensos a desarrollar un COVID-19 persistente. 

Aunque el sexo no es un factor de predicción tan fuerte para un caso de COVID prolongado, se ha encontrado que las mujeres en los grupos de edad más jóvenes eran más propensas a sufrir este resultado que los hombres. Alrededor del 15% de las mujeres en el estudio tenían síntomas a largo plazo en comparación con casi el 10% de los hombres.

Sandra Cabreras, 57, monta una bicicleta estática para fortalecer el tono muscular mientras sufre de fatiga post-COVID-19.
Marco Di Lauro/Getty Images

Este hallazgo es inesperado, ya que los hombres son, de media, más vulnerables a los resultados graves de COVID-19 que las mujeres. Los científicos no han determinado exactamente por qué, pero los estudios han demostrado que las mujeres pueden desarrollar una reacción de células T más robusta o una respuesta inmunológica más rápida al virus. Otros científicos han señalado factores de comportamiento como que los hombres comen de forma menos nutritiva que las mujeres, son más propensos a fumar cigarrillos o más reticentes a usar máscaras o a lavarse las manos.

Sin embargo, una explicación para la sorprendente tendencia en los casos de larga duración podría ser simplemente que más mujeres que hombres registraron sus síntomas en la aplicación en primer lugar.

Un nuevo estudio asegura que el coronavirus sigue mutando para hacerse más fuerte y estable

"He tenido la misma experiencia en la que muchas más mujeres que tienen síntomas de larga duración participaron en mi encuesta que hombres por un margen enorme", señala Lambert. "¿Se debe a que más mujeres están experimentando síntomas a largo plazo? ¿Es porque es más probable que las mujeres hagan estas encuestas y compartan sus experiencias de salud? No lo sabremos realmente hasta que tengamos suficientes datos sobre todos".

Es importante señalar, añade, que cualquier persona es vulnerable a los síntomas de larga duración.

"Puede sucederle a absolutamente cualquiera, sin importar lo sano que estaba antes", advierte Lambert. 

Los pacientes no hospitalizados siguen siendo poco estudiados

Las encuestas en las que se pide a las personas que informen sobre sus propios síntomas son imperfectas, ya que las personas pueden tener problemas para recordar cada síntoma o pueden asociarlo con algo distinto al virus.

"Con el COVID, los síntomas son tan numerosos y de tan amplio alcance que a veces la gente no lo reconoce como algo relacionado con el COVID hasta que se les pregunta sobre ello", explica Lambert.

Recovered COVID-19 patient Emiliano Pescarolo, 42, get his last cardio-respiratory measurement at the end of his rehabilitation at the Department of Rehabilitative Cardiology in Genoa, Italy, on July 22, 2020.
Marco Di Lauro/Getty Images
Getty Images/Marco Di Lauro

Pero incluso los datos imperfectos pueden ser útiles, asegura, ya que se sabe muy poco sobre los efectos a largo plazo del virus.

La mayoría de los estudios sobre coronavirus se han centrado en pacientes hospitalizados, que pueden ser más propensos a desarrollar ciertos síntomas, como fiebre. El estudio del King's College London, por ejemplo, ha encontrado que la fiebre es un fuerte predictor de una visita al hospital. Pero en la última encuesta de Lambert de aproximadamente 4.000 pacientes con coronavirus sintomáticos, solo el 8% de los pacientes informaron de fiebre en los primeros 10 días de su enfermedad. 

Para entender mejor los efectos del virus, dice Lambert, más investigación debería rastrear a los pacientes no hospitalizados, incluyendo a las personas asintomáticas.

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Día Mundial para la Prevención del Suicidio: los expertos piden más inversión tras la pandemia ante el previsible aumento de casos de depresión, pero el plan nacional del Gobierno está paralizado

LEER TAMBIÉN: La gente está pasando por alto la forma más fácil de contagiarse de coronavirus, según alerta el principal epidemiólogo de Estados Unidos

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna