Pasar al contenido principal

El sistema de reconocimiento facial es el futuro de la tecnología

El iPhone X de Apple utiliza su sistema de cámara especial "TrueDepth" para  obtener un reconocimiento facial del usuario e iniciar sesión de forma segura.
El iPhone X de Apple utiliza su sistema de cámara especial "TrueDepth" para obtener un reconocimiento facial del usuario e iniciar sesión de forma segura. Apple/YouTube
  • El iPhone introdujo los escáneres de huellas dactilares, popularizando los sistemas biométricos de seguridad en los productos electrónicos de consumo.
  • A medida que la tecnología ha evolucionado, la industria ha empezado a exigir escáneres de reconocimiento facial, ya que son más inteligentes, más prácticos, y también más seguros.
  • Algunos dispositivos de gama alta, como los de Microsoft y Apple, ya se han transformado. Esto ha aumentado las probabilidades de que el resto de compañías hagan lo mismo.

Han pasado ya cinco años desde que el iPhone 5S popularizase por primera vez los escáneres de huellas dactilares en los teléfonos móviles. En una maniobra inteligente, decidió utilizar el botón de inicio de la firma y colocó un pequeño lector debajo de él.

La gente no necesitó aprender nada nuevo, ya que el escáner funcionaba automáticamente al pulsar el botón, y podía mantener los datos del teléfono de forma segura sin tener que insertar una contraseña nueva cada vez. La tecnología se copió inmediatamente y ahora, cinco años después, es prácticamente imposible encontrar un smartphone que no la admita.

Pero los sistemas biométricos han avanzado y han surgido nuevas tecnologías que quieren usar una contraseña aún mejor: el rostro.

El Touch ID del iPhone 5S es el dispositivo con el que se popularizaron los sistemas de identificación biométrica en 2013.
El Touch ID del iPhone 5S es el dispositivo con el que se popularizaron los sistemas de identificación biométrica en 2013. Getty/Lintao Zhang

Existen mútiples razones que llevan a pensar que se trata de un cambio inevitable, una de ellas es que el reconocimiento facial puede llegar a ser superior en términos de seguridad si se le compara con el escaneo de huellas dactilares (Touch ID).

Una vez más, Apple lidera el grupo. La empresa lanzó el iPhone X el año pasado, que cuenta con un diseño radicalmente nuevo que incluye una selección de cámaras especiales en la parte superior. Los sensores incluyen la cámara TrueDepth, el sistema de reconocimiento facial con el que la empresa ha sustituido el sistema de huella digital. 

El Face ID proyecta alrededor de 30.000 haces de luz, una serie de puntos invisibles que crean un mapa de profundidad del rostro único. Posteriormente y cada vez que el usuario trata de acceder al teléfono, un sensor infrarrojo se encarga de comprobar que la imagen que se ha adquirido se corresponde con el rostro y si es así se puede utilizar el teléfono con normalidad.

Leer más: La llegada del 5G va a rebajar tu factura telefónica y transformar por completo tu vida

La cámara TrueDepth captura con precisión los datos faciales mediante la proyección y el análisis de más de 30.000 puntos invisibles que crean un mapa de profundidad del rostro, del que se obtiene también una imagen infrarroja.

Apple estimó que, si las posibilidades de engañar alTouch ID eran de una entre 50.000, con el Face ID se reducen a 1 millón.

Uno de los pocos componentes en los teléfonos inteligentes que no han sido criticados por los consumidores ha sido precisamente el sistema de lectura de huellas dactilares, sin embargo, las razones para integrar este cambio de forma masiva en la mayoría de los smartphone no radican únicamente en motivos de seguridad. Entonces, ¿cuál fue la razón principal que alentó la sustitución por el sistema de reconocimiento facial?

Los nuevos y estimulantes diseños de teléfonos inteligentes motivaron a los fabricantes para seguir avanzando

Demos un paso atrás.

La mayor tendencia reciente en el diseño de smartphone ha sido la eliminación del bisel frontal —el marco negro que rodea la pantalla— en favor de los teléfonos casi sin bordes y de pantalla infinita. Muchos fabricantes, en particular Apple y Samsung, dependían de los botones físicos de la marca para ocultar el escáner de huellas dactilares en la parte delantera de sus teléfonos, por lo que los modelos recientes han necesitado un cambio.

Apple eliminó el Touch ID por completo, mientras que Samsung lo movió a la parte posterior de sus teléfonos, donde muchos otros teléfonos de otros fabricantes ya lo tenían. Pero esto provocó una serie de quejas debido a su mala ergonomía.

Por poner un ejemplo, el dispositivo no se puede utilizar mientras permanece en posición horizontal, incluso cuando se encuentra en una ubicación ergonómicamente correcta —generalmente a dos tercios de la altura de un teléfono—. Luego está el hecho de que colocar un escáner en la parte posterior es delicado, a menudo tan antiestético que compromete el diseño (a diferencia de la integración sin fisuras debajo de un botón preexistente); y por último, no se puede colocar un escáner de huellas dactilares en la parte posterior de una tableta).

Desde el principio estaba claro que los lectores de huellas dactilares eran una solución imperfecta que finalmente sería superada por otro invento.

El próximo teléfono de Vivo utilizará el sistema Clear ID de Synaptics, que le permitirá incrustar el lector de huellas dactilares debajo de la pantalla.
El próximo teléfono de Vivo utilizará el sistema Clear ID de Synaptics, que le permitirá incrustar el lector de huellas dactilares debajo de la pantalla. Antonio Villas-Boas/Business Insider

Más recientemente, el fabricante chino de teléfonos inteligentes Vivo ha presentado una solución alternativa: un prototipo de teléfono funcional que utiliza el sensor Clear ID de Synaptics a través del cual incorpora un escáner óptico justo debajo de la pantalla.

Esta tecnología funciona correctamente y permite que las marcas puedan ampliar la pantalla frontal y mantener el sensor en la parte delantera. Sin embargo, es notablemente más lenta que los escáneres normales, y la superioridad técnica de la solución del reconocimiento facial sumada a la tirada de Apple probablemente signifique que este tipo de dispositivos seguirán llevando la delantera.

El hecho de que Samsung se haya centrado en desarrollar los escáneres de iris y la reciente introducción de la característica Face Unlock en el OnePlus 5T —aunque todavía estén por pulir— son un claro testamento de esto, y sería sensato esperar que otros buques insignia superen esta suerte de "carrera espacial" del escaneo facial a lo largo de este año.

Google está trabajando es una nueva versión de Android que abraza "una fluidez" similar a la del iPhone X, una información que indica que los fabricantes de Android también están haciendo pruebas con sus cámaras frontales para implementar escáneres de cara.

Hay una cierta falta de continuidad en la experiencia global que los lectores de huellas dactilares simplemente no tienen

En un iPhone X, después de activarlo —a menudo lo hace por sí mismo con la función inteligente de "elevar para activar"— en el momento en que el usuario se da cuenta de que puede desbloquearlo, ya ha obtenido un acceso seguro y las notificaciones muestran como por arte de magia fragmentos de contenido, si se configura para ello.

Aunque sea verdaderamente rápido, el tiempo necesario para desbloquear el dispositivo es el adecuado para que Face ID pueda escanear al usuario de forma segura y, a la vez, darle acceso. Después de un tiempo, simplemente dejas de pensar en ello; la tecnología se desvanece en el fondo, y aunque todavía no es perfecta (la mayoría de los problemas tienen que ver con ángulos de visión) funciona el 90% de las veces, y es fantástica.

Esto es lo que el analista de tecnología de Stratechery Ben Thompson escribió en un artículo que tituló con acierto "Apple at its best":

"Face ID da un paso más allá (que los sistemas biométricos): si bien modificar los hábitos arraigados toma su tiempo, ya estoy en el punto en el que simplemente cojo el teléfono y lo deslizo sin pensar demasiado. La autenticación en aplicaciones como 1Password es toda una revelación, no tienes que hacer nada".

"En estas circunstancias, el iPhone X está llegando a la cima de la informática encargándose de una tarea necesaria, en este caso la seguridad, superando ampliamente las capacidades humanas. El hecho de que este caso sea la seguridad es particularmente notable; desde hace tiempo se ha aceptado el hecho consabido de que existe un equilibrio ineludible entre la seguridad y la facilidad de uso. Touch ID ha hecho que garantizar una seguridad efectiva para la mayoría de las situaciones sea mucho más sencillo y FaceID la ha vuelto invisible".

El vicepresidente senior de marketing mundial de Apple, Phil Schiller, presenta el Face ID del iPhone X.
El vicepresidente senior de marketing mundial de Apple, Phil Schiller, presenta el Face ID del iPhone X. Apple

El reconocimiento facial es inmejorable por varias razones, entre ellas su ubicuidad

Los escáneres faciales también cuentan con otra ventaja además de su fluidez, facilidad de uso y seguridad, y esa es la de su implementación intuitiva en dispositivos distintos al smartphone.

El primer dispositivo del mercado masivo en implementar una tecnología segura de inicio de sesión a través del reconocimiento facial fue el híbrido de sobremesa portátil Surface Pro 4 de Microsoft, lanzado en 2015. Utilizaba el sistema que Microsoft nombró como Windows Hello y una cámara infrarroja próxima (IR) para escanear la cara y dar un acceso seguro.

He estado usando recientemente el Surface Book 2 como mi portátil personal y la experiencia me ha confirmado que no solo los escáneres faciales reemplazarán a los lectores de huellas dactilares, sino que esta transformación supondrá un cambio a mejor.

La naturalidad y sencillez que supone utilizar un escáner facial es aún más evidente en el caso de los ordenadores portátiles. Únicamente hay que levantar la tapa del ordenador portátil para acceder al escritorio sin darte cuenta. Parece cosa de magia. 

Los MacBook Pro más recientes cuentan con un lector de huellas dactilares, pero eso requiere buscar activamente la zona designada en el teclado, pulsar y desbloquear el dispositivo. No supone una molestia, pero el escaneo de rostros sigue suponiendo un avance notable.

Para ser francos, Windows Hello también es compatible con los escáneres de huellas dactilares, pero la gran mayoría de los socios de Microsoft están utilizando cámaras IR dentro de sus portátiles. Algunas de estas marcas son Dell, HP, Lenovo, Samsung y Asus.

En primer lugar, Apple quería lanzar Face ID en el iPhone, lo cual tiene sentido, pero parece que solo será cuestión de tiempo que la cámara TrueDepth llegue a los MacBooks y, lo que es más importante, a los iPads.

Incluir sistemas de reconocimiento facial en todos los dispositivos tienen sentido: teléfonos, tabletas, híbridos 2 en 1, portátiles, ordenadores de sobremesa todo en uno...

Es muy probable que a medio y largo plazo los iPad Pro vayan sustituyendo al MacBook Air paulatinamente, ya que los principales consumidores de la marca suelen optar por la versatilidad de un dispositivo con pantalla táctil dotado de un sistema operativo más avanzado (a saber, uno que admita el inmenso catálogo de la App Store) frente a otros sistemas heredados, como el MacOS de MacBook.

El Windows Hello instalado en la interfaz de Windows 10, como Microsoft Surfaces, utiliza y la cámara de infrarrojos para iniciar sesión de forma instantánea y segura.
El Windows Hello instalado en la interfaz de Windows 10, como Microsoft Surfaces, utiliza y la cámara de infrarrojos para iniciar sesión de forma instantánea y segura. YouTube/Microsoft

Una serie de rumores apuntan a que los iPad Pro serán los próximos dispositivos de la marca en ser rediseñados. Al igual que el iPhone X, habrá una reducción del marco de los nuevos iPads tanto como sea posible, y al hacerlo reemplazarán el botón de inicio con una cámara que habilite el reconocimiento facial.

Sin embargo, las cámaras con capacidad de reconocimiento facial son increíblemente difíciles de fabricar, por lo que hay muchas probabilidades de que pasen uno o dos años de transición antes de que se comercialize este sistema.

Los sistemas de Samsung y OnePlus, por nombrar dos de los fabricantes más influyentes de Android que ya han puesto en movimiento tecnologías de reconocimiento facial, siguen careciendo de soluciones completamente fiables que les permitan deshacerse por completo de los escáneres de huellas dactilares, pero acabarán lográndolo.

Con respecto al conjunto de la industria, lo más probable es que sea solo cuestión de tiempo. Teniendo en cuenta el impulso innovador de Apple, en el caso de los móviles, y de Microsoft (junto con sus muchos socios), en el de los ordenadores portátiles y de escritorio, está claro hacia dónde se dirige el futuro.

Te puede interesar