Smart Cities: cómo mejorar la calidad de las ciudades a partir de estudios basados en Big Data

Endesa X - smart cities 1

Endesa

  • Telecomunicaciones, Big Data e inteligencia artificial se dan la mano para lograr ciudades más inteligentes.
  • City Analytics es la plataforma digital de Endesa X adaptada a las necesidades de las ciudades y que permite la toma de decisiones usando tecnología puntera de analítica de datos.
  • Adaptar la intensidad del alumbrado público u optimizar el transporte público, entre las posibilidades que permite City Analytics.

Si hay una disciplina que puede revolucionar el futuro de nuestras ciudades, esa es el Big Data. La razón es muy sencilla: tomar decisiones basadas en datos exactos y reales, más que en intuiciones, es la mejor manera de acertar a la hora de decidir cómo se deben administrar los recursos. Si, además, se combina con los últimos avances en telecomunicaciones y técnicas de inteligencia artificial (IA), las posibilidades de éxito en las políticas locales se multiplican.

No en vano, ambos conceptos son claves en la implantación de las Smart Cities, esas ciudades inteligentes que son capaces de reaccionar ante las necesidades de sus ciudadanos. Junto a los grandes avances en telecomunicaciones, las ciudades han aprendido a hablar con sus gestores para trasladarles lo que necesitan. Miles de datos recopilados en sus calles les permiten expresar dónde es prioritario actuar para resolver atascos recurrentes, cómo optimizar la gestión energética o cómo afrontar la seguridad ante un evento multitudinario.

¿Cómo facilitar esa conversación entre entornos urbanos y gestores? Las Smart Cities requieren herramientas adecuadas para que las corporaciones locales puedan dialogar con ellas. Se trata de que las decisiones que antes se tomaban por intuición se basen ahora en datos reales, recopilados y gestionados a través de técnicas sofisticadas de analítica avanzada. Para eso, ciudad y ayuntamiento deben hablar el mismo idioma.

Tres ingredientes para una Smart City

Aunque llevamos mucho tiempo hablando de ellas, parece que las Smart Cities no acaban de llegar. Así lo explica Juan Garrigosa de Sigmaringa, director de Business to Government (B2G) en Endesa X: “Nos encontramos en una fase muy preliminar en la implantación de la Smart City porque implica un desarrollo avanzado de tres tecnologías: telecomunicaciones, Big Data e inteligencia artificial”.

Toda esa tecnología es la que permitirá que no sean exclusivamente la personas las que tomen decisiones, sino que también participen de ellas procesos automatizados. “Hasta no hace mucho, esas decisiones se basaban en la intuición, la experiencia y el conocimiento. Ahora, los datos permiten basarse en históricos de incidencias y las convierten en algo más que una cuestión opinable. De hecho, permiten saber exactamente qué es lo que ocurre y cómo optimizar el servicio o resolver una incidencia”, añade el experto.

El uso de esas tecnologías es el que, por ejemplo, permite ayudar a optimizar el gasto en alumbrado público, ajustando las luces en las áreas y horarios en que resulta menos necesario. El mismo principio rige la optimización de la gestión del tráfico, la de los residuos o incluso la videovigilancia para aumentar la seguridad.

“El Big Data permite compilar una cantidad enorme de información que la inteligencia artificial toma como base para extraer conclusiones. Esa es la manera de transformar esa información en conocimiento y tomar mejores decisiones”, explica Garrigosa. Combinadas con otras tecnologías como la geolocalización, que permite saber cómo se mueven las personas por la ciudad, se convierten en una herramienta muy poderosa para cualquier gestor urbano.

La clave de la planificación

 

Endesa X

Entender el comportamiento real de la ciudad es lo que permite desarrollar una planificación efectiva y facilita una gestión eficiente. Esto resulta, por un lado, en un trabajo más sencillo y eficiente para los gestores y, por otro, en una mayor calidad de los servicios que se ofrecen al ciudadano.

Para ello, es necesario contar con herramientas capaces de analizar la enorme cantidad de datos que genera la ciudad. “Un ejemplo es nuestra solución City Analytics que mediante el análisis de los movimientos agregados y anonimizados de los ciudadanos, facilita una gestión eficiente ya que permite evaluar la oferta de servicios de la ciudad, entender las sinergias entre los puntos de intercambio de personas -como pueden ser grandes estaciones o intercambiadores- o incluso calcular la demanda turística de cada zona, con el fin de establecer itinerarios más atractivos para los visitantes”, destaca Juan Garrigosa.

Incluso en la actual situación de pandemia, el uso de este tipo de herramientas que dotan de inteligencia a la ciudad puede marcar la diferencia. Analizar datos nos permite entender, por ejemplo, la eficacia de las medidas de contención que se aplican al nivel de cada barrio. También entender cómo son las fases de recuperación y cómo gestionar la movilidad o el turismo para adaptarlas a cada situación.

“Desde Endesa X, en plena situación sobrevenida a causa de la pandemia, desarrollamos una variante de City Analytics a la que denominamos mapa de movilidad, en la que se pueden consultar de una forma muy visual y sencilla los flujos de movimientos intra y extra provinciales tan importantes ahora en la situación que vivimos para el análisis de los movimientos y flujos ciudadanos. Esta herramienta está abierta y disponible a consulta para todos, incluidos los gestores públicos”, explica Juan Garrigosa.

Estudiar la ciudad

Las soluciones de Smart City como City Analytics facilitan un nivel de conocimiento de la ciudad muy profundo de manera muy intuitiva. “Nosotros entregamos un mapa de calor que indica dónde están las personas cada hora del año en una sección censal. A partir de ahí, los gestores pueden planificar el alumbrado público, reduciendo su intensidad en los momentos en los que no haya nadie, optimizar el transporte público para ofrecer un mejor servicio, el servicio de limpiezas o incluso anticiparse en el envío de efectivos policiales allí donde son necesarios para ordenar el tráfico”, explica el directivo de Endesa X

Se trata de una herramienta que se adapta a los sistemas que ya tenga implantados la ciudad. “Para las corporaciones que ya tengan implantadas soluciones de business intelligence, podemos entregar una base de datos, o bien una API para aquellas que cuenten con plataformas de Smart City. Si no disponen de ese tipo de sistemas, se puede utilizar nuestra propia plataforma para obtener la información deseada”, continúa Garrigosa.

La obtención de datos también es un factor que las ciudades deben tener en cuenta a la hora de implantar una de estas soluciones. “A diferencia de otras basadas en antenas de telefonía, nuestra herramienta obtiene datos procedentes de apps que los ciudadanos llevan instaladas en sus teléfonos y de navegadores de vehículos. Esto permite recabar una información mucho mayor y más exacta -damos hasta un 90% de exactitud en las estimaciones-, con el empleo de tecnología GPS. Todo ello, con la máxima seguridad y privacidad, ya que los datos son anonimizados y agregados, de tal forma que no hay manera de identificar a cada persona”, concluye el experto.

Estas soluciones basadas en datos procedentes de apps, lejos de ser costosas, ofrecen a las ciudades la posibilidad de iniciar su camino hacia la Smart City a un precio razonable. Por ejemplo, el análisis de los datos de seis meses en una ciudad de menos de 250.000 habitantes no llega a los 15.000 euros en el caso de City Analytics.

La conversión de las ciudades en Smart Cities pasa por una comprensión mejor y más exhaustiva de lo que ocurre en ellas. También por el apoyo en la tecnología para tomar las mejores decisiones. La buena noticia es que las herramientas para construir esa urbe del futuro ya están al alcance de la mano.

    Más:

  1. Branded