Este emprendedor sevillano y su startup han sobrevivido al colapso del Silicon Valley Bank: "No sabía si el lunes iba a poder pagar las nóminas"

Una oficina del SVB en San Francisco (EEUU).
Una oficina del SVB en San Francisco (EEUU).
  • El colapso del Silicon Valley Bank puso en jaque a cientos de startups que dependían de la entidad financiera para operar y pagar las nóminas de sus empleados.
  • Miguel Carranza es un emprendedor español e ingeniero de software fundador de la startup RevenueCat, cliente hasta esta semana del Silicon Valley Bank.

Miguel Carranza lleva varios días sin dormir. Habla con Business Insider España a través de Zoom desde el otro lado del Atlántico. 

Hace apenas una semana, este emprendedor hacía cálculos sobre cómo iba a sobrevivir su startup a una posible quiebra del Silicon Valley Bank, mientras veía las acciones de la entidad bancaria desplomarse en bolsa y las noticias sobre un posible nuevo Lehman Brothers corrían como la pólvora en las redes sociales.

"Me llamó mi socio, que nunca me llama, solo llama cuando es algo importante, y me dijo medio en risa, pero con risa nerviosa; ¿te has enterado de que los bancos son todo mentira, que el dinero es mentira y que todo es falso, y que no podemos creer en la economía?".

"Pensé, la que se nos viene encima"

Miguel Carranza, CTO y fundador de RevenueCat.
Miguel Carranza, CTO y fundador de RevenueCat.

"El viernes no sabía si el lunes iba a poder pagar las nóminas de mis empleados", cuenta Carranza a Business Insider España. Ahora, la tormenta parece haber pasado, pero la cicatriz que el SVB ha dejado en el sector tecnológico es todavía difícil de medir.

RevenueCat, la startup de este sevillano afincado desde 2012 en Estados Unidos, ha logrado surfear la ola al igual que otros cientos de pequeñas empresas tecnológicas, después de que la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) y la Reserva Federal intervinieran el SVB para salvar el dinero de sus depositantes.

Sin embargo, su startup, una plataforma que permite a terceras empresas gestionar pagos y suscripciones, no estaba tan expuesta al SVB, ya que contaba con sus activos diversificados entre esa entidad y Morgan Stanley. En el SVB tenían una cuenta con alrededor de 1 millón de dólares.

"Ahora tenemos más cuentas abiertas y estamos pendientes de abrir una más", apunta Carranza. 

"Abrir una cuenta en el banco si eres una startup no es tan fácil, es un proceso mucho más lento. De hecho, uno de nuestros inversores, por ejemplo, está intentando meter el dinero de su fondo en una cuenta nueva y no puede. Le dicen, "es que tenemos que verificar que no hace tratos con Rusia ni con Corea del Norte".

"Todo el mundo estaba en el Silicon Valley Bank por esa razón, porque era el banco de las startups. Cualquiera, incluso sin ingresos, podía abrir una cuenta en él".

A pesar de que "diversificar" puede parecer ahora algo de sentido común después de un colapso bancario, aceleradoras de startups emblemáticas del ecosistema como Y Combinator aconsejan todo lo contrario al principio, según cuenta Carranza, que ha pasado por uno de sus programas.

"No te planteas algo así. Es el banco estándar de la industria. La gente se cree que nos daba unas buenas condiciones, pero a nosotros el SVB no nos daba nada", comenta.

"De hecho, uno de los consejos en Y Combinator es que al principio no te compliques. Te dicen; no te olvides de los intereses, pero vas a ganar mucho más dinero construyendo un producto bueno que el 1, 2 o 3% que te vaya a generar de intereses cualquier banco".

"Hay gente que ha perdido mucho dinero por tener diferentes cuentas, al tener que estar pasando dinero de una cuenta a otra, y que las transferencias no llegan a tiempo o que no pueden pagar a un proveedor. A lo mejor es un consejo que ahora a posteriori es algo más desaconsejado", añade. 

"No hay duda" de que quebrarán más bancos tras la implosión del Silicon Valley Bank, según un alto cargo que supervisó parte de la crisis bancaria de los años 80 en EEUU

Eso, ahora se ha acabado. La caída del SVB ha puesto en jaque al sector y ha hecho crecer la desconfianza entre los inversores y emprendedores. Lo que parecía sólido, no lo era tanto. De hecho, esta crisis ha sido una crisis de confianza después de que cientos de personas sacaran sus depósitos del banco, formando un efecto cascada.

Los clientes del SVB, presas del pánico, intentaron retirar 42.000 millones de dólares del banco el jueves —lo que equivale a casi 500.000 dólares por segundo durante un periodo de 24 horas—. El banco simplemente no pudo hacer frente a la demanda.

Para entender la envergadura de este movimiento hay que remontarse a la crisis financiera de 2008, cuando se retiraron 16.700 millones de dólares de Washington Mutual, un banco de depósitos y préstamos, en el transcurso de 10 días.

"Obviamente, a partir de ahora vamos a diversificar más nuestras cuentas y seguramente gran parte de ese dinero esté en uno de los 4 grandes. Ahora la gente va a tener más miedo y van a decir; mete tu dinero en Bank of America o en JP Morgan".

Viernes 10 negro

El día fatídico para Miguel fue el viernes 10 de marzo. Esa noche apenas durmió, cuenta. 

El sábado la cosa no mejoró mucho. Los escenarios que barajaban en ese momento en ReveneuCat si la situación no se solucionaban pasaban por pedir un crédito, buscar una ronda de financiación de urgencia o incluso despedir gente.

"El sábado por la mañana no paraba de preguntarme, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Y ahí piensas, tenía que haber hecho algo antes. Pero ya es tarde y no puedes tener esa mentalidad. Así que decides tirar para delante", rememora Carranza. 

"Sales y te pones a buscar otras opciones. Te pones a buscar dinero hasta debajo del colchón para asegurarte que el mismo lunes puedes operar lo más rápido posible".

En Estados Unidos, la mayoría de las empresas pagan cada 15 días. Es decir, que este miércoles 15 de marzo los empleados deberían ingresar sus nóminas. En empresas tecnológicas de Silicon Valley, los salarios de los equipos superan fácilmente las 6 cifras. RevenueCat como muchas otras startups lo tenían verdaderamente negro para pagar a sus empleados.

BAÑO DE SANGRE EVITADO: El caótico fin de semana que acabó con la venta de la filial Silicon Valley Bank en Reino Unido por sólo 1 libra

"Esto no es un problema local de VC (capitalistas de riesgo) billonarios. El impacto puede ser global", tuiteó Carranza el 12 de marzo. "La debacle de Silicon Valley Bank nos pone en peligro para encontrar liquidez y sobrevivir la semana que viene". Sin embargo, ese domingo todo cambió. 

Finalmente, la Reserva Federal se pronunció y el propio Joe Biden dijo eso de "sus depósitos están seguros" para alivio de muchos. 

Según este ingeniero de software, si las cosas ya estaban mal en el sector tecnológico en general, tras varios años de valoraciones por las nubes y máximos históricos en bolsa, unos éxitos sucedidos por los recientes despidos y recortes en masa, esto que ha pasado solo va a empeorar todo todavía más.

"Hay gente que no va a poder pagar los proveedores y proveedores que no van a poder pagar. Gente que no va a poder cobrar. Al final se van a tener que tomar decisiones rápidas y muchas veces o son despidos o servicios que van a dejar de operar". 

La crisis del Silicon Valley Bank ha durado apenas unos días. Sus consecuencias y las cicatrices que deja quizá tomen más tiempo en salir a la luz. En esta espiral de pánico desatado, en donde las redes se han llenado de críticas cargadas de rabia y conclusiones aceleradas, Miguel ha echado de menos el contacto humano de su equipo, formado por una plantilla de 64 personas distribuidas en 12 países diferentes.

"Si esto hubiera pasado en la oficina, pues hubiéramos estado todos allí, y nos hubiéramos dado un abrazo", concluye. 

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.