Una sola gota de tos puede recorrer hasta casi 7 metros de distancia, según una investigación que revela cómo se desplaza el coronavirus por el aire

Gente con mascarilla en la calle

REUTERS/Fabrizio Bensch

La pandemia ha obligado a los científicos a estudiar la transmisión de gotas en el aire para comprender cómo se producen los contagios de coronavirus, especialmente tras descubrir que los aerosoles es una de las principales vías. En este sentido, investigadores del Instituto de Computación de Alto Rendimiento han descubierto que una sola gotita de tos es capaz de desplazarse a hasta 6,6 metros -e incluso más en condiciones de aire seco- y a una velocidad de dos metros por segundo.

Este estudio, publicado en la revista Physics of Fluids y recogido por Infosalus, analiza la dispersión de gotas utilizando una simulación de flujo de aire. Y estas fueron las conclusiones: "Además de usar una mascarilla, encontramos que el distanciamiento social es generalmente efectivo, ya que se muestra que la deposición de gotas se reduce en una persona que está al menos a un metro de la tos", explica el autor del nuevo estudio, Fong Yew Leong.

Cuando tosemos se emiten miles de gotas de diferentes tamaños. Según este estudio, las más grandes se depositan en el suelo con rapidez debido a la gravedad, pero si hay viento son capaces de desplazarse hasta un metro. Pero las pequeñas y medianas pueden evaporarse y es más fácil que se las lleve el viento.

El coronavirus puede permanecer en el aire en zonas concurridas y habitaciones de hospital, pero es muy poco probable caminar a través de "nubes" de virus

 “Una gota que se evapora retiene el contenido viral no volátil, por lo que la carga viral aumenta de manera efectiva”, señala el autor Hongying Li. “Esto significa que las gotas evaporadas que se convierten en aerosoles son más susceptibles de ser inhaladas profundamente en el pulmón, lo que causa infección en la parte inferior del tracto respiratorio, que las gotas no evaporadas más grandes", añade.

El viento, humedad y temperatura provocan variaciones en el desplazamiento del coronavirus

No obstante, son muchos los factores a tener en cuenta, como las condiciones ambientales, la velocidad del viento, los niveles de humedad y la temperatura del aire ambiente. Además, estos hallazgos se basan en suposiciones de la literatura científica existente sobre la viabilidad del coronavirus, pero todavía queda mucho por descubrir.

Esta investigación se centró en la transmisión de COVID-19 al aire libre en un ambiente tropical. Ahora, los investigadores pretenden evaluar los riesgos en otros entornos diferentes, tanto en interiores o exteriores, donde se reúnen multitudes. Y también buscan aplicar este estudio al diseño de entornos como habitaciones de hospitales, donde se debería tener en cuenta el flujo de aire interior para evitar la transmisión de patógenos en el aire.

 

 

 Artículo original de Economía Digital

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020