La soledad, la falta de conocimiento sobre el sector y el excesivo apego por la idea inicial son los principales enemigos a batir por parte de los emprendedores, según Google for Startups

Sofía Benjumea
  • La soledad, la falta de conocimientos sobre sectores específicos y la rigidez a la hora de desarrollar la idea inicial son los principales enemigos del emprendedor, según Sofía Benjumea, directora de Google for Startups España.
  • Dirige la plataforma con la que Google toma el pulso al ecosistema emprendedor español: "Creo que la siguiente gran batalla será la lucha por el talento", vaticina.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A sus 39 años, Sofía Benjumea conoce como la palma de su mano el ecosistema emprendedor español. Desde hace años, dirige Google for Startups, una plataforma creada por el gigante tecnológico para ayudar a crecer a las empresas emergentes y, de paso, mejorar la tecnología y la economía del país.

Tras entrar en España a principios de 2015, los resultados de Google for Startups ya se dejan notar. 

Según el informe de resultados de Google for Startups de 2020, la iniciativa ha ayudado a crear 6.333 puestos de trabajo desde su fundación (con un 21% directamente atribuidos al apoyo de Google for Startups) y ha estado relacionada con unos 744 millones de euros en rondas de inversión (un 33,8% directamente atribuidos a la plataforma).

Es la consecuencia de un día a día en el que Benjumea, tal y como revela en una entrevista con Business Insider España, puede llegar a tener una decena de reuniones en las que coordina a infinidad de equipos. 

3 españoles que han creado startups de éxito en Los Ángeles, Nueva York o Singapur comparten qué hace falta para que España sea un mejor lugar para emprender

Su misión es, simplificando, detectar las startups que más encajan con la forma de trabajar que tiene Google y que estas sellen acuerdos de colaboración con Google for Startups. 

A través de estos tratos, estas pueden acceder a los expertos y la tecnología del gigante tecnológico californiano y estos, a cambio, tienen información de primera mano sobre cómo evoluciona la tecnología en un ecosistema como el español, que genera cada vez más interés.

De cuando en cuando, este proceder da pie a algún malentendido: "A veces acuden a nosotros startups que piensan que uno de los productos que han desarrollado pueden venirle muy bien a Google. La verdad es que nosotros no estamos aquí para conseguir soluciones concretas, sino para ayudarlas a crecer, sobre todo internacionalmente", aclara la directora de la plataforma, que tras más de un lustro de trabajo con empresas emergentes, se puede permitir ya hacer balance.

"Cuando Google aterrizó hacia 2014 o 2015 lo que buscaba sobre todo era un ecosistema joven. Por aquel entonces, solo teníamos presencia en Londres fuera de Silicon Valley. Cuando nos abrimos a España y Polonia lo que queríamos era lugares con potencial y con camino por recorrer por delante", explica Benjumea.

"España tenía ese potencial, pero todavía estaba incipiente. Se veía ya que había talento, que había mimbres con los que trabajar. Al principio, dimos mucha importancia a los campus tecnológicos para generar espacios en los que las empresas pudieran trabajar juntas".

Con el tiempo, explica la experta, especialmente después de la pandemia, Google for Startups terminó trascendiendo el espacio de los campus. "La nuestra es una misión muy cercana, trabajando mucho con los emprendedores y, sobre todo, intentando que entren a formar parte de una comunidad importante en la que unos van ayudando a otros". 

10 franquicias que puedes montar por menos de 10.000 euros en España

Pocos más indicados que Benjumea, por tanto, para establecer un diagnóstico de en qué punto se encuentran las startups españolas en comparación con países del entorno y hacia dónde va.

"Hemos superado el primer reto, que es convertirnos de verdad en un ecosistema. Es decir, los ingredientes ahora están. Ahora lo que tenemos es el desafío de ser capaces de dar el salto de nivel. Más que de startups, se empieza a hablar de scaleups [empresas capaces de escalar su negocio a nivel internacional]".

"Tenemos un ecosistema bastante sano y una ley de startups que lo mejor que ha hecho ha sido consultar a los actores implicados. Necesitamos, sobre todo, que salga. Pero ahora el siguiente salto va a ser conseguir proyectos escalables, globales, internacionales".

Los síntomas son positivos. En los últimos años, cuenta la experta, han surgido cada vez más fondos de capital riesgo nacionales y se ha multiplicado la atracción de inversión extranjera. "La siguiente gran guerra va a ser por la captación de talento", vaticina Benjumea.

La unión hace la fuerza, también entre las startups

Startups

Getty Images

Pero el camino que tienen por delante los emprendedores es cualquier cosa antes que un camino de rosas. Para empezar, deberán afrontar lo que Benjumea considera uno de los principales problemas de quien se lanza a tratar de tener éxito con un proyecto propio: la soledad.

"Se habla muy poco de esto, de la presión y del estrés que supone crear una empresa. Nosotros, de hecho, que hemos incluido el cuidado psicológico en nuestros programas, porque es importantísimo. Cada vez que empezamos un programa, lo hacemos consultando un coach y un experto en liderazgo que habla del equilibrio que hay que tener y de la energía que consumen estos negocios".

Otra razón, detalla la experta, para crear espacios de unión entre las startups: "Nadie te va a entender mejor que alguien que también está pasando por lo mismo. Es clave tener esa posibilidad de preguntar `Chicos, ¿vosotros esto cómo lo hacéis?".

De esta unión, explica Benjumea, surgen ideas, y de las ideas puede nacer la posibilidad de mejorar los proyectos y evitar el que juzga que es el error más grave de las empresas que acaban de empezar: enamorarse demasiado del negocio inicial que tienen en mente.

"Al fundar una empresa, solemos pensar que nuestra idea es lo mejor. Por norma general, la idea no vale gran cosa. Lo que vale es el conocimiento y los equipos se que van construyendo".

¿Cuánto cuesta abrir un negocio? Esta es la inversión que se necesita en España y en cada país del mundo

Precisamente por eso, Benjumea recomienda a los jóvenes que estén pensando en emprender que, antes, se dejen aconsejar por otros emprendedores, y que durante su proceso adquieran experiencia trabajando para otros en los sectores que les interesan.

"Tanto para quienes tienen muy clara la idea del negocio que quieren desarrollar como para quienes no saben muy bien qué quieren hacer, pero sí saben que quieren emprender, adquirir experiencia antes de lanzarse a la aventura es bueno".

"Tenemos en España un montón de ejemplos de emprendedores de éxito como Andrea Barber [consejera delegada y fundadora de RatedPower, una startup que automatiza el diseño de placas solares] que, antes de lanzarse con su propia idea, trabajó durante décadas en el sector antes de tener claro qué quería hacer".

Otros artículos interesantes:

La última startup que enamora a Bill Gates consigue que la leche sea neutral en carbono

Un CEO fantasma y el golpe perfecto: una startup británica desaparece de internet tras estafar casi 600.000 euros usando a 'influencers' y famosos

Más fina que un pelo humano: la membrana de esta startup del MIT separa los gases contaminantes de la industria usando un 60% menos de energía

Te recomendamos

Y además