Pasar al contenido principal

El mejor plan de jubilación pasa por saber cómo ganar, ahorrar e invertir tu dinero

Alegre joven
Si es importante, lo conseguirás. Luba Kozorezova/Strelka Institute/Flickr
  • Son muchos los que sueñan con retirarse siendo jóvenes, pero pocos dan los pasos necesarios para lograrlo.
  • Retirarse siendo joven solo requiere tres cosas: ganar, ahorrar e invertir.
  • La clave para alcanzar tu meta de retirarte joven es convertir estas tres cosas en una prioridad.

Los millennials no se caracterizan por seguir las reglas, especialmente en lo que respecta al dinero.

Además de apartarse de la banca tradicional y de posponer la compra de vivienda, aproximadamente dos tercios tienen la esperanza de dejar su trabajo y retirarse antes de cumplir los 65, de acuerdo con una encuesta de MSN.

Una jubilación temprana puede ser un sueño para muchos. La misma encuesta halló que la mitad de los millennials están ahorrando un 5% o menos de sus ingresos, mucho menos de lo necesario para disfrutar de una una jubilación a los 40

Chad Carson, un inversor de 37 años de edad, está pasando un año en Ecuador con su mujer y dos hijas viviendo enteramente de sus rentas, y lo llama una "mini-jubilación."

En un post que escribió en el blog de finanzas personales Los presupuestos son sexys, Carson explicó que su camino "torpe y plagado de errores hacia una jubilación temprana" le enseñó que solo hay tres cosas en las que debe centrarse cualquiera que cualquiera que esté intentando hacerse económicamente independiente… y sí, ahorrar es una de ellas.

1. Construye una fuente de ingresos fuerte y regular

Si no tienes una fuente de ingresos, es imposible acumular riqueza. El primer paso a la independencia financiera es encontrar una fuente de ingresos estable que te permita ahorrar e invertir. Para la mayoría de personas, esto implica un trabajo de oficina convencional, para bien o para mal.

La "fuente de ingresos estable" de Carson vino de propiedades inmobiliarias que compró a bajo precio, reparó y vendió con beneficios junto con su socio empresarial. Para muchos, esto puede resultar arriesgado: después de todo, no hay un salario garantizado. Llegado a un punto, Carson consiguió una fuente de ingresos estable proveniente de los inquilinos de sus propiedades.

 2. Ahorra una parte importante de tus ingresos

Una vez tienes ingresos estables, la clave está en no gastarlo todo. Aprender a vivir por debajo de tus posibilidades siendo joven te beneficiará durante el resto de tu vida.

Primero, saca partido de una de las mejores formas de ahorrar dinero: si tienes la posibilidad, apúntate al plan de pensiones ofrecido por tu empresa. Las contribuciones son automáticas, lo que significa que el dinero no llega a pasar por tus manos. El esfuerzo es mínimo, pero el beneficio eventual puede ser enorme.

Leer más: Si quieres ahorrar, te contamos cómo hacerlo (y cómo invertir tus ahorros)

Puedes también ahorrar dinero reduciendo tus gastos en vivienda de manera que no supongan más del 30% de tus ingresos. Carson usó técnicas como el house-hacking (comprar una vivienda y alquilar parte de ella para conseguir ingresos) y el live-and-flip (comprar una vivienda y vivir en ella hasta venderla por un beneficio) para vivir sin gastos y conseguir beneficios al mismo tiempo.

Si tienes pareja, también puedes probar el método starve and stack: en lugar de sobrevivir con los ingresos de ambos, limitáis vuestros gastos a una cantidad que puede ser cubierta con los ingresos de uno solo. Luego, entre los dos, ahorráis una cantidad equivalente al 100% —o lo más cercana posible— del otro salario. Esto os colocará en una posición adecuada para empezar a invertir.

3. Invierte los ahorros en bienes que aumentarán de valor o al menos no lo perderán

Ahorrar mucho dinero está bien, pero invertirlos de forma adecuada puede suponer una diferencia radical en tu camino hacia el retiro temprano.

La forma de inversión elegida por Carson es el mercado inmobiliario, bienes que generan rentas sin demasiados costes, según explica. Es una buena estrategia, ya que compró las 90 propiedades que posee con la intención de alquilarlas, en lugar de vivir en ellas y pagar la hipoteca por sí mismo.

Si no estás interesado en bienes inmobiliarios, la bolsa es una buena opción para colocar tu dinero, y no resulta tan arriesgada como podrías pensar. De hecho, hay muy pocas posibilidades de que un inversor joven pierda dinero en la bolsa en un periodo de 40 años.

"El principio de cualquier camino hacia la libertad financiera empieza decidiendo qué es lo importante," escribió Carson. "Entonces, con una combinación de persistencia, mesura en los gastos, y herramientas de inversión fiables, como el mercado inmobiliario u otros favoritos (como invertir en bonos o fondos índice), puedes alcanzar alturas increíbles en tus finanzas y tu vida."

 

Te puede interesar