Pasar al contenido principal

Carreras ilegales con coches eléctricos en Madrid: lo que se esconde tras ellas

Chico en una carrera ilegal
Getty
  • Los vecinos del Ensanche de Vallecas se ven amenazados por las carreras ilegales que se llevan a cabo en la zona.
  • Los conductores utilizan coches eléctricos de alquiler debido al bajo precio que tienen estos.
  • El equipo especializado en carreras ilegales de la Policía Municipal está trabajando para sancionar a los infractores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Primero fueron de coches particulares (deportivos o no), luego se unieron los retos con vehículos con licencia VTC y ahora parece que lo que se celebra en Madrid son carreras ilegales con coches eléctricos de alquiler.

El escenario es el habitual, el barrio del Ensanche de Vallecas, aunque los nuevos corredores han cambiado las calles aisladas y con apenas circulación del polígono industrial de la La Atalayuela por las del centro. Así lo aseguran los vecinos del barrio que dicen tener miedo por el peligro de atropellos. Tampoco se atreven a recriminar a los conductores, porque siempre van en grupo.

Carreras en el centro y a plena luz del día con coches de Zity

Aunque son más frecuentes por la noche, los vecinos de la zona dicen que también se celebran carreras ilegales a plena luz del día. Cuentan que es habitual ver coches que aceleran y derrapan a escasos metros de los peatones.

La otra gran afectada es la plataforma de movilidad compartida Zity pues son suyos los coches que los pilotos utilizan para participar en las carreras ilegales. Les sale barato, porque si no les pillan, solo tienen que pagar 0,26 euros el minuto.

Leer más: Estos son los lujosos coches que conducen los españoles más influyentes, ricos y poderosos

Desde autobild.es nos hemos puesto en contacto con ellos. En Zity reconocen estar al tanto del problema, aunque dicen que "son casos aislados". Dicen también que la Policía ya ha detenido a dos personas, pero que ninguna era usuario registrado de su servicio. Esto explicaría otro de los detalles que dan los vecinos del Ensanche de Vallecas cuando afirman que muchos de los conductores son menores de edad.

Nos cuentan que la primera vez que supieron que se celebraban carreras con sus coches fue hace algo más de un mes. "El aviso nos llegó a través de Twitter por una asociación de vecinos del ensanche". Días después, fue la Policía quien se puso en contacto para informar de que dos de sus coches habían sufrido daños y pedir información de los conductores. Resultó que ninguno de ellos estaba dado de alta como usuario de Zity. "Los coches accidentados estaban alquilados a nombre de otras personas; aunque todavía se está investigando, parece que el usuario real prestó el coche a terceros", dicen desde la empresa de carsharing.

En Zity piden ayuda a los vecinos de la zona para atajar el problema: "pedimos a los vecinos que denuncien y que ayuden a identificar al vehículo; sólo así podremos bloquear al vehículo y al conductor y tomar las medidas legales".

Policía con conductor
Getty

El Ensanche de Vallecas, escenario habitual de carreras ilegales

Para los vecinos de Vallecas lo de las carreras de coches no es nada nuevo. Lo único que cambia es que ahora los vehículos son eléctricos, poco más.

Tanto es así que la Unidad de Policía Municipal de Villa de Vallecas cuenta con un equipo especializado en carreras ilegales que opera en la zona y presta ayuda a otras unidades de la capital. El enclave habitual está en el Polígono Industrial de La Atayuela, porque tiene viales anchos, de varios carriles; poco tráfico -aunque son vías abiertas al tráfico y al tránsito peatonal- y es una zona de fácil evacuación.

Leer más: Los 13 coches más duraderos de la actualidad: pasan los 320.000 kilómetros sin problemas

El trabajo de la Policía Municipal comienza con una queja vecinal o una incidencia que informa de que en algún punto se están celebrando carreras ilegales. Esto y sus propias investigaciones suelen ser el comienzo de un operativo especial en el que participan agentes uniformados y de calle. Como parte de este operativo, se suele realizar un "cerramiento de la zona", que permite identificar a los asistentes, pedir documentación... y, sobre todo, disuadir a aquellos que acuden con la idea de que se va a celebrar una carrera.

Para que participar en una carrera ilegal de coches se convierta en un delito se tienen que dar una serie de supuestos: que se demuestre que ha habido conducción temeraria y se ha puesto en peligro la vida de terceros. En este caso puede llevar aparejada una sanción penal.

Y además