Pasar al contenido principal

Qué son las clases limpias de los fondos y por qué deberías pedirlas

Qué son las clases limpias de los fondos de inversión
Austin Disten / Unsplash
  • Desde la entrada en vigor de Mifid II, las clases limpias han tenido un gran protagonismo entre los inversores.
  • Suponen una auténtica revolución en la industria de fondos, al limitar y hacer más transparentes las comisiones que se cobran.
  • La mayoría de entidades ya empiezan a incluirlas en su oferta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A la hora de escoger un fondo de inversión, conviene que nos tomemos un tiempo para ver cuáles son las comisiones que cobra. Hasta hace poco tiempo, esta información no era del todo transparente para el usuario; sin embargo, la entrada en vigor de Mifid II ha impuesto a las entidades una serie de requisitos legales que brindan una mayor protección a los usuarios, entre los cuales destacan la regulación de las comisiones.

Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con las clases limpias de los fondos? Pues lo cierto es que mucho más de lo que quizá piensas.

Qué son las retrocesiones

Pero empecemos por el principio. Con la entrada en vigor de esta nueva normativa en enero de 2018, las entidades están obligadas a detallar las comisiones que cobran a sus clientes. Pero, además, tienen que dar información a los usuarios sobre lo que hacen con este dinero, especialmente en todo lo relacionado con las retrocesiones.

La comisión de retrocesión no es más que el coste de gestión que se lleva un asesor o una entidad financiera cuando un cliente invierte en los fondos que comercializa. La paga la entidad gestora a la comercializadora por este servicio.

Desde hace mucho tiempo, las retrocesiones han sido un elemento fundamental dentro de la industria de fondos, pero escondían un incentivo perverso: las comercializadoras iban a promocionar aquellos fondos con los que recibiesen más comisiones de retrocesión, sin fijarse en si ese fondo era adecuado o no para sus clientes. Era el coste que teníamos que pagar porque nuestra entidad nos asesorase de forma “gratuita”.

 

Ahora, las entidades tendrán que detallar si su asesoramiento es independiente, en cuyo caso no podrán cobrar retrocesiones, o no independiente, que sí lo podrán hacer, aunque deberán detallar de forma clara el importe de las mismas.

Qué son las clases limpias de fondos

Las clases limpias son aquellas que no cuentan con comisiones de retrocesión y, por tanto, pueden declararse como asesoramiento independiente. La diferencia para el inversor es clara: mientras un fondo de inversión tradicional cobra una comisión de gestión del 1,5%, del cual un 0,5% se cobra en concepto de retrocesión, una clase limpia no llega al 0,75% de comisión de gestión.

Evidentemente, las clases limpias son mucho más atractivas para los inversores, y no solo porque sean más baratas, sino porque su asesoramiento independiente debería ofrecernos, en teoría, un servicio mucho más ajustado a nuestro perfil de inversión sin tener en cuenta cuánto dinero va a ganar por la comercialización del fondo.

Ahora bien, esta nueva normativa deberá conducir forzosamente a un cambio de mentalidad entre los inversores españoles. Con las clases limpias se deberían reducir las comisiones que cobran las entidades gestoras. Pero una cosa es la teoría y otra bien diferente es la puesta en práctica. El asesoramiento nunca ha sido gratuito, sino que se disfrazaba entre otros costes que no eran perceptibles ni transparentes para los clientes. Si quieres asesoramiento independiente y clases limpias, tendrás que pagarlo aparte.

Cómo identificar las clases limpias en las gestoras

A raíz de la entrada en vigor de Mifid II, muchas gestoras apostaron por convertir sus clases institucionales en clases limpias o por crear una clase limpia libre de retrocesión directamente.

En lo que no ha habido consenso definitivo es en cómo identificar las clases limpias de sus fondos. Cada entidad identifica sus clases limpias de una sigla diferente. En los fondos de Amundi, por ejemplo, la clean share es la clase R; en los de Robeco la clase F; en los de Nordea y Schroders la C, etc.

 

Gestora

Clase limpia

BlackRock

Clase D

J.P.Morgan AM

Clase C / I

Deutsche AM

Por definirse

Amundi

Clase R

Carmignac

Clase F

M&G Investments

Clase C

Fidelity

Clase Y

Robeco

Clase F

AXA IM

Por definirse

Nordea

Clase C

Invesco

Clase Z

Schroders

Clase C

Pictet AM

Por definirse

Morgan Stanley IM

Por definirse

MFS IM

Clase W

PIMCO

Clase Institucional

Candriam

Clase R

BNY Mellon IM

Clase W / U

Janus Henderson Investors

Clase H

UBS AM

Clase Q

BNP Paribas AM

Clase P

Franklin Templeton

Clase W

Muzinich

Clase H

Goldman Sachs AM

Clase R

Columbia Threadneedle

Clase Z

NN IP

Clase R

Natixis Global AM

S/S1 y N/N1

Old Mutual Global Investors

Clase I

Allianz Global Investors

Clase RT

Fuente: Funds People

En definitiva, las clases limpias son muy ventajosas para los inversores, sobre todo en términos de transparencia y ahorro de costes. De todos modos, habrá que ver cómo compensan muchas entidades esta reducción de costes, aunque muchas de ellas ya han comenzado a cobrar comisiones de custodia en lugar de estas retrocesiones.

Y además