Pasar al contenido principal

Qué son y cómo funcionan las tarjetas prepago: ventajas y los inconvenientes de este método de pago

Cómo funcionan las tarjetas prepago
Martin DM / Getty Images

  • Las también denominadas tarjetas monedero cuentan con un cierto saldo que puede gastarse hasta el límite recargado, es decir, a débito.
  • Aunque carecen de valor nominativo y de una cuenta bancaria asociada, tienen una numeración única y un PIN de seguridad que permiten operar tanto por Internet como en tiendas físicas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las tarjetas de crédito y débito no tienen rival en el mundo del llamado 'dinero de plástico'. Son de uso mayoritario y habitual.

Sin embargo, no son las únicas existentes en ese ámbito: te contamos todo lo que necesitas saber sobre las tarjetas prepago.

Qué son las tarjetas prepago

Las tarjetas prepago tienen la categoría de dinero electrónico, es decir, "todo valor monetario almacenado por medios electrónicos o magnéticos que represente un crédito sobre el emisor, que se emita al recibo de fondos con el propósito de efectuar operaciones de pago y que sea aceptado por una persona física o jurídica distinta del emisor de dinero electrónico", según consta en el artículo 1.2. de la Ley 21/2011, de 26 de julio, de Dinero Electrónico.

Leer más: Conoce la diferencia entre un préstamo y un crédito

De forma más concreta, las también denominadas tarjetas monedero son aquellas que cuentan con un cierto saldo de dinero que puede gastarse hasta el límite de lo que se haya recargado. Aunque carecen de valor nominativo y de una cuenta bancaria asociada, sí tienen una numeración única, así como de un PIN de seguridad con el que demostrar la titularidad.

Cómo funcionan las tarjetas prepago

Es decir, que el uso de las tarjetas prepago es a débito, no pudiendo realizarse operaciones a crédito.

Este tipo de productos financieros permite comprar tanto por Internet como en tiendas físicas, en los comercios tradicionales. Asimismo, la forma más sencilla y habitual de cargarlas es por medio de una transferencia, pudiendo ser consultado el saldo, las operaciones llevadas a cabo, la configuración personal, etc.

Leer más: 9 cosas que debes saber antes de pedir un crédito rápido online

Las prepago añaden una modalidad virtual. En este caso, se trata de tarjetas sin soporte físico que facilitan al usuario el número de unidad, una fecha de caducidad y un CVV (código de verificación de la tarjeta por sus siglas en inglés) que están diseñadas para las adquisiciones on line. No obstante, cabe la posibilidad de vincular la tarjeta prepago virtual a una plataforma de pago móvil, gracias a lo cual puede ser usada en establecimientos presenciales desde el teléfono.

Ventajas de las tarjetas prepago

Desde el Banco de España destacan las siguientes virtudes de la tarjeta monedero:

  • Ideal para compras por Internet. Resulta muy común usarla de manera exclusiva para adquisiciones on line, puesto que es posible recargarla únicamente con la cantidad exacta deseada.
  • Barrera de seguridad adicional. Además de ser menos arriesgada que el dinero, en caso de extravío o uso fraudulento, la pérdida queda limitada al importe recargado en ese momento.
  • Sistemas de autenticación reforzada. Las tarjetas prepago suelen implicar la confirmación de la compra introduciendo un código recibido vía SMS.
  • Mayor control de los gastos. "El hecho de tener que recargarla con periodicidad nos hace más conscientes de cuánto estamos gastando y nos ayuda a evitar las compras impulsivas", señalan desde el supervisor.
  • Como ya se ha indicado, no es necesario tener cuenta corriente, a diferencia de lo que ocurre con las tarjetas de débito y crédito, que sí deben estar asociadas a una.
  • Con todo, se trata de productos financieros que se amoldan, por ejemplo, a personas con ingresos irregulares, estudiantes, menores de edad, perfiles de menor solvencia desde la perspectiva de los bancos, etc.

Inconvenientes de las tarjetas prepago

Como en todo instrumento bancario, en las tarjetas prepago también existen puntos negativos:

  • Al no estar garantizada la disponibilidad de saldo en todo momento, puede que algunas empresas no las acepten como medio de pago, tales como las de alquiler de coches u hoteles.
  • Del mismo modo, es posible que no puedas usarla para el pago de suscripciones o acciones similares.
  • Como ya se ha especificado, las tarjetas prepago no permiten operaciones a crédito.
  • Si viajas fuera, asegúrate de que te sea posible recargar la tarjeta prepago de forma previa al desplazamiento, ya que, una vez en el destino, carecerás de acceso a la red de oficinas y cajeros de tu banco, así como a los de otros. Por el contrario, con las tarjetas de crédito sí que tendrás margen de maniobra en el extranjero, aunque generalmente a cambio de comisiones.
  • Los plazos de vigencia son más cortos en la tarjeta prepago y te tocará renovarla antes.
  • "Además de las habituales, algunas tarjetas estipulan una cantidad fija por cada recarga de saldo: infórmate bien de las comisiones aplicables", recomiendan desde el Banco de España.

Y además