Pasar al contenido principal

Jóvenes, temporales y con poca formación: así son los desempleados que está generando el coronavirus

Una camarera con mascarilla limpia la terraza de un bar en Lleida
Reuters

  • El coronavirus ha destruido 1,2 millones de empleos en España, según un estudio de Fedea que compara la cifra de ocupados del segundo trimestre de 2020 con la del mismo periodo del año anterior.
  • El informe del 'think tank' afirma que este dato implica una destrucción de empleo del 6,1% en tasa anual, y destaca que es "únicamente comparable con la observada en 2009", que alcanzó el 7,2%.
  • El estudio define un perfil del tipo de trabajador que se está quedando en paro durante la pandemia, aunque reconoce que los sectores de actividad están reaccionando de forma "heterogénea" en cada comunidad.
  • De este modo, los menores de 25 años, los que tienen un contrato temporal o no han cursado estudios secundarios o universitarios se están viendo más afectados que otros colectivos por la destrucción de empleo del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el número de trabajadores ocupados se redujo en algo más de un millón de personas en el segundo trimestre de 2020, en el que se concentró el mayor impacto de las medidas de paralización económica y distanciamiento social para la contención del coronavirus, respecto a los 3 meses anteriores.

Sin embargo, la destrucción real de empleo atribuible a la pandemia se hace más patente si se compara el dato de ocupados del segundo trimestre de este año, de 18,6 millones de trabajadores, con el del mismo periodo del año anterior, cuando ascendían a 19,8 millones de personas. En total, 1,2 millones de puestos de trabajo han sido borrados del mapa por el coronavirus, lo que supone una destrucción anual de empleo del 6,1%.

Leer más: 5 datos que muestran el impacto del coronavirus en la economía real de España

Este dato es el punto de partida del Observatorio Laboral de Fedea del segundo trimestre del año, en el que se asegura que la destrucción de empleo entre abril y junio de 2020 es la más grave que ha sufrido el país en los últimos 11 años y solo se ve superada por la sufrida en 2009, cuando desaparecieron un 7,2% de empleos en plena recesión económica mundial.

El estudio del 'think tank' señala que la tasa de paro se sitúa en el 15,3%, su cota más alta desde el primer trimestre de 2018, aunque precisa que "debido a las medidas de confinamiento, la búsqueda activa de empleo se ha visto limitada, siendo ésta uno de los requisitos para categorizar a una persona como desempleada", por lo que afirma que los datos de la EPA son poco comparables a los de años anteriores.

Además, el informe desglosa el impacto de la destrucción de empleo por sector, comunidad, rango de edad, nivel de estudios y tipo de contrato. Respecto a las 2 primeras categorías, el texto concluye que, aunque la destrucción de empleo es "muy asimétrica" entre autonomías, "los sectores de actividad reaccionan de manera heterogénea en las diferentes comunidades".

Así, la mayor pérdida de empleo se concentra en Baleares, Cantabria y Canarias, mientras Andalucía, Navarra y la Comunitat Valenciana superan la media estatal. Sin embargo, el sector agrícola "prácticamente desaparece" en la Comunidad de Madrid, mientras que ha creado empleo en Canarias, La Rioja o Murcia, en tanto que la construcción, el sector que más empleo destruye a escala estatal, sigue creciendo en Galicia o Cantabria.

Los trabajadores más vulnerables son los más afectados por el coronavirus

Sin embargo, centrándose en la edad, los estudios y la duración del contrato, el estudio define el perfil de los trabajadores que más están sufriendo el impacto del coronavirus en el mercado laboral, que explica a través de 3 gráficas. En la primera de ellas, que se muestra a continuación, se hace evidente como los contratados temporales son amplia mayoría entre los nuevos parados de la pandemia.

Caída del empleo por tipo de contrato en el segundo trimestre
Fedea

Fedea señala que el 80% de los empleos destruidos entre abril y junio "corresponden a personas con un contrato temporal, situando la destrucción de empleo de este colectivo en un 21%, niveles nunca alcanzados en la Gran Recesión", mientras que la destrucción de empleo entre los indefinidos es de apenas un 1,9%.

Mientras, en lo que respecta al nivel de estudios, el informe de Fedea desvela como la destrucción de empleo también se ceba en los trabajadores más vulnerables, es decir, aquellos que tienen un menor nivel de cualificaciones académicas y disfrutan, por tanto, de menores oportunidades laborales y una empleabilidad más reducida.

Impacto del desempleo durante el coronavirus según el nivel educativo
Fedea

El documento afirma que "las personas con estudios universitarios apenas se han visto afectadas, sin embargo, aquellas con niveles educativos secundarios o primarios han absorbido la mayoría del empleo destruido, 964.000 y 156.000 empleos respectivamente", tal y como se refleja en la gráfica anterior, que muestra cómo la destrucción de empleo entre las personas con educación primaria se aproxima a sus máximos de 2012.

Por último, la edad sigue revelándose como la gran barrera laboral en España. La EPA del segundo trimestre mostraba que el paro juvenil ha aumentado casi 7 puntos respecto al trimestre anterior, hasta superar el 39% y el Observatorio de Fedea asegura que "1 de cada 4 personas jóvenes ha perdido su empleo, mientras que el número de personas ocupadas mayores de 44 años no se ha visto afectado".

Impacto de la destrucción de empleo por el coronavirus por rangos de edad
Fedea

Como refleja la gráfica anterior, la destrucción de empleo entre los menores de 25 años ronda el 24%, una cifra que solo llegó a superarse en el segundo trimestre de 2009, mientras que en el colectivo entre los 25 y los 44 años se aproxima al 10% y entre los que superan esa edad el empleo apenas ha caído un 0,08%. Una vez más, los efectos más devastadores de las crisis económicas vuelven a cebarse en los más jóvenes, poniendo trabas al futuro laboral del país.

Y además