Pasar al contenido principal

Más de 200 millones de personas podrían convertirse en refugiados climáticos en 2022: estas son las regiones que se verán más afectadas

Unos niños juegan en una calle inundada de Mogadishu, en Somalia
Unos niños juegan en una calle inundada de Mogadishu, en Somalia Reuters
  • Se habla de refugiados climáticos para referirse a personas que se han visto obligadas a desplazarse por culpa de desastres naturales y del cambio climático, aunque el término no cuenta con representación en la legislación internacional.
  • Un informe de Naciones Unidas destaca que en 2019 hubo más demanda de ayuda humanitaria de la prevista, principalmente por los conflictos y por las catástrofes naturales. 
  • Los países más vulnerables al cambio climático se encuentran en África. El informe estima que en 2050, el cambio climático generará 86 millones de migrantes en África Subsahariana. 
  • El Sudeste Asiático y Latinoamérica son, en ese orden, las dos regiones más azotadas por la virulencia de las catástrofes naturales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Inundaciones devastadoras han arrasado hogares y obligado a desplazarse a 230.000 personas este mismo mes. No han sido sólo una o dos las veces que Somalia ha sido azotada por las inclemencias climáticas derivadas del calentamiento global. En esta ocasión, Belet Weyne, ubicada en el centro del país ha sufrido las consecuencias de las inundaciones. Pero en su memoria se cuentan también sequías que afectaron a las cosechas y expusieron a dos millones de personas a la inanición. 

Hubo un mantra que se repitió durante la vigésimo quinta Cumbre del Clima, la que se celebró en Madrid: estamos ante una emergencia climática. El de Somalia es tan sólo un ejemplo y es que los países más pobres son los más vulnerables a los efectos del cambio climático. Incendios, inundaciones, ciclones, tsunamis, terremotos o sequías amenazan la vida de sus ciudadanos. 

Las catástrofes climáticas, de la mano de mayores brotes de enfermedades y conflictos más intensos han llevado a que 22 millones de personas necesitaran ayuda humanitaria el pasado año. “En 2020, casi 168 millones de personas en todo el mundo necesitarán ayuda humanitaria y protección”, dijo el secretario general de Asuntos Humanitarios y Emergencia de la ONU, Mark Lowcock.“Esto es una persona de cada 45 en el planeta. Es el mayor número en décadas”.

Leer más: Lo que pudo ser y no fue la Cumbre del Clima de Madrid, en 3 minutos

Así es que con, las tendencias actuales, apuntó Lowcock, proyectan que 200 millones de personas podrían necesitar ayuda en 2022. Son más de las que la organización estimaba en un inicio. "El cambio climático no provoca más desastres naturales, pero sí hace que estos sean más virulentos y prolongados, es decir, no es que haya más huracanes pero los que hay sí son más devastadores, debido al calentamiento del agua del mar y del aire", aclara la directora de programas de Greenpeace, Cecilia Carballo, en una entrevista con Business Insider. 

Se habla de refugiados climáticos para referirse a personas que se han visto obligadas a desplazarse por culpa de desastres naturales y del cambio climático. La complejidad de este término es máxima porque no cuenta con una representación real en la legislación internacional. 

“En la Convención de Ginebra de 1951 se estipula que un refugiado es una persona que ha dejado su país, cruzando una frontera internacional, debido al miedo. Normalmente por conflictos y persecuciones por razones de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un grupo social determinado o por su opinión política”, explica Amali Tower, fundadora de la ONG Climate Refugees en una entrevista con Business Insider. “Puedes apreciar que ninguno de estos cinco escenarios protegidos se acerca a abordar la situación actual de los desplazamientos inducidos por el cambio climático”, explica. 

Leer más: La inspiradora visión de 16 grandes líderes mundiales en la lucha contra el cambio climático

Es un goteo permanente. Todas estas migraciones son intrapaís e intracontinente. Son muy pocos los casos en los que el goteo de personas que se traslada de un continente a otro, es minoritario”, explica Carballo, que también forma parte de a Junta de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. 

Así, reducir la cuestión migratoria en el contexto del cambio climático al estado de refugiado climático es un concepto que falla al tratar de reconocer una serie de aspectos clave que definen la movilidad humana en el contexto del cambio climático y la degradación medioambiental. Una idea que suscribe Dina Ionesco, la jefa de Migración, Medioambiente y Cambio Climático de la Agencia de Migración de Naciones Unidas.

Las zonas más vulnerables del mundo al cambio climático

Mapa refugiados climáticos
Naciones Unidas

“Las zonas más afectadas se encuentran en el Sudeste Asiático en la temporada de tifones y monzones”, analiza la directora de Programas de Greenpeace. El inicio de la COP25 coincidió con inundaciones en Filipinas. “También se pueden observar grandes periodos de sequía prolongada y nadie habla directamente de cómo está agudizando el cambio climático algunos conflictos y que eso provoca grandes desplazamientos de población”, explica Carballo. 

Es este último caso, el de Siria, donde una sequía prolongada y el aumento de los precios de los alimentos se convirtieron en un detonante, es la gota que colma el vaso.

Un reciente informe publicado por Naciones Unidas, Global Humanitarian Overview 2020, destaca precisamente que, en 2019, hubo más demanda de ayuda humanitaria de la prevista. Una situación propiciada por los conflictos y las catástrofes naturales. “El cambio climático está incrementando la vulnerabilidad de la población a las crisis humanitarias. Las ocho mayores crisis mundiales se deben a conflictos y al impacto del clima”, destaca el documento. “Necesitamos mejorar las prioridades para adaptarnos al cambio climático como parte de la respuesta humanitaria”.

Leer más: África está construyendo un enorme muro para luchar contra el cambio climático y reforestar todo el Sahel

Las cifras dejan constancia de la ayuda humanitaria requerida en 2019 en Yemen, Afganistán, Birmania o Haití, algunos de los territorios más vulnerables al cambio climático. Son 24,1 millones de personas expuestas en Yemen, frente a los 6,3 millones de Afganistán o los 0,9 millones de Birmania.

Pero la mayoría de países más vulnerables al cambio climático se ubica en el continente africano. En la República Democrática del Congo, hasta 12,8 millones de personas necesitaron ayuda en 2019. La cifra supera los 8,9 millones en Etiopía, 4,2 millones en Somalia 5,9 millones en Sudán o 4,3 millones en Chad. Se encuentran en esta lista también Burundi, Niger, Mali o la República Centroafricana.

Tanto es así que el informe prevé que, en 2050, el cambio climático generará 86 millones de migrantes en África Subsahariana, que se sumarán a los 18 millones de migrantes que ya viven en la región. 

Tres de cada cuatro personas que se han visto afectadas por un desastre natural viven en la región de Asia Pacífico, más de 760 millones personas en los últimos cinco años y 46.000 muertes, apunta el documento. Y es que es una región especialmente vulnerable a terremotos, tifones, ciclones, inundaciones, tsunamis, volcanes, sequías y escasez de alimentos.

Leer más: Huracanes más lentos y dañinos, calor mortal y ciudades sin agua: así será la crisis climática en los próximos 10 años, según los expertos

La subida de las temperaturas, los riesgos para la salud, la seguridad alimentaria, la energía, el suministro de agua y el crecimiento económico se verán amenazados por el cambio climático y este afectará, sin duda, a los más pobres y vulnerables. 

Latinoamérica  y el Caribe es la segunda región más afectada del mundo por los desastres naturales, con huracanes más fuertes en el Atlántico, más largos e intensos. El informe pone de manifiesto que, en 2020, se espera que la migración desde América Central continúe, agudizada por patrones climáticos poco predecibles que afectan a la producción de comida y a conflictos como la violencia crónica, la volatilidad política y la desigualdad persistente, que generaran llamamientos a la comunidad internacional desde países como El Salvador Guatemala y Honduras. 

Los enfoques de migración actuales generan incertidumbres ya que los países del norte de Centroamérica deben implementar acuerdos que implicarán que los que demandan asilo puedan ser devueltos a sus países de origen. Estos gobiernos necesitarán apoyo para llevar a cabo este proceso de forma segura ante el creciente número de demandantes de asilo en países en condiciones similares a las de los países de los que huyen. 

Migraciones intrapaís e intracontinente

La caravana de emigrantes de Honduras camino a Estados Unidos a su paso por la autopista de Metapa en México
La caravana de emigrantes de Honduras camino a Estados Unidos a su paso por la autopista de Metapa en México Reuters

Ionesco ha elaborado, además, una lista de aspectos clave que caracterizan a las migraciones por motivos climáticos. Las migraciones por culpa del clima son en su mayoría internas, lo que implica que los afectados no buscan protección de un tercer país o a nivel internacional, sino que se encuentran bajo la responsabilidad de su propio Estado. 

Leer más: El autor del Pacto Verde, Frans Timmermans, cree que la nuclear será sólo un apoyo en la transición energética

La migración no es, necesariamente, forzada. Además, es difícil separar los motivos climáticos o medioambientales de los humanitarios, políticos, sociales, por conflicto o por razones económicas. Esto lleva a que pueda causar incluso el efecto contrario y que excluya de estas categorías a personas que realmente necesitan protección, especialmente los emigrantes más pobres que se desplazan, en realidad, por un cúmulo de factores. 

Y además