Los LinkBuds de Sony sorprenden en comodidad y calidad de sonido y son perfectos si buscas unos auriculares que te permitan estar conectado con lo que te rodea

LinkBuds

Que Sony sea absoluta referencia dentro del mercado del audio no sorprende a nadie

Ya tiene en el mercado productos tan interesantes como los WH-100XM4 que sigo teniendo como referencia cuando alguien me pregunta por unos auriculares de diadema; los WF-1000XM4 para los que prefieren auriculares True Wireless con potencia de sonido y extraordinaria cancelación de ruido; o los más económicos WF-C500 que no dejan de lado sonido y autonomía

Con poco que decir más en el apartado audio y cancelación de ruido se han vuelto experimentales y hace unas semanas presentaron LinkBuds, unos auriculares con driver abierto para escuchar todo lo que te rodea y con la intención de llevarlos todo el día puestos. 

El altavoz inteligente Sony SRS-RA5000 es el complemento perfecto para los que busquen la excelencia en el sonido, aunque su precio no es apto para todo el mundo

He pasado un par de semanas probando la nueva idea de Sony y aunque en su momento estaba algo reticente por la concepción del producto —al final, si estoy escuchando música prefiero que nada me distraiga— me han dejado gratamente sorprendido. 

Está claro que es un producto más de nicho que busca un público diferente: uno que quiere calidad de sonido y prestaciones de conectividad, pero que lo lleva como un gadget extra que sirve como apoyo para tareas del día a día

Sigue leyendo si quieres conocer en profundidad qué me han parecido los LinkBuds de Sony.

Muy pequeños y cumplen con el concepto que busca Sony: puedes llevarlos todo el día puestos y ni te enteras. 

LinkBuds

Los LinkBuds son pequeños, muy pequeños. Tanto que incluso sorprende.

Tienen un tamaño minúsculo que incluso parece que tienes un pequeño botón metido en la oreja y esto, como no, se refleja en su peso: solo 4,1 gramos

Un trabajo sencillamente encomiable que reduce en un 51% a los WF-1000XM4 y que cumplen por completo con el propósito que tiene Sony con estos auriculares: que no te enteres de que los llevas puestos. 

Lo más interesante es que no se introducen en el canal auditivo, sino que se fijan con unas gomillas de silicona que se encajan en la oreja —hay diferentes tamaños en la caja— y esa es la clave de su extrema comodidad: parece que no llevas nada y no son nada molestos incluso tras largas sesiones de uso

Como anécdota: me los puse al comienzo del día, salí de casa a hacer la compra y cogí el coche. Cuando volví me puse a buscarlos como loco por la casa, hasta que me di cuenta de que no me los había quitado. Ese es el nivel

El concepto en cuanto a diseño es radicalmente distinto a lo habitual. Cuenta con un driver abierto en forma de donut que deja entrar y salir el sonido de manera natural y que si tienes sin nada reproduciéndose, escuchas el exterior como si no llevases nada. 

Es cierto que puede parecer poco seguro ese nivel de anclaje a la oreja. Al final es una gomilla que colocas en uno de los huecos de la oreja, pero cuando lo tienes bien puesto no se mueve nada y son francamente cómodos. 

Por lo demás, no cuenta con ningún botón ni ninguna función extra, más allá de los pines de carga, ya que los controles funcionan a través de un sistema de microvibraciones que registra al realizar toques en la cara. 

En lo que respecta al estuche de carga, han puesto el foco en hacerlo todavía más pequeña y liviana. Es un 26% más pequeño y un 17% más liviano que el estuche de los WF-1000XM4 y como podrás imaginar puedes guardar en el bolsillo sin que abulte nada

Cuenta con un botón delantero para abrir la tapa —que requiere una presión un tanto exagerada— en la parte delantera, mientras que en la trasera, un botón para buscar dispositivos bluetooth y un USB-C para hacer las veces de cargador. 

Baja un poco el nivel frente a los grandes de Sony, pero sigue ofreciendo una calidad de sonido sobresaliente y muy equilibrada. 

LinkBuds

En cuanto a calidad de sonido, estos LinkBuds van sobrados tanto en potencia como en calidad sonora. No llegan al nivel de los grandes —yo creo que entre otras cosas es por la ausencia de la cancelación de ruido, que no deja percibir tantos matices— pero entregan una calidad fabulosa. 

Cada auricular cuenta con un driver de 12 milímetros con el procesador V1, que ya estaba en los WF-1000XM4 y que se encarga de optimizar la calidad de sonido y darle vida a la tecnología DSEE. 

En resumidas cuentas, entregan una experiencia de sonido muy equilibrada con unos graves potentes que no distorsionan y unos agudos muy interesantes. 

Además, como siempre, desde la aplicación Headphones Connect (iOS, Android) puedes retocar el sonido para ajustarlo a tus preferencias, así que poco que añadir. 

Donde está puesto el foco principal es en mejorar la productividad y lo cierto es que cumplen con creces. 

LinkBuds

Como ya te he comentado, son unos auriculares diferentes, muy de nicho y en donde se nota mucho más trabajo es en las funciones de conectividad y en tenerlos casi como una herramienta de trabajo más

Por ejemplo, cuentan con una tecnología de captación de voz para las llamadas que usa varios micrófonos y una IA específica para reducir el ruido ambiente y mejorar la calidad de las llamadas

En cuanto a la escucha, las voces llegan claras, no hay interferencias y se nota a la perfección cómo se reduce el exterior para potenciar los mensajes. El único problema es que sí que se nota un tono algo metálico.

Y respecto a cómo se recibe tu voz, a las personas que les he preguntado y con las que he hecho pruebas me han comentado que la recepción es mucho más clara que cuando llamaba únicamente a través del móvil, así que es una opción fantástica para ni siquiera tener que sacar el móvil del bolsillo. 

También me ha gustado mucho la función del sonido adaptativo, que es capaz de ajustar el sonido en función del ruido ambiente y la característica Speak to Chat, un clásico de los auriculares de Sony que paran la canción durante un tiempo cuando hablas, para escuchar a la otra persona a la perfección. 

Aunque ya te aseguro que si tienes la música baja no vas a tener problema en oír lo que te tienen que decir. 

La idea de llevarlos todo el día se queda a medio camino por una autonomía algo corta. Si quieres que eso ocurra deben pasar por el cargador al menos una vez, pero se recargan muy rápido.

LinkBuds

En cuanto a la autonomía, tengo sentimientos encontrados

Si los vas a usar durante el día a día de manera intermitente, no vas a tener ningún problema en utilizarlo no solo un día, sino varios. Los auriculares duran una media de 6 horas y el estuche de carga otorga otras 12 adicionales con un sistema de carga rápida que en 10 minutos es capaz de ofrecer hora y media extra. 

El problema está en el concepto con el que se han vendido estos auriculares: que los tengas puestos siempre. Si se tiene en cuenta que la jornada dura 8 horas, pues los cálculos no dan. Sí, se apagan solos si te los quitas, pero si los tienes puestos la autonomía sigue bajando. 

Como es lógico, si no tienes música activa todo el día, sí que pueden alargarse toda la jornada, pero le resta algo a la experiencia.

Una experiencia de usuario maravillosa que destaca, sobre todo, por esos controles táctiles que se activan con pequeños toques en la cara.

LinkBuds

Sin duda alguna es uno de los aspectos que más me han gustado de los LinkBuds

Lo primero es la rápida conexión de los auriculares con tu dispositivo. En Android es inmediato. Con la aplicación de Headphone Connect abierta, abres la tapa y automáticamente detecta el dispositivo para que lo empieces a utilizar. En iOS, en cambio, debes buscarlo a través de bluetooth, pero la conexión también es muy rápida. 

De todas formas, lo que más me ha gustado es cómo se controlan

En los WF-1000XM4 tenías que tocar en los auriculares para pasar de canción, responder una llamada o subir o bajar el volumen. Algo un poco molesto dado que el toque en el auricular puede generar algo de problemas. 

En los WH-1000XM4, por su parte, tenía una zona concreta de toque, así como botones físicos para determinadas acciones y en muchos casos te puedes equivocar y hacer algo que no querías. 

En esta ocasión, funciona con toques en la cara. A través de un sistema de microvibraciones que van desde los 2 a los 3 toques puedes subir o bajar el volumen, responder llamadas, escuchar tus audios o mensajes de WhatsApp gracias al uso del asistente de Google o Siri y muchas otras opciones extra. 

Los LinkBuds me han sorprendido mucho y si buscas un concepto de auricular diferente que te permita estar conectado a lo que te rodea, no te van a defraudar. 

LinkBuds

Tras un primer acercamiento algo cauto, he de decir que tras 2 semanas de uso a pleno rendimiento, los LinkBuds me han sorprendido mucho

Cumplen en todo lo que se proponen de manera excelente y brillan en peso y calidad de sonido. 

Si lo que buscas es un auricular para estar conectado a lo que te rodea y te permita mejorar tu productividad mientras disfrutas de tus canciones favoritas, son un producto muy a tener en cuenta

Como es lógico, si buscas unos auriculares potentes con cancelación de ruido, es mejor ir hacia otros productos, ya que el concepto de estos auriculares TWS es completamente diferente. 

Los LinkBuds ya están disponibles a un precio de 180 euros y lo cierto es que se comportan como unos auriculares de gama alta francamente interesantes. Si quieres calidad de sonido, versatilidad y comodidad de uso para llevarlos todo el día puestos, ya te aseguro que no te van a defraudar. 

Otros artículos interesantes:

Sony trae de vuelta su icónico Walkman con un precio de 2.900 euros

Sony supera las expectativas con 2.413 millones de euros en beneficios gracias a PlayStation y a la música por streaming

He probado los cascos WH-1000XM4 de Sony y tengo claro que son una de las mejores opciones del mercado: sonido exquisito, cancelación de ruido perfecta y autonomía sobresaliente

Te recomendamos