Un rascacielos inspirado en el juego de Jenga: así es la sorprendente nueva torre de Vancouver

Fifteen Fifteen es una torre residencial diseñada por Ole Scheeren como un gigantesco juego de Jenga.
Fifteen Fifteen es una torre residencial diseñada por Ole Scheeren como un gigantesco juego de Jenga.

Binyan Studios.

No es el primer rascacielos que juega con el concepto de horizontalidad y que tiene quizás en The Crystal, en el complejo Raffles City Chongqing, diseñado por Moshe Safdie en China, su ejemplo más espectacular, pero el edificio Fifteen Fifteen se ha propuesto, además, añadirle un toque de diversión.

Diseñado por el arquitecto alemán Ole Scheeren, el rascacielos busca redefinir cualquier premisa de la ?vida vertical? con una propuesta que sumergirá sus viviendas en el paisaje urbano de Vancouver, donde se ha iniciado su construcción.

De 42 plantas y construido a partir de módulos o bloques apilados, busca disolver la tradicional dicotomía entre verticalidad y horizontalidad para dar lugar a ?espacios que posicionen al individuo en relación con la comunidad y el entorno?.

La apariencia de Fifteen Fifteen es la de un gigantesco jenga.

Así, lo más llamativo del perfil de esta torre son los voladizos que dejarán parte de las viviendas suspendidas sobre el suelo, creando la sensación de flotar por encima de la ciudad y dando a la torre una apariencia similar al del Jenga, el popular juego que consiste en ir sacando piezas de madera de una torre sin que se derrumbe.

Amancio Ortega compra el Royal Bank Plaza de Toronto, un rascacielos de 180 metros revestido de oro, por algo más de 800 millones de euros

Una casa que flota sobre el suelo

Denominado Fifteen Fifteen, el rascacielos se ubica en el 1515 de Alberni Street en el vecindario de Coal Harbour y se espera que esté operativo en 2026.

De tipo residencial, incluirá apartamentos tipo estudio y viviendas de una, 2 y 3 habitaciones, que varían en tamaño desde 101 a 279 metros cuadrados.

Entre los 202 pisos, las joyas de la corona son, sin duda, las 18 Observatory Residences ubicadas en los salientes horizontales del edificio.

Con paredes de vidrio de suelo a techo y reforzadas por columnas de acero, se asemejan a ?cajas de cristal? suspendidas en el cielo y son algunas de las más exclusivas, con precios que van de los 5,6 millones de dólares canadiense (3,9 millones de euros).

Los interiores, diseñados también por la firma Büro Ole Scheeren, incluyen suelos de roble, mármoles y baños adornados con ?tocadores flotantes?.

El rascacielos cuenta con 4 penthouses en los niveles superiores.

Más arriba, entre los pisos 39 y 42, se ubicarán 4 penthouses, cada uno con balcones, altos techos y cocinas abiertas.

Contará con un centro de ocio en el nivel 4 que ofrecerá un espacio deportivo con estudio de yoga y terraza al aire libre pero en formato boutique, muy parecida a tener un gimnasio privado, explican sus responsables.

Además, un bar en la primera planta y un comedor privado que podrá reservarse para organizar eventos.

El nuevo proyecto de Zaha Hadid parece del futuro: así es el rascacielos de 400 metros que ha diseñado en China

En el nivel 29, además, se ubicará, en otro espacio en voladizo, el Sky Lounge, con vistas panorámicas de 270 grados de Vancouver que funcionará como sala de estar exclusiva para residentes y contará con ?altísimas ventanas de doble altura?.

Sky-Lounge del rascacielos Fifteen Fifteen.

Según el arquitecto, que califica esta área como ?el espacio más espectacular de todo Vancouver?, ?fue una decisión muy importante dar uno de los mejores espacios de todo el edificio a todos los residentes?.

Materiales ecológicos y eficiencia energética

Tras cruzar la puerta, un espacio dorado y brillante dará paso al vestíbulo, con paredes revestidas de paneles de madera, suelos de terrazo y una fuente de agua iluminada que trae una pizca de naturaleza al interior.

Una cafetería con grandes ventanales y terraza al aire libre ofrecerá vistas a una plaza ajardinada.

La idea es ofrecer viviendas suspendidas sobre el paisaje urbano y natural de Vancouver.

En todo el edificio, que incluye también aparcamientos en el sótano (y servicio de valet 24 horas), se implementarán materiales ecológicos y sistemas de eficiencia energética, además de sistemas de filtración de agua y aire.

La piscina infinita más alta del mundo se encuentra en un hotel de 5 estrellas a casi 300 metros de altura

Desarrollado por Bosa Properties y Kingswood Properties, Fifteen Fifteen espera lograr la certificación internacional de sostenibilidad Leed Gold.

El estudio de Ole Scheeren es responsable de otras obras con la apariencia de cajas apiladas, como viviendas las The Interlace en Singapur y la propuesta para la remodelación de una torre de oficinas en Frankfurt.

También son suyos la torre de apariencia pixelada MahaNakhon en Bangkok y dos edificios que se asemejan a los panales de abeja en Singapur. Fifteen Fifteen es su primera obra en Norteamérica.

Tendencias logo

Este artículo fue publicado originalmente en Tendencias.

Otros artículos interesantes:

Autosuficientes, sin escaleras y con forma de mariposa: las alucinantes casas modulares de acero impresas en 3D en Cerdeña

Un hotel con forma de moluscos marinos en una isla de China: así se inspiran los nuevos edificios en la naturaleza

Así es el rascacielos invertido de Nueva York del que todo el mundo habla

Te recomendamos