Tengo 26 años y soy consultor de Deloitte: mi sueldo casi triplica el de mi último trabajo en finanzas y me encanta lo que hago

| Traducido por: 
Rohan Kapoor.
Rohan Kapoor.

Rohan Kapoor. 

  • Rohan Kapoor trabajaba en la división financiera y de riesgos de Thomson Reuters, pero cuando le despidieron, pensó en lo que realmente quería hacer y descubrió Salesforce.
  • Ahora es consultor senior en Deloitte, le encanta lo que hace y su salario se ha triplicado.

Este artículo se basa en una conversación con Rohan Kapoor, un consultor senior de 26 años de Deloitte en su sede en Nueva York. El texto se ha editado por motivos de extensión y claridad.

Empecé en el mundo de las finanzas nada más acabar la carrera, vendiendo datos de mercado a operadores, banqueros y gestores de inversiones de la división financiera y de riesgos de Thomson Reuters. 

Durante mis 2 años y medio allí, mi salario base osciló entre 50.000 y 75.000 dólares (entre 46.000 y 69.000 euros).

Ahora soy consultor senior en Deloitte, especializado en CRM (gestión de relaciones con los clientes) y me encanta lo que hago. En menos de 3 años trabajando en Deloitte, mi salario base es casi el triple de lo que era en mi último puesto.

Aunque no era el típico "hermano" de Wall Street, trataba con ese tipo de gente todos los días

Mi trabajo me permitía saltarme las largas horas, los plazos estresantes y la presión a la que se enfrentan algunas personas en Wall Street porque yo era simplemente un proveedor de datos de mercado.

Pero con la poca o nula credibilidad que tenía dentro del sector, enseguida me di cuenta de que no tenía nada que hacer en Wall Street. Mi trabajo me ofrecía formación y recursos en mi campo, pero seguía sintiéndome como un extraño frente al cliente. 

A pesar de mis esfuerzos, no era capaz de entender conceptos básicos del mundo financiero, como el lado comprador frente al lado vendedor o la diferencia entre un corredor de bolsa, un gestor de activos o un banquero de inversión.

Con el tiempo me ascendieron y me trasladaron a Boston, luego a Toronto y finalmente me despidieron cuando mi sección fue adquirida por Blackstone en 2018. 

Me tomé 6 meses sabáticos y pensé largo y tendido sobre mi próximo movimiento. Decidí arriesgarme y probar algo nuevo.

Empecé a investigar sobre CRM y Salesforce. Por aquel entonces, Deloitte y Accenture contrataban consultores con experiencia de cara al cliente y les enseñaban conocimientos técnicos de Salesforce antes de enviarlos a los compradores para implantar un software a gran escala.

"No sueltes mierda" de tu anterior trabajo si quieres que te contraten, recomienda un directivo de la consultora Deloitte

Echando la vista atrás, fue realmente a los 17 años cuando di el primer paso en este campo

Una tarde de febrero, entré en Staples, una tienda de material de oficina y electrónica, para comprar material escolar. Era un poco friki de los móviles y le comenté al responsable de la tienda que me gustaba cómo los estaban vendiendo. Me preguntó si quería un trabajo y me contrató a 11 dólares (10 euros) la hora, además de una comisión por lo que vendiera.

En mi primer día, me dijo que hablara con tantos clientes como pudiera y registrara su información en una plataforma llamada Salesforce.

Se me dio muy bien vender y se me ocurrieron estrategias interesantes para aumentar el número de ventas, como repartir tarjetas de visita personalizadas que yo mismo había hecho con un código QR con el que podías ver las últimas actualizaciones del teléfono. 

También solía llevar unos auriculares Beats colgados del cuello mientras trabajaba porque nos daban comisiones extra por los accesorios que vendíamos.

Antes de que pudiese darme cuenta, me había convertido en un vendedor de primera. A día de hoy, la gente me dice que conserva esas tarjetas de visita y que me recuerda por ellas. Fueron las primeras relaciones con clientes que hice.

Conseguí el trabajo en Deloitte en abril de 2019 enviando un mensaje muy meditado a la persona adecuada en LinkedIn

Alguien me recomendó después de ver la mención de Salesforce en mi perfil. Participé en cuatro rondas de entrevistas antes de conseguir el trabajo.

A los 18 meses, dejé Deloitte y me fui a una consultora más pequeña para trabajar en las estrategias de ventas y capacitación, llevando a cabo proyectos más amplios, más allá de solo implementaciones tecnológicas.

Ser jefe te hace infeliz: el 40% de los directivos sufre un gran estrés laboral, según Deloitte

Pero a los 8 meses, volví a Deloitte. Esta vez, asumí un papel en el departamento de la gestión del cambio, ocupándome de la estrategia de ventas y la formación.

Sin duda este puesto resume lo que es mi vocación porque en él puedo aplicar mis conocimientos y desarrollar todas mis habilidades. En Thomson Reuters, desempeñaba esencialmente un papel orientado a la formación. Tras adquirir más experiencia en software con CRM, pude combinar otras destrezas y hacerme un pequeño hueco. 

Llevo 6 meses en Deloitte y ahora sí puedo decir que estoy aquí para quedarme.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: dineroTrabajo, Empresa