Pasar al contenido principal

Soy operadora de una línea erótica y he ganado más de 217.000 euros en un año: el COVID-19 ha hecho que mis ingresos aumenten exponencialmente

Job diary: I'm a phone sex operator who made over $258,000 in one year. During the pandemic, I'm busier than ever.

  • Amberly Rothfield es una operadora de una línea erótica, y autora de Cómo gané 10.000 dólares al mes como operadora de sexo telefónico y 90 días y pagado: Arranca tu negocio de trabajo sexual online.
  • Rothfield comenzó en la industria a los 18 años, cuando estaba arruinada y luchando por llegar a fin de mes.
  • Ahora, 15 años después, vive en una granja de 28.000 metros cuadrados con su mujer e hijos y recibe llamadas desde su coche sólo 3 noches a la semana, ganando una media de 300 a 400 dólares (entre 250 y 335 euros al cambio actual) por noche por 4 horas de trabajo.
  • Esta es su historia, tal como se la contó a la periodista Jenny Powers.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Primero en Upday Cintillo

Lunes, martes y jueves por la noche, atiendo las llamadas desde el interior de mi coche aparcado en la entrada de nuestra casa a partir de las 10 de la noche.

Es un viejo Mercury Mariner verde azulado lleno de cuadernos, bolígrafos y cargadores. Incluso tiene WiFi. Me paso unas 4 horas dentro del mismo recibiendo llamadas. Normalmente llevo mallas y una camiseta vieja. Mi tarifa es de 1,99 dólares por minuto (unos 1,67 euros), y estas suelen durar media hora. En una noche floja, puedo ganar 100 dólares (unos 84 euros al cambio actual), pero he llegado a ganar 2.000 dólares (1.680 euros). Eso sí, la mayoría de las noches gano entre 300 y 400 dólares (entre 250 y 335 euros). Una vez un cliente habitual me envió una tarjeta de regalo de 2.000 dólares de Amazon como "tributo", que es el término de la industria para una propina.

Apunto todas mis llamadas en hojas de cálculo muy detalladas. Mi mujer trabajaba en la inteligencia militar, así que me ayuda. Tal vez sea porque tengo Asperger, pero estoy obsesionada con los números porque me dicen dónde enfocar mi tiempo y energía. Hago un seguimiento de los ciclos de ventas de mis chicos, desde los días que llaman, la frecuencia con la que lo hacen y cuánto gastan. De esta manera puedo ser proactiva y enviar un mensaje o una oferta especial si no han llamado en un tiempo y traerlos de vuelta al lado oscuro.

Mi vida personal no ha cambiado mucho porque soy una persona hogareña, pero el negocio ha ido en aumento últimamente. 

Durante la pandemia, parece que mis clientes estén en casa gastando el dinero del paro en mí

Las cifras casi se han duplicado desde que comenzó la pandemia de COVID-19. También enseño a las mujeres cómo aumentar sus ganancias, y he tenido reservas para la mayoría de los días.  

Leer más: 5 grandes beneficios del sexo para tu salud y cada cuánto es suficiente

Últimamente, siento mucha más tristeza por parte de los que me llaman. Incluso los que normalmente son animados están bastante deprimidos. Me dicen que su abuela murió o que su padre tiene COVID-19. Mi trabajo es darles un poco de alivio. Les pregunto si les ha pasado algo bueno e intento que hablen de ello. Ya sabes, como si me hicieran un favor al compartir buenas noticias conmigo.

Empecé con el sexo telefónico en 2005 cuando tenía 18 años y no tenía dinero

Gracias a la generosidad de mis amigos conseguía seguir adelante. Había sido una estudiante de sobresaliente, pero mis padres no podían permitirse pagarme la universidad. Cuando vi un anuncio en una tienda local que buscaba actores de doblaje adultos fui a por ello. Pensé que podría impresionarlos con mis extrañas imitaciones y acentos, pero pronto descubrí que se trataba de sexo telefónico, así que acepté el trabajo. Pensé que podría ganar 5 dólares (4,2 euros) la hora de cajera de supermercado o 15 dólares (12,6 euros) teniendo sexo telefónico.

Primero lo hice desde una oficina. Luego empecé a desviar llamadas a las casas de mis amigos: ellos colgaban el teléfono fijo por la ventana y yo atendía las llamadas desde su patio. Entonces, acabé en Niteflirt, donde sigo a día de hoy. Aquí tú eres el jefe. Estableces tu propio horario y tarifas, y puedes trabajar desde cualquier lugar siempre que tengas conexión a Internet. 

Además de este trabajo, he sido consultora de marketing de YouTube y Twitter para empresas de entretenimiento para adultos. Trabajo con ellos en el proceso de encontrar la idea, crear las publicaciones para redes sociales y determinar cuál es la mejor manera de colaborar con influencers.  

Pero, en realidad, mi principal fuente de ingresos proviene de la grabación y venta de audios de Mp3. Los vendo por entre 5 y 20 dólares (entre 4,2 y 16,8 euros) cada uno, y la demanda está por las nubes. También vendo regularmente vídeos y hago videollamadas con cita previa. Durante mi año más exitoso hasta la fecha, gané 258.000 dólares (217.000 euros) sólo en Niteflirt.

Hace dos años, mi mujer, yo y nuestros tres niños nos mudamos de Las Vegas a una granja de 28.000 metros cuadrados a 90 minutos de Pittsburgh

Nunca he sido una chica de ciudad, pero tampoco soy de campo. No me gusta el sonido de los gallos cantando. Normalmente me levanto alrededor de las 8 de la mañana, justo cuando mi mujer saca el bacon de la sartén para el desayuno. 

Estos días, nuestros chicos, que son todos menores de 10 años, están en casa y dan las clases por internet debido a la pandemia. Para divertirnos, corremos por el exterior y jugamos. Por la noche, comemos juntos en familia. 

Toda mi vida mi sueño fue conseguir el dinero suficiente para comprar una casa y relajarme en medio de la nada, y gracias a mi trabajo como operadora de una línea erótica, lo estoy haciendo. ¿Qué hay mejor que eso?

Y además