Soy de Roma y recomiendo estos 9 monumentos infravalorados y poco masificados en lugar del Coliseo y el Vaticano

Asia London Palomba
| Traducido por: 
Asia London Palomba en Roma.

Asia London Palomba

  • Soy de Roma (Italia) y siempre veo turistas visitando los mismos sitios abarrotados.
  • El Coliseo y el Vaticano son visitas obligadas para quienes las visitan por primera vez, pero la ciudad tiene mucho más que ofrecer.

Al haber crecido en Roma, me he acostumbrado a esquivar las multitudes que se forman ante monumentos emblemáticos como el Coliseo y los Museos Vaticanos; después de todo, la Ciudad Eterna es una de las más populares del mundo.

Aunque creo que ambos monumentos son visitas obligadas para quienes las visitan por primera vez, la ciudad italiana alberga muchos otros lugares igual de históricos e impresionantes.

Además, dado que el turismo en Italia ya batió récords el año pasado, evitar las aglomeraciones será más importante que nunca este verano.

En tu próximo viaje a Roma, renuncia al Coliseo y a los Museos Vaticanos y visita en su lugar estos monumentos infravalorados y menos concurridos.

Palazzo Altemps

Palazzo Altemps

Takashi Images/Shutterstock

A pocos pasos de la emblemática Piazza Navona se encuentra el Palazzo Altemps, una villa aristocrática del siglo XV habitada durante siglos por la familia Altemps.

Puede parecer sencillo desde fuera, pero en su interior hay un gran patio enmarcado por estatuas de mármol y habitaciones y techos decorados con frescos y mosaicos ornamentados.

El Palazzo Altemps también alberga una gran colección de antiguas esculturas romanas y griegas que pertenecieron a varias familias nobles romanas.

Las veces que lo he visitado, he notado muy poca gente, y tenía la sensación de tener todo el palacio para mí sola a pesar de estar en una de las zonas más concurridas de la ciudad.

He viajado a muchos de los lugares más populares de Italia: volvería a estos cuatro y me saltaría estos dos la próxima vez

Termas de Diocleciano

Termas de Diocleciano

Viacheslav Lopatin/Shutterstock

Si alguna vez te has preguntado cómo se bañaban los romanos, las Termas de Diocleciano son un lugar de visita obligada.

Este enorme complejo arqueológico, situado cerca de la estación de tren de Termini, fue construido por el emperador Maximiano entre los años 298 y 306 de nuestra era.

En su apogeo, el complejo de aproximadamente 13 hectáreas podía acoger hasta 3.000 personas. En la actualidad, la zona comprende los restos de las termas, un museo, una iglesia y una cartuja.

Gran parte del espacio está a la intemperie, por lo que recomendaría visitarlo sólo si hace buen tiempo.

Mercado de Trajano

Mercado de Trajano

vladacanon/Getty Images

El Mercado de Trajano, considerado el primer centro comercial cubierto del mundo, es uno de mis lugares romanos favoritos de la ciudad por su historia y su buen estado de conservación.

Está situado a lo largo de la Via dei Fori Imperiali, una larga vía que se extiende desde el Coliseo hasta la Piazza Venezia.

Construido por el emperador Trajano hacia el año 105 d. C., esta estructura de varios niveles albergó en su día una biblioteca, oficinas y tiendas.

En la planta baja aún pueden verse restos de frescos murales y mosaicos geométricos en el suelo. En lo alto de la estructura se encuentra, en mi opinión, una de las vistas panorámicas más hermosas de Roma.

Castillo de Sant'Angelo

Castillo de Sant'Angelo

Sean Pavone/Getty Images

El Castillo de Sant'Angelo se alza sobre el río Tíber, a las afueras de la Ciudad del Vaticano. Esta antigua estructura se construyó originalmente como mausoleo del emperador romano Adriano hacia el año 139 de la era cristiana.

A lo largo de los siglos se utilizó como fortaleza, cuartel militar y prisión, cuyos restos aún pueden verse en su interior.

Llevo visitándolo desde que era pequeña, y me encanta la vista panorámica del río Tíber y la cúpula de la Basílica de San Pedro desde su cima, sobre todo al atardecer.

También me gusta la pequeña cafetería y restaurante al aire libre con vistas al paisaje, ideal para los que necesitan un descanso de las visitas turísticas.

Largo di Torre Argentina

Largo di Torre Argentina

Vladislav Zolotov/Getty Images

Situada en el centro de uno de los cruces más transitados de la ciudad, se encuentra una pequeña zona arqueológica tristemente célebre por haber sido el lugar del asesinato de Julio César.

El complejo arqueológico alberga los restos de cuatro templos y un teatro de la época republicana.

La zona arqueológica también sirve de santuario para los gatos callejeros de la ciudad; no es raro ver grupos de ellos merodeando por las ruinas. Los cuidan voluntarios locales que aceptan donaciones a través de un programa de Adopción a Distancia.

Parco degli Acquedotti

Parque de los Acueductos

Renata Tyburczy/Getty Images

El Parco degli Acquedotti, o Parque de los Acueductos, se extiende a lo largo de casi 242 hectáreas a las afueras de Roma.

Este enorme parque, un lugar popular para pasear en bicicleta, pasear al perro y hacer pícnics, alberga los restos de antiguos acueductos romanos que transportaban agua potable desde las montañas hasta la ciudad.

Es uno de mis lugares favoritos para pasear en los días cálidos de primavera o verano y escapar un rato de la ciudad.

Galleria Doria Pamphilj

Galleria Doria Pamphilj

marcobrivio.photography/Shutterstock

Este museo del centro histórico de Roma alberga la mayor colección privada de la ciudad, reunida por las familias Doria, Pamphilj, Landi y Aldobrandini.

El palacio es actualmente propiedad de la familia Doria Pamphilj y se encuentra justo al lado de la Piazza Venezia, en la moderna Via del Corso.

La Galleria Doria Pamphilj es conocida por sus paredes decoradas con frescos y su mobiliario antiguo, así como por su gran colección de óleos y esculturas de maestros como Velázquez, Caravaggio y Bernini.

Villa Medici

Villa Medici

Gimas/Shutterstock

Villa Medici, de mediados del siglo XVI, es un paraíso para los amantes del arte.

La villa está en lo alto de la colina del Pincio, que ofrece una de las vistas panorámicas más románticas. Se asienta sobre muchas hectáreas de zona verde, incluidos varios jardines de estilo renacentista decorados con pinos, parterres, obeliscos y fuentes.

Aunque Villa Medici es famosa por albergar miles de dibujos históricos, grabados, esculturas, tapices y piezas de mobiliario coleccionadas por familias nobles a lo largo de los siglos, su joya de la corona es su biblioteca de artes decorativas.

Estadio de Domiciano

Estadio de Domiciano

Kirk Fisher/Shutterstock

A unos cuatro metros bajo la Plaza Navona se encuentran las ruinas del Estadio de Domiciano, de casi 2.000 años de antigüedad. En su día albergó competiciones romanas de atletismo y combates de gladiadores, y se cree que llegó a albergar al menos a 30.000 personas.

En mi opinión, es uno de los lugares más olvidados de la Roma antigua, probablemente porque su discreta entrada está escondida y es fácil pasarla por alto.

Al ser subterráneo y mucho más fresco, es uno de mis lugares favoritos para visitar durante los calurosos veranos de la ciudad.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.