Pasar al contenido principal

La startup canaria Spases reconvierte los pisos turísticos en oficinas privadas para poder teletrabajar fuera de casa

Espacio para el teletrabajo de Spases.
Spases
  • Aunque trabajar desde casa sea la solución para todos esos negocios que no pueden parar durante el confinamiento, muchas empresas no pueden garantizar a sus empleados el teletrabajo.
  • No todo el mundo cuenta con el equipo necesario ni un entorno tranquilo que les permita ser productivos en casa.
  • Spases es una compañía que ofrece espacios de trabajo individuales en el mismo barrio en el que vivan los empleados, y para ello se utilizan pisos turísticos de la zona.
  • Sus tarifas son similares a las de una oficina individual en el mercado actual, aseguran que en cada espacio de trabajo solo habrá una persona y garantizan la proximidad necesaria para que el empleado no necesite utilizar ningún tipo de transporte.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del COVID-19 ha impactado en todos los ámbitos de una manera o de otra. Ha cambiado el estilo de vida de todos aquellos a los que su empresa les permite seguir trabajando desde casa y ha parado la actividad de otros muchos, como todo el relacionado con el sector turístico, sin duda uno de los más golpeados por la crisis sanitaria. 

Muy pocos negocios estaban preparados para afrontar con garantías la pandemia del COVID-19 y sus consecuencias económicas. 

Aunque el teletrabajo se presente como la solución para todos esos negocios que, por diversas razones, no pueden parar durante este periodo de confinamiento, muchas empresas no pueden garantizar a sus empleados el teletrabajo.

Además, la comodidad que parece trabajar desde casa puede convertirse en un quebradero de cabeza cuando hay que compaginarlo con niños. Eso por no hablar de que un espacio no puede convertirse fácilmente en una oficina de un día para otro: no todos cuentan con el equipo necesario ni un entorno tranquilo que les permita ser productivos.

Leer más: 3 horas extra de teletrabajo ponen a prueba la conciliación diaria de lo profesional y lo personal durante la cuarentena

Pero hay una empresa ha encontrado la solución a este problema. Se trata de Spases, una compañía canaria que opera a nivel nacional ofreciendo espacios de trabajo individuales en el mismo barrio en el que vivan los empleados. Para ello utilizan pisos turísticos de la zona. El objetivo no es otro que aumentar la productividad de los empleados, garantizando la supervivencia del negocio, pero evitando el riesgo de contagio

"Queremos apoyar a los empleados durante la crisis más importante de las últimas décadas", explican sus fundadores Yanis Rivero y Jesús Padrón. 

La idea, explican, surgió porque uno de ellos gestiona viviendas turísticas de forma profesional y estos pisos se quedaron sin ocupación debido a la pandemia.

"Nos pusimos a pensar en una solución a la falta de ocupación hasta que la actividad turística pueda recuperarse. Entonces, una amiga me pidió una vivienda para teletrabajar, ya que en su casa era un problema por la familia, la falta de espacio y el peligro de contagio si se iba a otro lugar compartido con gente", explica Rivero a Business Insider España. Así es como se dieron cuenta de que este problema podía estar subiéndolo más gente. 

Con esta solución, los teletrabajadores evitan el caos del hogar fácilmente, ya que pueden elegir un lugar que esté cerca de su casa, donde tendrán un espacio de trabajo, una silla cómoda, una buena conexión Wifi, auto-acceso al inmueble y una máquina de café.

En qué consiste Spases

Tal y como explican sus fundadores, cada piso para teletrabajar que ofrece Spaces cuenta con 4 puntos clave:

  • Un espacio, una persona: cada espacio está a salvo de contaminación externa ya que una vez el anfitrión deje todo preparado, no volverá a entrar hasta el fin del alquiler. Tampoco habrá limpieza si no se solicita.
  • Cercanía al hogar: cada piso está cerca de la ubicación del empleado durante el confinamiento para que puedan llegar andando desde su casa, evitando así coger el transporte público o incluso su propio vehículo. 
  • Servicios básicos: Spases garantiza que cada espacio tenga un escritorio o mesa de trabajo, una silla cómoda, una buena conexión WiFi y una máquina de café. Además, el anfitrión proporcionará los suministros básicos como papel higiénico, jabón y café, pero no habrá recambios para evitar el contacto.
  • Precio único por ciudad: cada espacio tendrá el mismo precio, determinado por la compañía según los costes normales de alquiler y las tarifas de las oficinas corporativas en el mercado.

"En las crisis también hay oportunidades y nosotros hemos salido a buscarlas"

Los fundadores de Spases no buscan "hacer millones" con este negocio por lo que cobran un 20% de comisión a los clientes para cubrir el coste de personal y apoyar a los anfitriones y administradores de las propiedades ofertadas. 

Aunque su objetivo inicial era ayudar solo durante la pandemia, seguirán en funcionamiento si notan que la demanda puede escalar "más allá". 

Rivero comenta que hay personas interesadas en trabajar con ellos, pero de momento no tienen previsto tener ingresos superiores a los 30.000 euros para este año. "Estamos en fase de dar a conocer nuestra propuesta de valor", apunta.

"Lo importante, en mi opinión es buscar soluciones y no lamentarte de los problemas. Se pueden hacer proyectos en poco tiempo. Nosotros hemos desarrollado un producto mínimo viable en 7 días y hemos salido al mercado inmediatamente, a probar. En las crisis también hay oportunidades y nosotros hemos salido a buscarlas", señala.

Y además